Edición Impresa

La familia del sommelier no cree que sea un asesino

Luciano Sosto está preso hace un año acusado de violar y matar a su madre en su departamento del barrio porteño de Palermo.

Miércoles 17 de Diciembre de 2014

La familia de Estela Garcilazo, la mujer asesinada hace un año en su departamento del barrio porteño de Palermo, cree que su hijo sommelier preso tras ser acusado de haberla violado y asesinado es inocente y en vez de apoyar la acusación del juez y la fiscal contra él, lo defienden en el expediente.

"Estamos buscando quién es el autor del hecho y no que lo castiguen a Luciano Sosto (de 36 años) porque el papá está convencido de que su hijo es inocente", dijo ayer a Télam Fernando Díaz Cantón, el abogado que representa como querellante en la causa a Carlos Sosto, viudo de la víctima Garcilazo (de 69 años) y padre del imputado.

Díaz Cantón, contratado por el viudo Sosto -dueño del reconocido restaurante Guido's Bar, de Palermo-, es el abogado de Carlos Carrascosa en la causa en la que fue condenado a prisión perpetua por el crimen de su esposa, María Marta García Belsunce.

Tal como sucedió en ese resonante caso, en el expediente Garcilazo la querella funciona también en forma inusual como una defensa paralela del sommelier.

"El que abusó de la señora es quien la mató y es una locura pensar que Luciano haya hecho semejante cosa con su madre", comentó Díaz Cantón.

El penalista envió a Télam un escrito con diez conclusiones a partir de las cuales la querella y la defensa están convencidas de la inocencia de Sosto, quien había sido premiado en 2004 en España como experto en vinos, fue presidente de la Asociación Argentina de Sommeliers y dueño del restaurante Lucky Luciano, en Palermo.

Entre otros elementos, la querella destaca que fue la que promovió estudios que descubrieron la presencia del semen en la víctima -algo que no hubiera pasado si Sosto hubiera abusado de su madre-, señala que en los estudios psicológicos no surge una relación incestuosa entre madre e hijo y que hay registros de que a la hora del crimen el acusado mantuvo una comunicación telefónica con una amiga. Sin embargo, fuentes judiciales indicaron a Télam que al dictar el procesamiento con prisión preventiva, el juez de la causa, Hernán López, asentó en el expediente 11 conclusiones a partir de las cuales tiene la certeza de que Sosto fue el asesino.

Entre esas conclusiones, el juez menciona que la muerte de Garcilazo no fue por causas naturales, que ocurrió antes de que su hijo pidiera asistencia médica, que no consta en el expediente que antes de ser asesinada la víctima haya estado con otra persona que no sea su propio hijo, que el imputado no ha podido explicar coherentemente si la halló viva o muerta y que la relación entre ellos no era buena.

El abogado Guillermo Schmidt, defensor de Lucky Sosto, prefirió no formular declaraciones sobre el caso, al ser consultado ayer.

Sosto irá a juicio oral acusado de los delitos de homicidio y abuso sexual, ambos agravados por el vínculo, imputación que prevé una pena de prisión perpetua.

El hecho que le imputan fue cometido el 26 de diciembre de 2013 cuando Garcilazo apareció muerta en su departamento del 4º B del edificio de Seguí 4444 de Palermo, donde su hijo vivía en el 5º B.

Sosto llamó en dos oportunidades al servicio de emergencias del Hospital Alemán denunciando que su madre estaba descompuesta y convulsionando, pero la autopsia luego determinó que ya llevaba varias horas de muerta.

La médica de la ambulancia fue clave, ya que al ver el cadáver advirtió que llevaba varias horas de muerta y sospechó que tenía golpes no compatibles con una caída accidental, que era la hipótesis que desde un primer momento intentó instalar el imputado.

La autopsia reveló que Garcilazo había sido asesinada, que la causa de la muerte fue una asfixia por estrangulamiento manual y que el crimen había sido perpetrado entre las 7.30 y las 11.30 del día del hallazgo. Con esos datos, el juez de Instrucción 1 de Capital Federal, López, ordenó la detención del sommelier y le imputó el homicidio. Luego, estudios complementarios a la autopsia revelaron que en la vagina de Garcilazo había "fosfatasa ácida prostática", uno de los componentes del semen y, pese a que no se obtuvo ningún perfil genético y no había lesiones genitales ni paragenitales, Sosto también fue imputado por la fiscal Graciela Bugeiro por el presunto abuso sexual de su madre.

En su indagatoria, el sommelier dijo que le parecía una falta de respeto esta acusación ya que él era homosexual, que no le gustaban las mujeres y menos la victima, que era su madre.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario