Edición Impresa

Implante pionero salva a niño de 11 años

Especialistas británicos lograron salvar la vida de un niño de 11 años reconstruyéndole la tráquea utilizando un singular método que emplea las mismas células madre del paciente.

Viernes 27 de Julio de 2012

Especialistas británicos lograron salvar la vida de un niño de 11 años reconstruyéndole la tráquea utilizando un singular método que emplea las mismas células madre del paciente.

Ciaran Finn-Lynch pasó por primera vez por el quirófano cuando tenía sólo seis días de vida. Desde entonces, sus visitas al quirófano se repitieron varias veces para tratar de corregir un defecto congénito en su tráquea que le impedía respirar con normalidad. Hasta que, en 2010 sus cirujanos practicaron una operación pionera gracias a un donante y a sus propias células madre. Dos años después de aquella intervención, Ciaran lleva una vida normal sin necesidad de medicación contra el rechazo.

Los médicos que lo operaron en el hospital Great Ormond Street de Londres acaban de publicar en las páginas de la revista científica The Lancet la evolución del paciente y no pueden estar más satisfechos con los resultados.

Porque, como ellos mismos explican, a diferencia de los adultos, una intervención de este tipo tiene que ser suficientemente exitosa como para acompañar al pequeño en su desarrollo, de manera que el nuevo órgano crezca con él. En este caso, el equipo liderado por Martin Birchall, señala que Ciaran ha crecido 11 centímetros en estos dos años, ha regresado al colegio (después de años de visitas continuas al hospital) y no necesita inmunosupresores.

La intervención que lo dio a conocer en todo el mundo se llevó a cabo en el hospital londinense en marzo de 2010. Ciaran había sido ingresado de urgencia por una grave hemorragia causada por un dispositivo metálico que hacía las veces de tráquea.

Ante esa situación, los cirujanos decidieron arriesgar el todo por el todo e implantarle la tráquea de un donante (una mujer italiana de 30 años) "lavada" previamente para limpiar todo rastro de las células de la mujer.

En otras cirugías de este tipo, el órgano donado se recubre en el laboratorio con las células del propio receptor (como se ha hecho con anterioridad con un corazón, vejigas y la propia tráquea); pero en este caso, el tiempo corría en contra de Ciaran, por lo que los especialistas decidieron llevar a cabo este paso en la misma garganta del chico. Para ello, le intubaron su nueva tráquea descelularizada y una vez allí la "impregnaron" con sus células madre obtenidas de la médula ósea.

Aunque pasados estos dos años sus propias células han colonizado por completo la tráquea del chico (por lo que no requiere medicación antirrechazo) el éxito no fue inmediato. El paciente aún debió pasar por varias broncoscopias hasta que sus células repoblaron completamente la tráquea y ésta adquirió estabilidad mecánica.

Como los autores y un comentario en la misma revista The Lancet señalan, este caso debe ser una llamada de atención para que el trasplante de tejidos celularizados se convierta en una opción viable en niños.

Los investigadores informaron que anteriormente otro niño había sido sometido al trasplante traqueal en el mismo hospital. Y aunque la preparación del órgano y la cirugía fueron completados con éxito, el niño murió posteriormente.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario