Edición Impresa

Hallan en su departamento a un hombre asesinado a puñaladas

Tenía 37 años. Su padre fue a verlo porque no se presentaba a trabajar. Tenía siete puntazos en la espalda y dos en el cuello. No hubo robo.

Sábado 08 de Junio de 2013

Los vecinos del Fonavi de Parque Field II, sobre Ghiraldo 2400, recordarán a Osvaldo Horacio Negui Mallia, de 37 años, como el vecino que sobre el mediodía daba rienda suelta a su amor por la batería. Pero ese sonido que agradaba a pocos y fastidiaba a muchos es hoy parte del pasado. Como no se presentó a trabajar y no contestaba sus llamados, su papá, un hombre de 72 años, llegó pasada la medianoche del jueves al departamento de tercer piso que Negui ocupaba en el Fonavi. Cuando pudo abrir la puerta se topó con el cuerpo de su hijo en el comedor con siete puñaladas en la espalda y dos en el cuello.

No faltaba nada. La puerta de la vivienda tenía la llave puesta del lado de adentro. La pava estaba sobre la hornalla al rojo vivo.

Cuando los efectivos policiales, de la comisaría 30ª y la sección Homicidios ingresaron al departamento de Osvaldo Negui Mallia en el tercer piso del monoblock 60 se toparon con la escena de un potencial encuentro que quedó trunco. Eran poco más de la 1 de la mañana. Nada estaba desordenado. No faltaba nada. La pava estaba sobre la hornalla, al rojo vivo por estar seca de agua, y las llaves estaba colocadas del lado de adentro.

Nueve puñaladas. Lo que desentonaba era el cuerpo inerte del dueño de casa: Negui Mallia había sido asesinado con nueve puñaladas. Allí vivía sólo. De la víctima sus vecinos contaron que repartía su tiempo entre la batería y su trabajo como empleado de seguridad en una empresa de Presidente Perón (ex Godoy) al 6800. Allí trabajaba con su padre, al que debió reemplazar el jueves a las 19. Como no llegó su padre lo llamó. Y como no contestaba, se fue para la casa.

Negui Mallia tenía dos hermanos y su madre había fallecido. Sobre la mesa los pesquisas encontraron un celular en el que desde un número que no estaba agendado quedó registrado una cita para "pasar y tomar unos mates".

La persona que envío el mensaje es una de las incógnitas a despejar por los investigadores. Sus vecinos relataron que el jueves al mediodía, escucharon el tronar de la batería de Negui. Y luego silencio. Cuando el forense revisó el cuerpo estimó que Mallia había sido asesinado "entre 12 y 15 horas antes del hallazgo" que fue cerca de la 1 de la mañana. Eso ubica hora del asesinato entre las 13 y las 15 del jueves.

El arma utilizada tenía doble filo y posiblemente se trate de una navaja. Los investigadores de la causa en el juzgado de Instrucción 14ª, subrogado esta semana por el Juan Andrés Donnola, entreven que la persona que apuñaló a Negui era de su confianza, ya que el hombre le dio la espalda tras abrir la puerta. La ferocidad de los puntazos instaló la sospecha en el plano de lo que vulgarme se conoce como crimen pasional.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS