Escenario

"El padre", una película sobre la implacable crueldad del tiempo

Anthony Hopkins, ganador del Oscar a mejor actor por este trabajo, interpreta a un hombre que atraviesa la demencia senil. El filme analiza el efecto de las transformaciones sobre quien la padece y su familia

Jueves 12 de Agosto de 2021

El actor galés Anthony Hopkins protagoniza junto a Olivia Colman “El padre”, película en la que encarna a un anciano que lidia con la progresiva pérdida de la memoria producto de la demencia senil. En el filme del francés Florian Zeller, que se estrena este jueves en Rosario, el personaje de Hopkins reclama su independencia mientras sus recuerdos y la cara de quienes lo rodean se vuelven borrosas y hasta las más mundanas actividades cotidianas se transforman en odiseas.

Por este trabajo, Hopkins ganó en abril el Oscar a mejor actor. Fue el segundo premio de la Academia para Hopkins, luego del galardón obtenido por su Hannibal Lecter de “El silencio de los inocentes” (1991), lo que lo convirtió a sus 83 años en el hombre de mayor edad en obtener la estatuilla en la historia de esta categoría. La película, la adaptación al cine de una obra teatral de Zeller con la que debutó en la pantalla grande, también obtuvo el premio a mejor guión adaptado, entre otros 24 galardones internacionales y 131 nominaciones en festivales de cine de todo el mundo.

The Father (2021) | Tráiler Oficial Subtitulado | Anthony Hopkins

En su primera película, Zeller aborda la demencia senil, una condición que con el paso del tiempo se hace más difícil para quienes la padecen y para quienes los rodean. Por eso, el director pone sobre en blanco sobre negro las duras decisiones que deben tomar todos para seguir con sus vidas. Por esa razón, el realizador y dramaturgo explicó que quería hacer del texto “una experiencia” para el espectador antes que una película.

“«El padre» fue primero una obra de teatro, la escribí hace diez años, y quería hacer todo menos filmar una obra”, apuntó. “Quería hacer algo cinematográfico, algo que solo pudiera hacerse en cine. Y cuando empezás a pensar en esa adaptación del teatro al cine, tus primeras ideas son sobre escribir en exteriores, aprovechando que podés hacer cosas afuera. Yo tomé la decisión opuesta. La de quedarnos en ese espacio para hacer de ese un espacio mental y quería transmitir esto de una manera cinematográfica. Ese fue el reto total de esta película”.

Zeller aseguró que transformó el espacio que habita Anthony -Hopkins comparte su verdadero nombre con el de su personaje- en un miembro más del equipo. “Cuando comencé a escribir el guión, hice un diseño del departamento, como si se tratara de uno de los personajes principales y decidí muy temprano filmar en un estudio, pues te permite hacer lo que te venga en gana: quitar un muro, cambiar proporciones y colores, y jugar con el mobiliario. Quería usar todas esas posibilidades para jugar con la sensación de desorientación de la audiencia. Tomar el set como si se tratara de un laberinto, no como una manera de dar trasfondo para los personajes. Se trataba de contar la historia a través del set y de la metamorfosis del set”.

peli3 (2).jpg
Hopkins con el director Florian Zeller, que debutó en cine con el filme.

Hopkins con el director Florian Zeller, que debutó en cine con el filme.

En ese sentido, añadió: “Quería que «El padre» no fuera sólo una historia, sino también una experiencia. La experiencia de lo que puede ser perderlo todo, incluso su propia lógica, como espectador. Quería poner a la audiencia en esa posición única de navegar ese laberinto y cuestionar todo y jugar con todas las piezas del rompecabezas. Llevarla a tratar de encontrarle significados, de tratar de hacerlo combinar bien. Porque se trata de dudar de qué es cierto y qué no, como si, de una manera, experimentaras la demencia, como si estuvieras en la mente de Anthony. El reto de este filme es contar la historia de la demencia desde dentro. No desde el exterior y quedarse en una película amable y conmovedora. Quise hacer algo más exigente, más crudo, como una experiencia real”.

El tema que aborda el filme es duro, pero según Zeller, intentó que el relato atravesara desde la cotidianeidad hasta el drama, el thriller y el humor. Y eso, dijo, sólo podría hacerlo correctamente Hopkins. “Sólo quería que, al cabo de tres minutos, que el público pensara: de acuerdo, lo entiendo, esto trata de la demencia senil y estamos en la cabeza del personaje principal. Por eso la película se abre hacia un tono diferente, que roza el thriller, y Anthony Hopkins es el mejor vehículo para dichas sensaciones, pues es el maestro de la ansiedad, de la incertidumbre. El es como una falsa pista donde la película entra en un territorio de angustia para evolucionar hacia varias emociones diferentes hasta llegar al drama más íntimo y psicológico de este personaje que lucha contra la demencia senil. Y en esa trayectoria, intenté explorar diferentes facetas, incluyendo a veces el humor porque en la pérdida de referencias también hay situaciones divertidas”.

peli3 (1).jpg
Hopkins agradeció por video y desde Gales el galardón de la Academia.

Hopkins agradeció por video y desde Gales el galardón de la Academia.

Sobre su primera experiencia en cine, el director agradeció que se haya concretado con dos intérpretes como Hopkins y Olivia Colman. “Dirigir cine es una aventura magnífica e intensa. Para mí, Anthony Hopkins es el mejor actor vivo. La forma en que se entregó a esta película, su valentía, ya que es poco común que un actor de 83 años decida interpretar a un personaje opuesto a lo que ha hecho hasta ahora, sin ninguna reserva, sin ninguna red, con una generosidad excepcional, eso me impresionó mucho. Y ver también a Olivia Colman, que es una de las actrices más humanas, más puras y más brillantes que conozco. Fue mágico tener la oportunidad de trabajar con ellos”.

Por su parte, Hopkins confesó que rodar “El padre” lo enfrentó con su realidad y sus propios temores. “Trabajar en esta película ha concentrado mi mente en mi propia mortalidad. En cierto modo, siento a medias que podría evitar contraer demencia al hacerlo. Nos divertimos mucho en el set tratando de memorizar el estilo de diálogo coloquial de Florian. De alguna manera, para cuando las cámaras estuvieron sobre mí, no requerí actuar”.

El aclamado intérprete aceptó que a sus 83 años tuvo la suerte de “sobrevivir más allá de la edad que tenía mi padre cuando murió. Creo que entendí a Anthony, mi personaje, desde el principio, en cierto modo fue como interpretar a mi padre”, aseguró.

En tanto, Olivia Colman dijo que el filme la enfrentó con su propia historia. “Mi madre era una enfermera especializada en cuidados geriátricos, cuando era niña la veía con sus pacientes. Mis padres aún son lo suficientemente jóvenes para cuidar de sí mismos, y los roles aún no se han invertido. Pero vi a mi madre cuidando a mi abuela, así que no pasará mucho antes de que tenga que dar un paso al frente”, dijo la actriz.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario