Edición Impresa

El Concejo hace su primer ensayo para llegar a 28 bancas en diciembre

Participarán 40 listas. Entre ellas, el Frente para la Victoria presentará 12, el Progresista 9, el massismo 2 y el PRO solamente una. Cada propuesta tiene una nómina de 15 titulares y 8 suplentes.

Domingo 19 de Abril de 2015

Hoy se definirán las listas de lo que en junio será el premio mayor. El Concejo Municipal vuelve a renovarse en 2015 con distintas particularidades en el marco de un comicio atomizado, del que participarán 40 listas en las elecciones primarias. Por decisión de la Legislatura santafesina (cuestionada por muchos ediles), aumentará otra vez el número de bancas. Son 11 los ediles que finalizan su mandato y 15 los que ingresarán a partir de diciembre. Los ediles que resulten electos llegarán a un Palacio Vasallo fragmentado políticamente: de 13 bloques, 8 son unipersonales, entre 24 bancas. De Ripley.

Si el Concejo se muestra hoy como una paleta de colores donde la palabra mayoría automática parece una reliquia de museo, la oferta electoral también se asemeja a una variedad semejante.

Además de las tradicionales candidaturas de los frentes de izquierda, independientes y nacionalistas, las estructuras partidarias clásicas han multiplicado sus listas.

El Frente Justicialista para la Victoria compite con 12, mientras que el Frente Progresista Cívico y Social lo hace con 9. El massismo lleva dos expresiones a estas primarias y el PRO va unificado. Cada propuesta tiene una nómina de 15 titulares y 8 suplentes.

Con la votación en las primarias se abrirá el primer capítulo que culminará con 15 ediles electos el 14 de junio en las generales. De este modo, el cuerpo legislativo rosarino tendrá, a partir de 2016, un total de 28 concejales para cumplimentar la ley provincial.

Hasta 2011, y luego de la denominada ley Borgonovo, se fue incrementando la cantidad de bancas. Ese período se inició con 22 integrantes y desde allí, y por intervalos de dos años, agregará seis escaños al Palacio Vasallo. Sumó dos en 2013 y otros cuatro ahora en 2015.

Se mueve el tablero. El gran desafío, indudablemente, lo tendrá el oficialismo que hace cuatro años ya trabaja en minoría. La tendencia, al ampliarse el número de bancas, tiende a reafirmarse con un Ejecutivo que seguirá debilitado en el parlamento local.

De 24 concejales de la actualidad, sólo 8 pertenecen al Frente Progresista, 5 de los cuales terminan su mandato.

El presidente del Concejo, el socialista "díscolo" Miguel Zamarini, la radical no oficialista María Eugenia Schmuck y el demoprogresista Aldo Poy, van por la reelección. En tanto, el arista Carlos Comi (candidato a senador por el departamento Rosario), tiene otros dos años de mandato.

Además, finalizan su mandato los socialistas Manuel Sciutto y Viviana Foresi (no buscarán renovar su banca). En el mapa oficialista siguen como concejales los radicales Martín Rosúa, Sebastián Chale (crítico de la gestión socialista) y Daniela León, además del socialista Miguel Cappiello.

La radical y el ex ministro de salud santafesino compiten a su vez por la senaduría provincial en el Frente Progresista y, en caso de ganar en las generales, cualquiera de ellos sería relevado por la actual secretaria de Hacienda, Verónica Irízar.

En el "colectivo" justicialista (compuesto por cinco integrantes), se termina el mandato de Roberto Sukerman (candidato a intendente) y María Fernanda Gigliani (irá por un nuevo mandato). También finaliza su período y busca la reelección Osvaldo Miatello, hoy volcado al Frente Renovador de Sergio Massa.

En tanto, Norma López y Héctor Cavallero, con dos años más de vigencia de mandato, aspiran a una diputación provincial, al tiempo que Lorena Giménez, del Partido del Progreso Social, también tiene garantizada su continuidad hasta 2017.

El otro gran protagonista es el PRO, que pone en juego las bancas de Rodrigo López Molina, Alejandro Roselló y María Julia Bonifacio. Estos dos últimos forman parte de la lista (que no tendrá rival en las internas) y será encabezada por Gabriel Chumpitaz.

Una de las grandes incógnitas, que recién será resuelta en las elecciones de junio, gira en torno a los frentes de izquierda, que desde 2013 carecen de representación en el Concejo. Nuevamente, habrá una oferta electoral compuesta, entre otros por Juan Monteverde (Giros) y Celeste Lepratti (Frente Social y Popular).

Lo que viene, los que se van. Actualmente, el Concejo Municipal cuenta con 13 bloques, 8 unipersonales, un número realmente alto para 24 ediles. No obstante, es posible que los resultados electorales acomoden algunas piezas que hasta el momento se encuentran diseminadas.

Por ejemplo, el socialista Miguel Zamarini y los radicales Sebastián Chale y María Eugenia Schmuck ya anunciaron su deseo de converger en un espacio común dentro del cuerpo legislativo. No habría que descartar que a ese sector se sume el arista Carlos Comi, compañero de ruta electoral de los antes mencionados.

En tanto, habrá que seguir de cerca los pasos de Jorge Boasso, hoy presidente del "Bloque Radical", que también componen Chale y Schmuck, aunque candidato a vicegobernador por el PRO, un ámbito que lo recibiría con los brazos abiertos como su sexto integrante.

En cuanto a la agenda legislativa para lo que resta de 2015, independientemente de los resultados electorales y de las candidaturas de cada uno de los concejales, la composición del cuerpo legislativo no se alterará hasta el 10 de diciembre de 2015, cuando asuman los 15 ediles electos y caduquen los mandatos de los 11 salientes.

En agenda. En términos políticos, se aguarda un año de largos y acalorados debates, con los nuevos pliegos del sistema de Transporte Urbano de Pasajeros en el tope de los temas a resolver por el Concejo. Cabe mencionar que las concesiones con las dos empresas públicas y la privada terminan el año próximo, por lo que se debe rediseñar en su totalidad el servicio que se le brinda a los rosarinos.

La ampliación de zonas de carriles exclusivos también queda en la cuenta pendiente del Palacio Vassallo, donde la Intendencia reclama con mayor énfasis por la aprobación de los correspondientes a la avenida Alberdi.

El descanso dominical es una incógnita. La mayoría de las bancadas políticas consideró prudente aguardar su tratamiento hasta después de las elecciones.

Tras la aprobación de las cocheras subterráneas para la plaza del Foro y la zona de la ex estación Rosario Central, podrían agregársele otras dos o tres a consideración del cuerpo legislativo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario