Edición Impresa

El Concejo dará el aval para poder construir seis cocheras subterráneas

El objetivo de máxima es reducir la cantidad de vehículos que llegan a diario a la zona más céntrica de la ciudad. La ordenanza, que se aprobará mañana, prevé previamente la obligación de realizar estudios de impacto ambiental.  

Miércoles 04 de Diciembre de 2013

Rosario tendrá cocheras subterráneas. El meneado proyecto que fatigó reuniones en el Palacio Vasallo obtuvo ayer luz verde en la comisión de Gobierno después de haber logrado franquear las instancias de Planeamiento y Ecología. Ahora el tema está en la agenda que los ediles votarán mañana en la sesión semanal, pero se descuenta su aprobación por mayoría. El Frente para la Victoria fue la voz disidente, porque cree indispensable fijar primero un marco regulatorio de concesiones públicas.

¿Dónde estarán ubicadas? Según el proyecto que ayer tuvo el visto bueno, habrá cocheras subterráneas en la siguientes localizaciones: Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias (Cemar, San Luis y Moreno), parque Sunchales (Oroño y avenida Estanislao López), entorno de la plaza del Foro (Oroño y avenida Pellegrini), avenida Pellegrini y Corrientes, plaza Libertad (Mitre y Pasco) y entorno de la Estación Rosario Central (Wheelwright y Corrientes).

La ordenanza que habilita la construcción del estacionamiento subterráneo fue posible después de que los ediles de las comisiones citadas lograron consensuar un marco regulatario para fijar todos los aspectos involucrados en el tema.

Esta diligencia, que insumió varias horas de reuniones, logró desbloquear parte de los principales cuestionamientos que no pocas veces hicieron naufragar su tratamiento a lo largo de los últimos tres años.

Precavidos. "El marco regulatorio permite resolver de antemano los aspectos que preocupaban de la construcción de cocheras, sobre todo los referidos al impacto ambiental", dijo el concejal Rodrigo López Molina, portavoz de la iniciativa durante la reunión de la comisión de Gobierno.

Entre estas medidas sobresalen los estudios de impacto ambiental y movilidad, como condición previa a la construcción de este tipo de cocheras.

Así, ya en su primer artículo, la ordenanza dispone que la construcción de cocheras deberá mantener como mínimo las áreas verdes, la arboleda y todo elemento estructural que la Municipalidad considere de valor.

La norma que se aprobaría mañana también especifica los usos del subsuelo permitido. En primer lugar dispone que el estacionamiento esté destinado para automóviles particulares, motos y bicicletas. Como complemento habrá servicios de lavaderos, gomería, mecánica ligera y cerrajería. Entre las actividades no permitidas se anotan: usos industriales, depósitos, comercios mayoristas, manipulación de productos químicos, estaciones de servicio y acciones que generen ruidos y vibraciones.

Uno de los puntos medulares de la normativa es el que establece la forma operativa en que se realizarán las concesiones de los espacios citados. El trámite arranca con la elaboración por parte del Ejecutivo del anteproyecto técnico de las cocheras y sus pliegos licitatorios.

Esta documentación llegará al Concejo para su estudio (no deberá superar las cinco sesiones ordinarias) y de no ser tratada quedarán aprobados en forma automática. El tercer paso es recibir oferta por parte de los interesados o publicitar las licitaciones.

Fallas. Para el concejal por el FpV, Roberto Sukerman, este es justamente uno de los puntos cuestionados de la ordenanza, además de la falta de la regulación para las futuras concesiones.

"No nos oponemos a las cocheras subterráneas, pero decimos que falta un proyecto integrador que regule las concesiones", enfatizó el edil.

En su opinión, con la situación aprobada ayer las cocheras se convierten en una gran excepción en el rubro de las concesiones de espacio público, a fin de generar un marco de flexibilidad. "Con un marco adecuado para las futuras concesiones no tenemos problemas en discutir el tema", explicó Sukerman.

El otro cuestionamiento al tema lo realizó la concejal por el PRO, Laura Weskamp, en su opinión no debería utilizarse el entorno de Wheelwrigth y Corrientes, porque podría reactivarse en ferrocarril.

Según los ediles, la construcción de cocheras subterráneas por fuera del microcentro tiene un objetivo de máxima: evitar que los autos particulares lleguen al corazón comercial, administrativo y financiero de la ciudad.

Cambios y corridas contrarreloj

La idea de abordar el tema cocheras subterráneas a través de un marco regulatorio superador, de los ediles Rodrigo López Molina (PRO) y Daniela León (UCR), tuvo que incorporar sugerencias para llegar, casi sobre la hora, a ser aprobada durante la sesión de mañana, última con la actual conformación del Concejo.

Entre otras, las modificaciones disponen el camino a recorrer por los pliegos una vez que el Ejecutivo los haya elaborado. “Estas propuestas deberán venir al Concejo para su análisis y aprobación”, explicó el concejal del PJ, Diego Giuliano, que además sugirió publicarlos en la página de internet del municipio.

Para Giuliano, Rosario está demorada y hay otras ciudades que ya avanzaron con este tipo de cocheras. “Al microcentro llegan unos 257 mil vehículos por día y sólo encuentran 16 mil plazas para estacionar, las cuentas son más que claras”, sostuvo el edil justicialista. Y recordó que al desestimar la plaza San Martín, propuesta por el Ejecutivo como el sitio bajo el cual construir las cocheras, el tema logró avanzar.

Hoy continuarán sus reuniones las comisiones de Planeamiento y Producción, Servicios Públicos, Presupuesto y Gobierno. Pero el aumento del boleto se lleva todas las expectativas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS