Edición Impresa

Apresaron a un chico vinculado a homicidios y balaceras

Se trata de Rodrigo Ariel Alberto S., de 17 años, quien fue detenido en su casa de Laguna del Desierto al 3800 y alojado en el Instituto de Rehabilitación del Adolescente Rosario (Irar).

Domingo 26 de Mayo de 2013

Un pibe de 17 años fue apresado ayer por agentes de la comisaría 15ª en su casa del barrio Acíndar y de acuerdo a fuentes policiales quedó acusado no sólo de un crimen cometido hace una semana en la zona sur de la ciudad sino también de una tentativa de homicidio del mes pasado, del asesinato de un taxista cometido en marzo de este año y de un abuso de armas y lesiones perpetrado en perjuicio de un nene de 9 años.

   Se trata de Rodrigo Ariel Alberto S., de 17 años, quien fue detenido en su casa de Laguna del Desierto al 3800 y alojado en el Instituto de Rehabilitación del Adolescente Rosario (Irar). El lunes, el adolescente deberá ser trasladado a los Tribunales para ser interrogado por los cuatro graves delitos que se le achacan y que, investigadores policiales y judiciales deberán determinar si en realidad fueron cometidos por él.

   La noche del pasado 18 de mayo, Raúl Héctor Caracú Navarro, de 32 años y con antecedentes penales por robo, amenazas y lesiones en riña, fue asesinado a balazos en la esquina de Rodríguez y Garibaldi, en la zona sur de la ciudad en la cual vivía, una barriada que alterna algunas casillas de chapa con casitas de material.

   Según fuentes policiales, Navarro fue atacado por los ocupantes de una moto que se le acercaron y sin que mediara palabras o discusión previa le dispararon una ráfaga de balazos bajo el pretexto de viejos rencores y venganzas que rozan el submundo de la comercialización de estupefacientes en ese sector marginal de la ciudad.

   Según los primeros datos, el hombre fue alcanzado por al menos cuatro tiros que le perforaron el estómago, el pecho y una de las piernas y murió apenas llegó al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez.

   Los efectivos de la comisaría 15ª y de la sección Homicidios que acudieron a la escena donde fue asesinado Caracú Navarro no sólo recogieron elementos calve para la pesquisa sino también varios testimonios de los vecinos. Entonces se llevaron apuntados dos nombres como los presuntos autores del ataque mortal. De uno dijeron que era Rodrigo Ariel S., a quien sindican como la persona que conducía la moto de donde salieron los disparos mortales. En tanto, su acompañante fue identificado con el apodo de Piquito.

   Ese joven es hijo de Sergio Alberto Pared, un hombre de 50 años asesinado el 14 de febrero pasado en la puerta de su despensa de Doctor Riva al 2700, la misma barriada donde mataron a Navarro.

La saga. La noche del lunes posterior al asesinato de Navarro, es decir el pasado lunes 20, dos motos aparecieron raudamente en el corazón del barrio Itatí, donde habían matado a Caracú, y sus ocupantes (dos mujeres jóvenes y dos muchachos) dispararon al menos media docena de veces contra la puerta de chapa de una vivienda de la cortada Madre María y Presidente Quintana. Allí, un nene de 9 años que jugaba con su computadora y ajeno al mundo exterior, resultó herido en su pierna izquierda. El chico no es otro que el sobrino de Navarro.

   La policía adjudicó ese ataque vengativo a Rodrigo Ariel S. y a una hermana de Piquito, el muchacho que un par de horas antes había ingresado al Hospital de Emergencias con un balazo en la pierna izquierda y que quedó detenido con custodia policial por orden del juez de Instrucción Hernán Postma.

   A pesar de que los vecinos conectaron a la familia Pared (que tiene cuatro parientes detenidos y uno asesinado) con la venta de drogas, ellos lo negaron y dijeron a este diario que ninguno de sus miembros tuvo que ver con el asesinato de Navarro o con el ataque a balazos contra la casa de su sobrino. Sin embargo, la jueza de Instrucción Patricia Bilotta tiene en su escritorio los expedientes de los crímenes de Pared y de Navarro para investigarlos en forma conjunta.

Otros hechos. Pero el ahora detenido Rodrigo Ariel S. no sólo será investigado por el homicidio de Navarro y por el despiadado ataque a tiros contra la casa donde fue herido el sobrino de ese hombre. La policía también lo liga al asesinato del taxista Claudio López, el chofer de 35 años que fue baleado por los ocupantes de una moto en un supuesto y oscuro intento de robo cometido la madrugada del 26 de febrero pasado en el cruce de bulevar Seguí e Italia. El hombre, que desde entonces estuvo internado en terapia intensiva, murió el 8 de marzo como consecuencia de la herida que recibió.

   Además, la foja de acusaciones contra Rodrigo S. incluirá la tentativa de homicidio de la que fue víctima el 19 de abril pasado Brian V., un muchacho de 19 años que fue atacado a tiros en Dr. Riva y Ovidio Lagos, muy cerca de donde asesinaron a Caracú Navarro, de donde balearon a su sobrino y también de donde asesinaron a sangre fría a Sergio Pared.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS