Edición Impresa

Analizan en México un fósil de lagartija de 23 millones de años

Los restos, encerrados en ámbar, tienen vestigios de tejido blando. El esqueleto, completo, mide 4,5 por 1,3 centímetros.

Domingo 07 de Julio de 2013

Científicos mexicanos estudian una lagartija completa que conserva restos de tejido blando, preservada en ámbar, y que de forma preliminar ha sido identificada como una nueva especie del género Anolis, que vivió hace unos 23 millones de años.

La pequeña pieza de ámbar amarillo, con forma trapezoide, que encierra el esqueleto, fue hallada hace varios meses en los yacimientos de Simojovel, en norte del estado sudoriental de Chiapas, y desde entonces está en estudio.

La resina fósil suele contener restos pequeños de plantas y animales, pero es raro encontrar vertebrados completos como el que está en exhibición y bajo resguardo del Museo del Ambar en el Exconvento de La Merced en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas.

Francisco Riquelme, del Instituto de Física de la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam), destacó que se trata de "un animal completo y articulado, que preserva además restos de tejido blando y piel".

"Este ejemplar se encuentra bajo estudio taxonómico por paleontólogos de la Unam. Como un avance preliminar, se ha identificado como una nueva especie del género Anolis, una lagartija arborícola del ámbar de Chiapas", explicó el científico.

Detalló que los numerosos yacimientos de ámbar de este estado "constituyen una localidad de conservación fósil excepcional, la cual representa una de las más grandes acumulaciones de resina fósil del mundo y uno de los depósitos mejor preservados de plantas y animales fósiles relacionados a una biota de un bosque subtropical".

El experto enfatizó el inusual hallazgo del pequeño vertebrado, de aproximadamente 4,5 por 1,3 centímetros, bautizado como Luna, que se presume pertenece al género Anolis.

Ese grupo taxonómico incluye lagartijas vivas de Chiapas de las especies Anolis pygmaeus y Anolis cristifer, entre otras, así como otros pequeños reptiles endémicos de América aún abundantes en zonas tropicales.

Riquelme dijo que en 1965 se documentó una primera especie de este grupo en el ámbar de Chiapas a partir de un trabajo de identificación realizado por James D. Lazell, del Museo de Zoología Comparada en Cambridge (EEUU), aunque de ese ejemplar "solamente se recuperaron restos de la cadera y las patas traseras". "Se le conoce con el nombre específico de Anolis electrum y permanece catalogado en la colección de la Universidad de California en Berkeley", abundó.

Con Luna suman ya tres los ejemplares de estos pequeños saurios de los que se sabe han sido encontrados en la última década en Chiapas, de los que hay pocos registros científicos, informó a su vez Gerardo Carbot, responsable del Museo de Paleontología del estado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS