Economía

Las cuatro patas económicas

Todavía resuena el revival del cepo cambiario, una versión light de una película que ya conocemos y que dado el escenario económico, se imponía casi sin opciones, era necesario.

Domingo 15 de Septiembre de 2019

Todavía resuena el revival del cepo cambiario, una versión light de una película que ya conocemos y que dado el escenario económico, se imponía casi sin opciones, era necesario.

Está restricción desde la óptica de política monetaria, altera el resultado que se lograría si las fuerzas de oferta y demanda operaran libremente, pero la desconfianza (fundada) y el desprecio por la moneda nacional obligan decisiones de este tipo. La erosión de 13 ceros parece aún no ser suficiente.

La moneda no es un símbolo patrio, es un engranaje de la economía que fue y es muy descuidado por quienes gestionan la cosa pública. Se ve cómo un fusible qué amortigua en el corto plazo los déficits y condiciona el crecimiento en el largo plazo. En castellano, se usa a discreción.

Siempre me llamó la atención de equipos comerciales cuando un líder muy rígido y bajo un esquema penitenciario de castigos y hay veces algún premio, obtiene los resultados deseados por parte de sus liderados.

Esa misma gente, con un líder que intenta evolucionar y volcar la responsabilidad de sus acciones en sus liderados y no en acaparar el monopolio de la decisión, por lo general obtiene resultados opuestos. Es posible que logremos mejores resultados bajo regímenes más estrictos y con menores grados de libertad?

Estamos a unos 50 días de un nuevo proceso electoral en el que los candidatos van rendir previamente un examen-debate sobre el que se seguramente se expondrán al menos conceptualmente los lineamientos de política económica sobre los que intentaremos planificar un nuevo escenario que pueda permitirnos salir del pantano.

El concepto de la demanda agregada (DA) puede servirnos para esquematizar el proceso de escucha activa e interpretar los discursos en función de a que variables de las más abajo descriptas nos están dirigiendo el mensaje y poder leer entre líneas cual es el horizonte.

Conceptualmente, la demanda agregada contabiliza el total de los bienes y servicios que son demandados por un país para su funcionamiento en un periodo de tiempo. Esta demanda deriva de: consumidores, empresas y el Estado. Esta sumatoria mide el equivalente del PBI y es por ello que se utilizan como sinónimos. Su formula: DA = Consumo + Inversión + GP + (X-M)

Asumamos por un momento qué estamos por armar una plataforma sobre la que intentaremos edificar algo, es este caso una idea de país, qué independiente de quién sea el inquilino del poder, no destruya lo anterior, evolucione y otorgue previsibilidad.

Estás cuatro patas sobre las que se pueden y deben construir las plataformas en materia económica podrían enumerarse en términos simplificados como sigue.

•Consumo: se construye a partir de un componente autónomo, la propensión a consumir (y/o ahorrar como contraparte) y en definitivas dependiendo del ingreso disponible. Claro está que sin ingresos disponibles y creciendo a menor ritmo que la inflación, esta variable seguirá siendo castigada. Dado que el consumo explica más del 80% del PBI, es determinante conocer cuáles son las propuestas para que este motor de vital importancia en la economía este dinamizado en todos los estratos de la sociedad.

•Inversión: es la segunda pata que mira hacia el futuro y que se explica por el nivel de producción (y las expectativas de futuro), las tasas de interés, las reglas de juego, las cargas fiscales y de la confianza que genera un proceso político que priorice la producción y el valor agregado como motor de desarrollo económico. Cuando pensamos y priorizamos las finanzas por sobre la producción, llegaremos inexorablemente a un callejón sin salida. Debemos enfocarnos en producir lo que en términos comparativos y competitivos somos geográfica y humanamente eficientes.

•Gasto público: otra de las aristas y que grandes dolores de cabeza nos trae, es inflar un globo bajo el argumento que el Estado tiene que brindar la solución de los problemas y por ende debe inmiscuirse crecientemente en todos los aspectos de la economía. En los últimos años el único sector que ha generado empleo, haciendo de la carga impositiva la espada de Damocles sobre el que junto con las tasas de interés anula cualquier proyecto de inversión. Un Estado que potencie al privado, que sea ágil en su burocracia, y transfiera capital humano al sector productivo. El beneficio será para todos.

•Comercio exterior: por estos días, casi no quedan economías que no se vinculen con el mundo. Cerrarse ya no es una opción, sería una sentencia. El mundo poso los ojos en argentina hace mucho tiempo y si logramos unificar criterios de hacia dónde está el norte, nuestras riquezas naturales podrían darnos un diferencial.

Las vacas lecheras de estos días. Argentina cuenta por estos días dos motores que cuando ganen dinamismo serán imparables: Vaca Muerta (Mendoza, La Pampa, Rio Negro, Neuquén) 35.000km2 con la reserva de gas y petróleo no convencional más grande de argentina y la segunda más grande del mundo (2,5 billones de dólares, 4 veces nuestro PBI).

Otro tanto para el caso del Litio (el oro blanco), una industria que actualmente aporta un 10% del total de las divisas que genera el agro y en los próximos años podría cuadruplicar su capacidad de producción.

Es suficiente para un domingo ya. A disfrutar en familia, pero no dejar de prestar atención en esta campaña electoral a los mensajes, las ideas y fundamentalmente a los mensajes subliminales, la clave está en los detalles y no en la grandilocuencia de los mensajes vacíos de contenidos.

La nueva generación dorada del básquet, habla de equipo, compromiso, planificación, largo plazo y unidos cuando salen a la cancha. Los resultados los avalan.

¿La dirigencia se animara a evolucionar? Seguramente que sí. El contexto lo amerita.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS