Atentado en Manchester
Martes 23 de Mayo de 2017

Atentado terrorista en Manchester con 19 muertos y 50 heridos en un recital

Al menos una bomba estalló a la salida de un concierto de la estrella pop Ariana Grande. Hubo pánico y corridas. Sería obra de un kamikaze

Un atentado explosivo en Manchester, al norte de Inglaterra, dejó al menos 19 muertos y alrededor de 50 heridos. El ataque se cometió contra un estadio, al finalizar un concierto de música pop para adolescentes de la estadounidense Ariana Grande. El explosivo estalló cuando los fans estaban abandonando el estadio Manchester Arena. No estaba aún establecido el origen del atentado, pero la policía tenía identificado a un sospechoso, que sería un terrorista suicida. Inglaterra ha sido víctima reciente del terrorismo islámico, con un ataque en marzo pasado contra el Parlamento que dejó seis muertos. El peor atentado de este tipo en Inglaterra ocurrió en 2005, cuando cuatro bombas en el transporte público de Londres dejaron 56 muertos. El ataque fue obra de cuatro islamistas suicidas. Anoche circulaba el video de un hombre que, en árabe, adjudicaba la autoría al Estado Islámico (Isis).

En Manchester, los testigos describieron una gran explosión apenas la artista terminó su recital. "Los servicios de emergencia están respondiendo a una explosión en el Manchester Arena. Hay un número de muertos confirmados y otros heridos", informó apenas ocurrido el hecho la policía de la ciudad inglesa. Poco después, la policía del Gran Manchester enumeró 19 muertos "hasta el momento" y "alrededor de 50 heridos" en un comunicado publicado en Twitter. Más tarde, la CNN aseguró que la policía tenía identificado a un sospechoso, el que sería un terrorista suicida que se hizo volar entre los fans que salían del estadio.

La artista estadounidense Ariana Grande tiene un gran convocatoria entre adolescentes, y el público que asistió al concierto no superaba en su mayoría los 20 años. Poco antes de las 23 hora local, empezaron a circular en las redes sociales noticias de dos explosiones al término del concierto, con testigos hablando también de disparos.

Las imágenes de televisión mostraban a la policía y a los servicios de emergencia llegando en grandes números al lugar, mientras que el servicio ferroviario en la vecina estación de Manchester Victoria se detuvo y los pasajeros fueron evacuados. "Yo y mi hermana, junto a muchos otros, estábamos viendo a Ariana Grande actuar en el Manchester Arena, y ya estábamos saliendo del pabellón a alrededor de las 22,40 a 22,45, cuando se oyó una gran explosión y todos tratamos de huir del pabellón", explicó un espectador, Majid Khan, de 22 años. "Todo el mundo en el lado del pabellón en el que se oyó la explosión vino de repente corriendo hacia nosotros", añadió.

Jade Baynes, de 18 años, explicó que la policía le ordenó que saliera corriendo del lugar. "Hubo un fuerte estruendo y un destello, y todo el mundo salió corriendo". "Ariana Grande acaba de retirarse tras el telón y habían encendido las luces cuando hubo esa gran explosión y una nube de humo. Vi a cinco personas ensangrentadas", dijo al diario The Guardian un joven de Sheffield.

Más tarde, la policía avisó por Twitter que haría una explosión controlada en la zona de la catedral y que nadie debía alarmarse por el nuevo estallido. Se trató al parecer del hallazgo de un segundo explosivo. Posteriormente la policía aseguró que sólo se trababa de ropas abandonadas. Hacer estallar preventivamente un objeto sospechoso es un procedimiento usual en estos casos.

La multitud se había congregado para escuchar a Ariana Grande, una cantante cuyo público es adolescente. El de ayer era el primero de tres conciertos de la artista en Reino Unido, para luego continuar por la parte continental de Europa y América Latina. Grande tiene planeado dar un concierto en Buenos Aires el 5 de julio próximo.

El grado de amenaza de atentados en el Reino Unido es "severo", el segundo más alto en la escala de las autoridades, y significa que es altamente probable que haya atentados.

Antecedente cercano

El último atentado que sufrió el Reino Unido se produjo en marzo, cuando un hombre embistió con su auto a los transeúntes cerca del Parlamento en Londres, antes de matar a un policía que custodiaba el edificio con un cuchillo. Dejó en total seis muertos, antes de ser abatido. El terrorista era un islamista británico, Jalid Masud, de 52 años. El episodio se conoció como "masacre de Westminster". Como ocurre también en Francia y Bélgica, los terroristas suelen ocultarse en las enormes comunidades islámicas existentes en el Reino Unido, lo que hace mucho más difícil su detección y persecución.

Comentarios