Nélida Argentina Zenón: la voz del guaraní
Exclusivo suscriptores

Nélida Argentina Zenón: la voz del guaraní

Se define como "una trovadora rural" y promotora de la lengua nativa. Desde Corrientes desafió distancias, con la música llegó a la ciudad que le dio escenarios y popularidad. Conocé las historias de amistad y folklore
8 de enero 2022 · 03:00hs

“Chamigo cuera, che ya ajhama, jha ayu ara, ñandeyara oipotaro”. Nélida Argentina Zenón se despide con la potencia y el encanto del guaraní, “la lengua madre de América” que marca su raíz y su acento, todavía vivo luego de más de medio siglo de vida en Rosario. Un acento que vuelve a brillar cuando, de inmediato, ella misma se traduce: “Mis amigos, me voy, pero volveré, si Dios quiere, gracias”. Nélida Argentina Zenón, correntina, cantora, compositora, incansable difusora de la música que marca su existencia, el chamamé. Nélida, que a sus 83 años, y luego de sortear las dificultades del Covid, puede celebrar nuevos regresos: a los escenarios, a las giras y, también, a los encuentros virtuales con sus oyentes. Porque es un largo camino el recorrido por la artista nacida en Gobernador Martínez, un pueblo ubicado a unos 50 kilómetros al noreste de Goya y cuyas geografías y costumbres delinearon su destino.

“En mi casa se escuchaba mucho chamamé, porque mi padre tenía almacén de ramos generales, junto con mi tío Salvador. En ese almacén se reunían también los parroquianos no solamente para surtirse. Cuando la familia vendía su cosecha venía completa en sus carros, en sus sulkys o a caballo, y compraban casi todo lo necesario, vestimenta, calzado, gustos personales, para todo el año. Era una verdadera fiesta para la familia, para chicos y grandes. Y por ahí alguno también compraba instrumentos, porque había acordeones, guitarras. Ahí empezaban a probar los instrumentos, algunos ya con ciertos conocimientos. Por supuesto siempre algún chamamé brotaba del teclado de algún acordeón. Yo era muy niña y notaba que eso me apasionaba”.

Facundo Bagnis, un tenista que elige el perfil bajo y ve al tenis como su trabajo.

Facundo Bagnis: "Tomé mi carrera de una manera muy amateur"

Los Globos fueron durante décadas la gran antesala de los Oscar. Ahora su futuro es incierto. Algunos opinan que deberían desaparecer. 

La estrepitosa caída de los Globos de Oro, el premio más glamoroso del cine

"...traía el canto del pueblo profundo, las canciones que por ahí no se animaban a cantar en los grandes escenarios, porque les parecían grotescas o porque traían una gran verdad que no se animaban a decir..." "...traía el canto del pueblo profundo, las canciones que por ahí no se animaban a cantar en los grandes escenarios, porque les parecían grotescas o porque traían una gran verdad que no se animaban a decir..."

Zenón describe las escenas con precisión. Su oficio de difusora, su tempo radial, le dan nitidez a los recuerdos. Allí aparece entonces Pilar Fernández, uno de los músicos estables del conjunto Pueblito Yatay, que se convertiría en el primer maestro de la pequeña Zenón. Por esa época, sucedería entonces un hecho crucial: la llegada del circo Patatín, con la participación de su principal figura artística, Mario Millán Medina. “Frente a mi casa había un terreno baldío donde se instalaban los circos. Millán Medina era íntimo amigo de mis padres porque habían estudiado juntos en el colegio secundario, en la ciudad de Goya. Él estaba contratado por el circo, y hacía la previa en mi casa. Venía ya vestido con su traje blanco bordado, sus botas y su guitarra, que templaba bien tocando algunas canciones. Era como un ritual. El circo se quedó como cuatro meses, y todas las tardes Millán venía a casa. Había una especie de canaleta por la que corría el agua para ir al aljibe, junto a la que él ponía una silla y era como que se inspiraba mirando el patio, donde al fondo teníamos diversos frutales. Él miraba hacia la lejanía, sacaba su guitarra y cantaba. Yo me sentaba en el piso y me apasionaba ver su figura, verlo cantar. Y pensaba que alguna vez yo tenía que aprender a tocar la guitarra y cantar. Fijate qué ambicioso, parecerme a Millán Medina”.

zenon 2 banco 4 plazas barrio belgrano 78115592.jpg

¿No se animaba a pedirle que le enseñara algo?

—¡Nooo! Era el artista principal. Yo estaba dando los primeros pasos en la guitarra con Don Pilar. Mirarlo a Millán era como un agasajo al alma, algo que me quedaba profundamente guardado. Era un recital como para mí. Y él se daba cuenta que yo era su fan número uno, porque apenas llegaba ponía su sombrero al borde de una silla, sacaba la guitarra y yo ya estaba sentada a su lado.

La ambición artística de Nélida empezó a dar frutos prontamente a partir de un punto iniciático: su interpretación de “Naranjerita”, de Osvaldo Sosa Cordero, en un acto de la escuela primaria. “Cuando terminé de cantar mis compañeros me aplaudieron muchísimo. Me sentí tan gratificada por esa demostración de cariño, que en ese momento decidí que era el camino que quería seguir. Esa demostración de tanta afectividad caló muy hondo en mi sentimiento de niña”, recuerda.

La fama de la niña cantora fue creciendo y con ella la invitación a presentarse en escuelas de localidades aledañas: “Se enteraban que había una jovencita que cantaba chamamé y mi padre, que tenía un buen coche, me cargaba y me llevaba a todas partes. Hasta que se inauguró la radio LT6 de Goya, donde me ofrecieron un espacio donde pudiera dar a conocer mi canto. Ahí ya era artista de radio, algo bastante importante para la zona, tenía mi gente que sabía que tal día yo iba a cantar. Me iba en el tren de la mañana y volvía en el de la tarde. Además estudiaba música con la profesora Castillo, que tenía una filial del Instituto Fracassi en Goya. Cuando volvía en el tren, mi padre siempre estaba debajo de unos paraísos que había a una cuadra de la estación, esperando que vuelva su hija cantora. Esa imagen me inspiró para escribirle la canción ‘Al viejo Pedro’, que canto siempre no solamente para mi padre sino para todos los padres del mundo que están esperando el regreso de sus hijos. Yo llegaba, sacaba la mano por la ventanilla y él ya se quedaba tranquilo que había llegado. Y la llegada del tren era como un evento social”.

Por esa época surgió también un llamado desde la capital de Corrientes, donde su nombre había tenido trascendencia, invitándola a sumarse a la delegación correntina en Cosquín. Era el año 1964 y Zenón resultó una de las ganadoras del tradicional festival. Sin embargo, un manejo poco claro de los promotores derivaron en que el reconocimiento no se tradujera en posibilidades concretas de trabajo. “Entre toda la delegación yo resulté ganadora, me entregaron una plaqueta recordatoria y un contrato para participar al año siguiente del festival como profesional --relata--. Con la alegría de todos mis compañeros que fueron testigos de todo lo que aconteció. No había duda que había sido distinguida. Pero volví a mi pueblo, a mi casa, con mis afectos, y resulta que en Buenos Aires un organizador de espectáculos armó una embajada de artistas ganadores de Cosquín en la que no estaba yo, sino otra supuesta ganadora. Entraron a recorrer los grandes festivales del país con esa nominación y la participación de esta señora. Yo seguía en mi pueblo y nada más, volví a mis viejas actividades, sin ser reconocida como ganadora de Cosquín. Que en ese tiempo era un lauro fenomenal, era como ganar un Martín Fierro, un Oscar”.

zenon 3 en Canal 5 de Rosario.jpg

Allí también, los hilos del destino: enterado de la injusticia, el investigador y difusor Lázaro Flury invitó a Zenón a participar de un festival en San Jorge, en calidad de “verdadera ganadora de Cosquín”. Y fue en la localidad santafesina donde un rosarino representante de artistas le propuso un contrato de un mes de trabajo en LT8. El engaño post Cosquín terminaría marcando el rumbo para una visita laboral que se convertiría en residencia permanente.

“En ese momento las radios pagaban un sueldo, de manera que ya tenía para subsistir y seguir adelante, a pesar de que siempre había tenido el aval económico de mi padre. Pero era una cuestión de amor propio. Llegué a Rosario en colectivo, donde me esperaba mi representante, el señor Amorelli, que me había reservado una habitación en una pensión a dos cuadras de la radio. Al otro día fui a la radio, firmé contrato por un mes y a partir de ahí, cada vez que finalizaba mi mes de actuación, me lo renovaban. Así me quedé como seis, siete meses. ¡Ya era más rosarina que correntina!”.

Desde Rosario, Zenón se sumaba a distintos festivales compartiendo cartel con otras personalidades artísticas también representadas por Amorelli: Jorge Cafrune, Mercedes Sosa, Los Gauchos de Güemes, Los Trovadores del Norte. Y, también, Ramón Merlo, a quien conoció en un encuentro fortuito, para sumarse de inmediato a su embajada chamamecera.

“En ese tiempo Ramón Merlo tenía El Cañonazo, y cuando no tenía actuaciones en otros pueblos con Amorelli, siempre estábamos en El Cañonazo. Tiempo después también en el Rancho de Ramón Merlo, que armó en Rodríguez y Arijón y que tenía mayor capacidad que El Cañonazo. También Merlo tenía un programa en LT3 de calle Balcarce, donde iba a cantar con la embajada chamamecera. En esa radio había un locutor que cada vez que yo cantaba se retiraba de la sala. Ese señor era el que presentaba todos los sábados al conjunto de Ramón Merlo. Y todos los sábados hacía lo mismo: cuando yo cantaba él salía de la sala. Hasta que un día eso colmó mi paciencia, lo abordé y le dije:

—Perdonemé pero hay un gesto suyo que me molesta enormemente, quisiera saber si yo canto tan pero tan mal que usted tiene que salir de la sala, que no me soporta. Me incomoda totalmente, me parece una falta de respeto no a mi persona, sino a la música y el mensaje que traigo de mi provincia. Yo vengo con una verdad. ¡Usted me ofende!

—¡Pero no señora! (o señorita, no sé…) Yo lo hago porque me gusta tanto lo que hace que cuando usted canta prefiero ir a la sala de operadores, ponerme los auriculares y que nadie me interrumpa porque no quiero perderme ni una coma de lo que dice.

Aún sorprendida por la respuesta, lo que entonces no imaginó Zenón fue que ése sería el comienzo de un vínculo que la asentaría de una vez y para siempre en esta ciudad: “Cuando me respondió éso empecé a ponerme un poco más flexible (ríe). Podría haber sido una gran mentira, pero lo dijo con tal preocupación que fue muy convincente. Además, hablaba muy bien, así que me convenció enseguida. Y me dijo: ‘Me gusta mucho lo que hace. Usted queda perdida en este grupo donde canta una o dos canciones. Le propongo que en esta misma emisora haga usted un programa, donde le voy a conseguir los anunciantes, y se va a llamar La Peña de Nélida Argentina Zenón’. Fue todo tan sorpresivo para mí, porque tenía muchas ganas de pelearlo pero me salió ofreciendo trabajo. Lo consulté con Amorelli, que me dijo que era una buena oportunidad. En ese tiempo LT3 tenía una audiencia estupenda. Así arrancamos con la famosa Peña, que anduvo muy bien. Pero la cosa es que en la medida que fue pasando el tiempo, la parte artística también se convirtió en una gran relación con este señor, que pasó a ser un poco mi maestro, porque si bien yo hacía rato que venía haciendo radio en Goya, no era lo mismo. Después de la amistad surgió otro tipo de relación, más estrecha, que hizo que me quede por más de 50 años en esta ciudad, formando una hermosa familia, hijos, nietos, con primos, parientes. Ahora somos una multitud”.

Más allá de que se dio esta situación de la continuidad laboral, de la construcción familiar, ¿qué la atrajo de Rosario, qué recuerda de sus primeros días en la ciudad?

—La aceptación total de la gente. Había mucha gente de mi región ansiosa por escuchar su lenguaje, su acento. Tanto que al acento, aún luego de más de medio siglo, no lo he perdido, porque está grabado en mí. Rosario es una ciudad del encuentro de los provincianos, los litoraleños, toda esa gente migrante. En aquellos tiempos el Frigorífico Swift tenía más de mil empleados provenientes de la zona litoral. A pesar de que estaba en una ciudad como Rosario, encontré un público muy adepto a lo que hacía. En ese tiempo, la gran figura del chamamé, en Buenos Aires y los grandes medios, era la señora Ramona Galarza. Pero yo no hacía ese repertorio, por dos motivos: primero porque ella impuso un repertorio con una voz maravillosa, en cambio en mi caso yo sabía que era una decidora del canto de mi pueblo, no una gran cantante. Soy una trovadora rural, traía el canto del pueblo profundo, las canciones que por ahí no se animaban a cantar en los grandes escenarios, porque les parecían grotescas o porque traían una gran verdad que no se animaban a decir. En ese tiempo ya Julián Zini era mi amigo, y venía construyendo temas como “La tierra no tiene dueño” o “Cambá caridá”, obras que luego fueron totalmente prohibidas, que entraron en la lista negra como también entró mi tema “Mate Cosido”. Mi repertorio era muy conocido para la gente que vino de allá y luego no tuvo la oportunidad de escuchar esas obras, sobre todo las de Mario Millán Medina, que denominaron como una música de caricatura, y sin embargo era una observación profunda de las costumbres, de los dichos, de las expresiones auténticas de la gente de nuestra región. Eso era lo que la gente quería escuchar, y que aún quiere escuchar. La prueba de ello está en el Festival de Chamamé que en septiembre se hizo acá en el Anfiteatro de Rosario. Aún guardo en mis oídos el deseo de que la gente me pidiera otra canción, que volviera al escenario a cantar y contar cosas que están en el recuerdo colectivo. Porque canté temas de cuatro o cinco décadas atrás. Algunos a lo mejor escuchaban a sus abuelos cantar esas canciones, otros los habrán escuchado en la radio cuando eran niños. Dios me dio la bendición de tener 83 años y poder seguir cantando con el mismo entusiasmo de cuando lo hice por primera vez. La gente sigue deseando escuchar las cosas que cuentan su terruño, sus costumbres. Porque están lejos en distancia, pero muy cerca en la raíz, por sus mayores, por sus abuelos. En este tiempo estoy cantando para una tercera generación.

zenon 4 en LT8 año 1966 - Rosario en el recuerdo - 1175025_565809310142711_1781417826_n.jpg

Mencionaba que sostuvo el canto del pueblo profundo. ¿Cómo logró mantener la conexión con ese pueblo profundo estando radicada en una ciudad como Rosario?

—Primero sin desviar el camino, la ruta. Sin intentar nuevos géneros, porque están de moda. Si están de moda, algunos son pasatistas. En todas las etapas de mi vida me mantuve en una línea: mostrar lo que es el litoral y su gente, sus personajes y costumbres. Eso está transmitido de una generación a la otra, no se va a perder jamás. Menos en este tiempo en que el chamamé ha sido reconocido a nivel mundial. El chamamé lleva consigo la historia misma de la gente, desde su origen aborigen. La mayoría de mis canciones son en yopará: una mezcla de guaraní con español. Hasta tuvimos el atrevimiento de grabar el Himno Nacional Argentino en guaraní, a partir de una idea mía, con Toto Semhan que hizo la traducción, y junto a Caio Viale, un gran músico de esta ciudad. Fue la primera grabación que se hizo en guaraní del Himno, hace cuarenta años. Ahora, en este tiempo, ya se canta en algunas escuelas. Hay que mantener esa llama. La radio contribuye mucho a que el nombre no desaparezca. Luego del nombre vienen los temas tradicionales, pero también sigo componiendo con muchísimos creadores de este tiempo, con gente como Monchito Merlo, Daniel Franich, Marcia Muller, por mencionar a creadores que en este tiempo le ponen su impronta, su visión musical desde otros espacios donde yo tal vez ya no llegue, porque ellos tienen otra preparación, otros estudios superiores de música. Yo me sigo manteniendo, componiendo, pero siempre manejándome con la vieja escuela. Componer con artistas como los que menciono hace que también las nuevas generaciones, que tienen la posibilidad de escucharlos, vayan interesándose en ese tipo de música. Siempre sin alejarnos del chamamé.

¿Qué lugar tiene hoy el chamamé en los medios masivos de comunicación? Sin dejar de lado que, después de tres décadas en Radio Nacional Rosario, hace algunos años debió dejar ese espacio y cambiar de emisora.

—En los medios masivos tiene muy poco lugar, sigue siendo un acontecimiento que se invite a un chamamecero. Y cuando lo hacen citan siempre a los mismos. Hay una cantidad de artistas jóvenes, nuevos, talentosísimos. Pero para eso hay que ir a la Fiesta Nacional del Chamamé en Corrientes, que se extiende por diez días, con una convocatoria extraordinaria. Es una maravilla, con una cantidad de jóvenes que asisten a aplaudir y disfrutar del chamamé. Yo acabo de hacer un viaje desde Corrientes hasta Rosario, tratando de sintonizar radios para hacer una evaluación de cómo se escucha el chamamé. Salvo en algunas pequeñas Fm de algunos pueblos lejanos, donde sí se escucha el chamamé, en las grandes radios no hay programas. Todavía falta muchísimo. Hay que seguir trabajando, hay que seguir sembrando. Lamentablemente todavía no es el tiempo de cosecha a nivel nacional. A pesar de que cada litoraleño que viaja hacia otro lugar, por distintos motivos, en la valija del corazón lleva prendido el chamamé. Ahora, por razones de pandemia, no estoy en la radio, hago todas las tardes por streaming nuestro programa (“Fortín Litoral”). Y recibimos saludos, mensajes, deseos de escuchar determinadas obras, que nos van marcando la pauta del gusto que la gente conserva por temas antiguos. Por eso digo, a quienes tienen la posibilidad de hacer sus programas: no tengan miedo al fracaso, porque difundir lo nuestro, lo auténtico, nunca es un fracaso. No se mide por la cantidad de gente, sino por el sentimiento del pueblo. Se reúne el abuelo, se acerca el nieto que va pasando con la cabeza con otro tipo de melodías, pero en el oído le queda el chamamé. Lo digo por mis nietos, a los que por ahí pesco cantando algunas de las obras chamameceras que difundo. Ellos, por supuesto, tienen su música, sus preferencias, pero les queda un poco del chamamé. Amigos, seamos legiones de difusores del chamamé.

Influencias

“Para mi canto, hubo un cantor que me impactó mucho cuando era chica y escuchaba con muchísima atención, que se llamó Pedro De Ciervi, el Campiriño Pedro, que cantaba con el Cuarteto Santa Ana. Siempre tenía una sonrisa en el rostro, nunca un mal gesto, un gesto de agresividad, de disconformidad. Siempre transmitía alegría. Daba la sensación de que internamente también disfrutaba todo lo que cantaba. Lo seguí tanto, que canté su repertorio en su homenaje. Fue una de las figuras que me marcó mucho. Después, por supuesto, Millán Medina, por el hecho de tener una vinculación tan estrecha con mi familia, por acompañarnos tantas tardes tan lindas e inolvidables. Y después desde la música los clásicos del chamamé: Tránsito (Cocomarola), Ernesto (Montiel), Blasito Martínez Riera, Tarragó Ros padre, Julio Luján, Abelardo Dimotta. Hay tantos… Y estoy quedando en deuda con un montón de gente. Fue gente que se la jugó y le dieron para adelante, los que abrieron surcos. No se fijaron a ver si otro género podía aportarles mayor rédito económico. Todos seguimos ese camino. Soy una humilde difusora y humilde cantora, no hice plata como para invitarte a mi mansión o mi estancia. Pero mi objetivo no ha sido ése, sino mostrar quiénes somos, de dónde venimos, para dónde vamos. Dejar un legado a las nuevas generaciones. A mí me graban mucho los conjuntos jóvenes, graban obras que van surgiendo con temáticas actuales. Eso me llena el corazón de gozo, es mi mejor remuneración”.

Buscando el sonido rosarino

“El sonido rosarino se aleja por supuesto del chamamé. Es una especie de música que tiene que estar un poco más emparentada con lo melódico, con el rock más liviano. Con ópticas de los autores, de los creadores, de esta región. Tiene métricas que no tienen que ver con el chamamé, con otras síncopas. El chamamé tiene una síncopa muy especial que no es fácil lograr. Sí hay un tema, la ‘Oración del Remanso’ de Jorge Fandermole, que tiene mucho que ver con la música del litoral. No hay allí un chamamé tradicional, pero sí es un ritmo 6x8, que define muy bien la costa de esta zona. Es un tema que identifica a toda esta región. Su autor ha logrado encontrar una temática que ha trascendido los límites del país. Estuve viendo una tuna española donde cantaban maravillosamente la ‘Oración de Remanso’, cosa que me emocionó hasta las lágrimas. Seguramente el autor no sabe de la emoción que siento cuando escucho su canción. Porque no lo sentí solamente al escuchar esa tuna española, esa felicidad de saber que están cantando con un ritmo muy próximo a nuestro chamamé, esa canción divina. Hay un canto rosarino, hecho por rosarinos. En algunos casos, como en este tema, emparentada o con aires de chamamé. Es una canción que creció con una fuerza enorme, con su propia savia”.

Textos: Edgardo Pérez Castillo

Imágenes: Archivo diario La Capital, Fundación memoria del Chamamé y Rosario en el recuerdo

http://www.fundacionmemoriadelchamame.com/biografia/493/

https://es-la.facebook.com/rosarioenelrecuerdo/photos/a.929760270414278.1073741826.284437338279911/565809310142711/?type=3

Ver comentarios

Las más leídas

Billetera Santa Fe:  por ahora, suspenden la reducción de beneficios

Billetera Santa Fe:  por ahora, suspenden la reducción de beneficios

Un hombre de 52 años falleció tras volcar en la autopista a Córdoba

Un hombre de 52 años falleció tras volcar en la autopista a Córdoba

Un argentino quiere el águila del Graf Spee para hacerla volar en pedazos

Un argentino quiere el águila del Graf Spee para "hacerla volar en pedazos"

Edición impresa

lunes 10 de enero de 2022

tapa.jpg

Billetera Santa Fe:  por ahora, suspenden la reducción de beneficios

Voceros de la Casa Gris le confirmaron a La Capital que se mantienen los descuentos en los días y porcentajes vigentes hasta ahora

Billetera Santa Fe:  por ahora, suspenden la reducción de beneficios

Por Lucas Ameriso

Un repartidor murió tras chocar con una camioneta en Arroyito
La Ciudad

Un repartidor murió tras chocar con una camioneta en Arroyito

Pandemia

Rosario reportó poco más de mil nuevos casos de Covid y no hubo muertes

Un hombre de 52 años falleció tras volcar en la autopista a Córdoba
La Región

Un hombre de 52 años falleció tras volcar en la autopista a Córdoba

Algunos en nuestro espacio tienen la posición de que explote todo, dijo Morales
Política

"Algunos en nuestro espacio tienen la posición de que explote todo", dijo Morales

Otra vez se suspendieron los cruces a la isla desde La Fluvial
La Ciudad

Otra vez se suspendieron los cruces a la isla desde La Fluvial

Dejanos tu comentario
Las más leídas
Billetera Santa Fe:  por ahora, suspenden la reducción de beneficios

Billetera Santa Fe:  por ahora, suspenden la reducción de beneficios

Un hombre de 52 años falleció tras volcar en la autopista a Córdoba

Un hombre de 52 años falleció tras volcar en la autopista a Córdoba

Un argentino quiere el águila del Graf Spee para hacerla volar en pedazos

Un argentino quiere el águila del Graf Spee para "hacerla volar en pedazos"

Detuvieron al hijo de Antonio Ríos acusado de abusar de una nena de 8 años

Detuvieron al hijo de Antonio Ríos acusado de abusar de una nena de 8 años

Video: muertes tras un derrumbe sobre lanchas con turistas en Brasil

Video: muertes tras un derrumbe sobre lanchas con turistas en Brasil

Lo más importante
Billetera Santa Fe:  por ahora, suspenden la reducción de beneficios

Por Lucas Ameriso

La Ciudad

Billetera Santa Fe:  por ahora, suspenden la reducción de beneficios

Un repartidor murió tras chocar con una camioneta en Arroyito

Un repartidor murió tras chocar con una camioneta en Arroyito

Rosario reportó poco más de mil nuevos casos de Covid y no hubo muertes

Rosario reportó poco más de mil nuevos casos de Covid y no hubo muertes

Un hombre de 52 años falleció tras volcar en la autopista a Córdoba

Un hombre de 52 años falleció tras volcar en la autopista a Córdoba

Ovación
La apuesta de Ardusso en el TC: Me pueden potenciar y puedo potenciarlos

Por Gustavo Conti

Ovacion

La apuesta de Ardusso en el TC: "Me pueden potenciar y puedo potenciarlos"

Agustina Bouza: No sé si me retiraré, el hockey es todo para mí

Agustina Bouza: "No sé si me retiraré, el hockey es todo para mí"

Newells: ¿qué equipo titular podría armar hoy Sanguinetti?

Newell's: ¿qué equipo titular podría armar hoy Sanguinetti?

Central cierra a Novillo o irá por otro nombre espontáneamente

Central cierra a Novillo o irá por otro nombre espontáneamente

Policiales
Nina la bebé de Roldán que padece AME sigue esperando un milagro

Por Delcia Karamoschon

La Región

Nina la bebé de Roldán que padece AME sigue esperando un milagro

Facundo Bagnis: Tomé mi carrera de una manera muy amateur

Por Pablo Mihal

Exclusivo suscriptores

Facundo Bagnis: "Tomé mi carrera de una manera muy amateur"

En 2001 fue la propia dirigencia la que salvó al sistema político

Por Mariano D'Arrigo

Politica

"En 2001 fue la propia dirigencia la que salvó al sistema político"

Billy Preston, el músico que cambió el final de The Beatles
Cultura y libros

Billy Preston, el músico que cambió el final de The Beatles

Deuda con FMI: el gobierno  busca consolidar el  frente interno en una áspera negociación
Política

Deuda con FMI: el gobierno busca consolidar el frente interno en una áspera negociación

Causa Casco: pedido de excarcelación del ex jefe de la comisaría 7ª

Por Martín Stoianovich

Policiales

Causa Casco: pedido de excarcelación del ex jefe de la comisaría 7ª

Coronavirus: Rosario sumó 2.473 nuevos contagios y en la provincia fueron 7.609
PANDEMIA

Coronavirus: Rosario sumó 2.473 nuevos contagios y en la provincia fueron 7.609

Geriátricos restringen visitas y salidas por la suba de contagios
La Ciudad

Geriátricos restringen visitas y salidas por la suba de contagios

Cayo La pelada, líder de una banda delictiva de la villa Flammarión
POLICIALES

Cayo "La pelada", líder de una banda delictiva de la villa Flammarión

Más de 30 mil alumnos participan de  Verano Activo en toda la provincia
LA REGIÓN

Más de 30 mil alumnos participan de "Verano Activo" en toda la provincia

Frana: Las obras en marcha construyen una Santa Fe más justa y equilibrada
LA REGIÓN

Frana: "Las obras en marcha construyen una Santa Fe más justa y equilibrada"