Política

El Obelisco y otros puntos del país potenciaron los reclamos al gobierno

Luego del banderazo, Macri respaldó las "movilizaciones pacíficas". En el PJ adelantaron que volverán a marchar en defensa del presidente

Lunes 12 de Octubre de 2020

Con epicentro en el Obelisco porteño, manifestantes expresaron su rechazo a las políticas públicas impulsadas por el gobierno nacional, en el marco de una protesta convocada por las redes sociales bajo el hashtag #12O y que tuvo sus réplicas en varias ciudades de país.

“Queridos argentinos: las crecientes movilizaciones pacíficas, el coraje y la convicción de las personas que las acompañan, son la demostración de que, a pesar de nuestros problemas actuales, tenemos que ser muy optimistas respecto de nuestro futuro”, tuiteó el ex presidente Mauricio Macri, apenas concluido el banderazo.

En automóviles o a pie, y con variadas consignas escritas en carteles que emulaban banderas argentinas, los manifestantes cantaron el Himno Nacional y se pronunciaron en “defensa de la Justicia”, de la “República” y en contra del aislamiento obligatorio dispuesto para evitar el avance del coronavirus.

“Es una convocatoria ciudadana y nos sumamos, porque el rol de la oposición es defender la libertad y la República”, afirmó la titular del PRO, Patricia Bullrich, al llegar a bordo de un automóvil (junto al bailarín Maximiliano Guerra) al Obelisco.

Bullrich encuadró la manifestación en la necesidad de la gente de “defender su comercio, el trabajo, para que la Argentina sea un país de progreso y de movilidad social”.

“Hay mucha decadencia”, respondió un hombre cuando la prensa le preguntó por qué se había sumado a la protesta. “Todos somos (Carlos) Rosenkrantz”, decía uno de los carteles visibles en torno al Obelisco, en alusión al presidente de la Corte Suprema.

Otra pancarta, que postulaba el “NO” a la reforma judicial, era sostenida por una mujer que refirió que “la libertad está en manos de la Justicia” y que, por eso, había que “defenderla” y resistir la iniciativa de modificar el fuero federal impulsada por el gobierno.

Enfrentados

La ciudad bonaerense de Olivos, frente a la quinta presidencial, reunió a detractores del gobierno —por un lado— y a organizaciones políticas, gremiales y sociales en apoyo al presidente Alberto Fernández, por el otro.

Si bien en un primer momento hubo cierta tensión entre ambos grupos, tras el armado de un cordón policial cada uno ocupó su propio espacio. “Quiero un país mejor donde los corruptos estén presos y nuestros hijos puedan ir al colegio”, expresó una vecina de la zona. Sectores del peronismo adelantaron que marcharán “cuantas veces sea necesario” para cuidar al presidente

Con el correr de la tarde, el cruce de las avenidas 9 de Julio y Corrientes fue ocupado por vehículos, todos ostentando en los techos y parabrisas banderas argentinas. Algunos de los manifestantes se mostraron sin barbijos, pese a que tanto autoridades porteñas como nacionales pidieron tomar recaudos por los riesgos de contagio de Covid-19.

“Seguimos en pandemia, no tenemos vacuna y, por eso, si bien manifestarse es un derecho, les pedimos a quienes lo hagan que sea con cuidado”, había aseguró a la mañana el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli.

En tanto, el Centro Cívico de Bariloche también fue escenario de una manifestación, que se transformó luego en una marcha “para que se encamine el país” y “para que los chicos vuelvan al colegio”.

“Renuncien ya las autoridades de la provincia y libertad para los trabajadores”, fueron algunas de las expresiones de los manifestantes en la ciudad de Córdoba.

Paralelamente, el titular del comité nacional de la UCR, Alfredo Cornejo, sostuvo que la protesta es “una expresión genuina y no la convoca ningún partido”. E insistió en cuestionar al gobierno con el argumento de que, a su entender, “la estrategia sanitaria fracasó”.

Se trató de la octava manifestación en contra de la gestión de Fernández durante la cuarentena. Las anteriores fueron el 20 de junio, el 9 de julio, el 1º, 17 y el 26 de agosto y el 13 y el 19 de septiembre pasados.

Repudiaron escrache a CFK

En tanto, el presidente cuestionó la convocatoria de sectores opositores a protestar frente al edificio donde reside Cristina Kirchner y dijo que ese tipo de acciones “sólo fomenta la grieta y daña la convivencia democrática”.

Por su parte, el jefe de Gabinete nacional, Santiago Cafiero; el ministro de Interior, Eduardo Wado De Pedro, y su par de Defensa, Agustín Rossi, condenaron la inclusión de la casa de la vicepresidenta entre los puntos de convocatoria de la movilización.

Vía Twitter, la vicegobernadora de Santa Fe, Alejandra Rodenas, acompañó el pronunciamiento de Fernández: “La Argentina que soñamos y para la cual trabajamos todos los días desde el respeto y la tolerancia, estará agradecida de sus palabras. Y de su compromiso con la institucionalidad, siempre”.

En esa línea, el diputado provincial Leandro Busatto (Frente de Todos, FdT), aseveró: “Más allá de convocar marchas en medio de una pandemia, contra todas las recomendaciones, se puede hacerlo en plazas, frente a la Casa Rosada o el Congreso. Pero difundir y legitimar movilizaciones a casas particulares se emparenta más con un apriete que con la legitima protesta”.

A su vez, el ex ministro de Economía Roberto Lavagna llamó al oficialismo a “ejercer el lugar que le asignó la ciudadanía” y a la oposición a ser “constructiva”, a la vez que advirtió que “la sociedad argentina no está para soportar extremismos de derecha ni de izquierda”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS