Política

Asambleístas defienden la tarjeta de control del paso de vecinos

Integrantes de la Asamblea  Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú defendieron hoy el uso de una  tarjeta para controlar el paso de vecinos en los 10 kilómetros que van  desde el corte de la ruta 136 hasta el puente internacional San  Martín...

Miércoles 30 de Enero de 2008

Buenos Aires-  Integrantes de la Asamblea  Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú defendieron hoy el uso de una  tarjeta para controlar el paso de vecinos en los 10 kilómetros que van  desde el corte de la ruta 136 hasta el puente internacional San  Martín, y atribuyeron ese mecanismo a la necesidad de “optimizar y  evitar demoras” a quienes necesiten atravesar esa franja para ir a  trabajar.

Asimismo, el asambleísta José Pouler expresó su esperanza de  que en la reunión que un grupo de ambientalistas mantendrán “en la  primera quincena de febrero” con la presidenta Cristina Fernández  “puede salir algo positivo”, aunque no en el corto plazo, “para  cortarle el oxígeno a Botnia”, la pastera instalada en Fray Bentos y  otras plantas que quisieran ir a ese lugar.

“Esperamos tener una charla directa (con la mandataria) en la  cual uno le pueda expresar el sentir social que nos obliga a hacer  todo esto que estamos haciendo”, remarcó Pouler, en alusión al  corte del paso internacional hacia Uruguay que desde hace dos años y  y medio llevan adelante los asambleístas de Gualeguaychú.

En diálogo con radio América, el ambientalista restó impacto al uso de la llamada “tarjeta vecinal” que vienen utilizando los  manifestantes para controlar el paso de vecinos que necesitan  atravesar el piquete. 

“No hay que pensar cosas que no son”, subrayó Pouler y señaló  que ese “cartón”, en el que consta el nombre completo del  portador, su lugar de trabajo y la patente del coche que usa, “es para  optimizar y evitar demoras y preguntas a la gente” que necesita ir a  la franja que va desde la interrupción de la ruta 136 hacia el  puente.

Pouler lo explicó así: “Como entre el corte y el puente hay  más de 10 kilómetros, en los cuales hay establecimientos rurales, un aserradero muy grande, cultivos de arándanos, un coto de caza,  colmenares, entre otros emprendimientos, empezó a dejarse pasar a  la gente que trabajaba de ese lado”.

Explicó que “como durante estos 14 meses de bloqueo económico  y turístico hacia el gobierno uruguayo incluyó un invierno muy  duro, durante el cual mucha gente sufrió enfermedades como pulmonías  y neumonías, venía el recambio de gente” y se necesitaba un  sistema que permitiera a los asambleístas que reemplazaba a sus  compañeros identificar a quienes normalmente atravesaban el piquete “para  ir a trabajar”.

Al reivindicar todas las medidas de fuerza decididas por la  Asamblea contra la pastera de Botnia, Pouler advirtió que la “contaminación es en el largo tiempo, progresivamente e  irreversible en el momento que ocurra, o sea, que de acá a cinco, seis años  vamos a saber realmente cuál es la contaminación”.

Respecto de la reunión que ambientalistas mantendrán con la presidenta el mes próximo, Pouler se esperanzó en que de ese  encuentro “pueda salir algo positivo, aunque no en el corto plazo”.

En ese sentido, destacó que “se están analizando en diferentes  áreas del gobierno la implementación de la Ley de la Madera y del  Código Aduanero que sería como quitarle el oxígeno  a la pastera Botnia y a las que se quieran instalar porque ya no  podrían comprar estructuras de este lado ni de Chile porque no  podrían pasar por acá”.

“En el caso de Botnia -añadió- los insumos químicos los  dejaría automáticamente de adquirir, y con la Ley de la Madera tendrían  que pensarlo muy bien el resto de las pasteras si quieren venir a  un lugar donde al cabo de dos años no van a tener insumos”. (DyN)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario