Policiales

Piden 25 años de prisión para el acusado de un doble crimen en Lima y Cerrito

La fiscal Marisol Fabbro solicitó esa pena para Claudio "Morocho" Mansilla al inicio del juicio oral por los homicidios de Kevin Nieri y Leonel Bubacar

Martes 22 de Junio de 2021

Más de quince tiros disparados desde un auto hacia la entrada de un pasillo de Lima y Cerrito mataron en una emboscada a los amigos Kevin Nieri y Leonel Bubacar, de 16 y 18 años, en septiembre de 2018. Por ese doble crimen y un ataque a tiros a familiares de las víctimas cometido al día siguiente, un hombre de 38 años comenzó a ser juzgado en la mañana de este martes. La fiscal Marisol Fabbro pidió 25 años de prisión para Claudio “Morocho” Mansilla como autor de los homicidios, por la balacera posterior y por agredir a los policías que lo apresaron tres meses más tarde en Capitán Bermúdez.

El doble crimen de Lima y Cerrito tuvo como telón de fondo una pelea territorial por la venta de drogas. La investigación determinó que los jóvenes fueron engañados por un conocido que los condujo hasta la entrada del pasillo, donde los esperaba una lluvia de balas calibre 9 milímetros. El debate oral y público por el caso está a cargo de un tribunal integrado por los jueces Hernán Postma, Nicolás Foppiani y Pablo Pinto. En su alegato de apertura la fiscal Fabbro solicitó que el acusado sea condenado a 25 años de prisión por una serie de delitos.

Mansilla está acusado de haber efectuado desde un auto los disparos que abatieron a los dos jóvenes la noche del 23 de noviembre de 2018 a las 23.15. Kevin, de 16 años, y Leonel, de 18, estaban en la casa de uno de ellos sobre el final de un pasillo de Lima al 2100. Según la acusación, hasta esa casa llegó un conocido de ellos y cuñado del acusado, quien los convenció de salir a la vereda para resolver un conflicto que tenían con Mansilla. Un adolescente de entonces 16 años, Brian P., fue acusado en un juzgado de Menores como quien entregó a las víctimas.

En el ingreso al pasillo los estaban esperando en un auto desde el que, sin darles tiempo a reaccionar, partieron no menos de quince balazos, según se desprende de la cantidad de vainas servidas calibre 9 milímetros levantadas en la escena del crimen. Kevin recibió tiros en tórax, abdomen y brazos mientras que Leonel fue herido en el cráneo, tórax, abdomen y ambas piernas.

>>Leer más: Entrega y pelea territorial, trasfondo de un doble crimen

Un joven de 19 años que vive en el lugar dijo que apenas escuchó los disparos salió a la calle, vio a las víctimas heridas y convenció a un vecino taxista de que los llevara hasta el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez, adonde los heridos llegaron sin vida. Nieri murió por una hemorragia masiva de tórax y Bubacar, a quien le decían Ozuna, por destrucción craneoencefálica.

A las 7 de la mañana siguiente un grupo de familiares de las víctimas fue atacado a tiros desde un auto Peugeot 206 bordó cuando estaban reunidos en Servando Bayo y Riobamba. Un hermanastro de Bubacar identificado como Joel David V. resultó herido en una rodilla. Por este incidente a tiros otro adolescente de 16 años, Lucas M., fue imputado en la justicia de Menores como quien conducía el auto, en tanto que Mansilla llegó a juicio como el autor de los disparos.

La investigación se encaminó al establecerse que los familiares habían sido baleados desde un Peugeot 206. El 3 de octubre personal de Homicidios de la por entonces Policía de Investigaciones (PDI) practicó cuatro allanamientos. Dos se realizaron en una vivienda de la zona sudoeste y otro en Esmeralda al 3700, de barrio Tablada, donde fue apresado Lucas M.

>>Leer más: Prorrogaron la prisión preventiva de un acusado por un doble homicidio

En la vivienda se secuestró ese vehículo y otros materiales de interés para la causa. Los otros dos allanamientos fueron en Granadero Baigorria y en un domicilio de Mansilla en Buenos Aires al 600 de Capitán Bermúdez.

Dos meses después, el 6 de diciembre de 2018, personal de la misma división de la PDI volvió a la misma cuadra de Capitán Bermúdez. Los uniformados estaban esperando al acusado y cuando salió de una casa fueron tras él. Al notar la presencia policial intentó fugarse y fue perseguido a pie hasta Ferrari al 100, donde finalmente fue detenido a las 10.45.

Como golpeó al personal policial con la intención de evadirse, la fiscal Fabbro lo acusó por resistencia a la autoridad, además de dos hechos de homicidio agravado por uso de arma de fuego y la intervención de un menor de edad, abuso de armas y la portación ilegal de un arma de guerra.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario