Policiales

Pasará 16 años en prisión por matar a tiros a un vecino en una discusión

La Cámara confirmó la condena para Néstor "Chichón" Gómez por el homicidio de Leonel Enríquez, ocurrido en octubre de 2013

Lunes 06 de Noviembre de 2017

"A ese gil de mierda mañana lo vamos a matar". La advertencia que escuchó una noche de octubre de 2013 la novia de Leonel Alejandro Enríquez de parte de dos muchachos que la acosaron en la calle se cumplió al pie de la letra. A la mañana siguiente el joven estaba en la puerta de su casilla en la zona noroeste cuando llegaron los agresores. Primero discutieron y después se trenzaron a golpes hasta que uno le ordenó al otro: "Quemalo, quemalo". El que estaba armado no dudó y le efectuó dos letales disparos al pecho.

Cuatro años más tarde, un tribunal confirmó la condena a 16 años de prisión de Néstor Jesús "Chichón" Gómez como autor de esos disparos. El hombre de 26 años, detenido dos meses después del crimen, es el segundo condenado por el caso. El otro es Daniel Escalada, quien había pactado en un juicio abreviado una pena de 11 años de prisión.

Los jueces de Cámara Daniel Acosta, Alfredo Ivaldi Artacho y Gustavo Salvador confirmaron días atrás la condena impuesta a Gómez en diciembre por el juez de Sentencia Edgardo Fertitta tras un juicio escrito. Una de las pruebas que evaluaron los camaristas es el testimonio de Escalada, quien confesó su participación en el ataque señaló a Gómez como el tirador.

La revisión del fallo se produjo tras una apelación del defensor Eduardo Sosa planteando la falta de pruebas. El fiscal Guillermo Corbella pidió la confirmación del fallo al igual que el abogado querellante Jorge Alcaraz en representación de la familia de la víctima.

Buen pibe

Enríquez, de 23 años, fue asesinado a media mañana del lunes 28 de octubre de 2013. Estaba en su casa de Salvat A-27, una zona de descampados en el noroeste rosarino ubicada detrás del barrio Rucci. Alrededor de las 11.30 de ese día pasaron por ese lugar dos personas que lo conocían y que en aquel momento los vecinos identificaron como "Dani" y "Chichón".

Luego de una discusión breve que se extendió hasta la esquina de Salvat y Camino de los Ladrilleros lo mataron bajo un poste de luz. Los vecinos recogieron dos vainas y un amigo del herido lo llevó hasta el Hospital Alberdi. Murió cerca de las 13.30.

"Era un buen pibe, hacía changas de albañilería, cortaba el pasto, todas cosas como para ir tirando. Trabajaba de vez en cuando en una panadería", comentó entonces un amigo del muchacho. Por entonces sus allegados comentaban que los atacantes estaban ligados al narcomenudeo pero aclararon que Enríquez "no estaba en contacto con el tráfico de drogas ni tenía antecedentes penales".

Lo que se desprende del primer fallo penal es que entre la víctima y los agresores había una bronca previa, pero el detonante fue que éstos que se intentaron sobrepasar con la novia del joven.

Acosada

La chica contó en el juicio que la noche anterior Chichón y Dani la habían acosado en la calle. Ella les respondió que tenía novio, ellos quisieron saber quién era y cuando les dio el nombre de Leonel amenazaron: "Ah, sí, a ese gil de mierda mañana lo vamos a matar".

"Me preguntaron donde vivía Leo y yo les respondí que no sabía. Me siguieron molestando hasta que me metí en un quiosco", reveló. A la mañana siguiente iba a comprar una gaseosa cuando volvió a cruzarlos: "Ellos me quisieron dar un beso y los esquivé".

Al rato se encontró con Leo, se quedaron charlando en la calle y entonces volvieron a irrumpir en moto los mismos jóvenes. "Uno le dice al otro: «Mirá, la morocha de anoche se quiere propasar conmigo». Y entonces se empiezan a pelear con Leo que me quiso defender".

"Leo les dice que soy su chica —continuó la novia de la víctima— y ahí se empiezan a pelear. Yo seguía caminando porque era una discusión de hombres y escuché un tiro, no vi quién disparó. Pasa el Leo por al lado mío y me pide que llame una ambulancia con la mano en el pecho. Cuando me dice eso escucho otro disparo".

"Quemalo, guacho"

De acuerdo con la reconstrucción del caso de la Fiscalía y la querella, los agresores primero discutieron con la víctima hasta que Escalada se trenzó a golpes de puño con Enríquez. Todo eso ocurrió frente a un amigo de la víctima al que Gómez amedrentó con el arma para que se mantuviera al margen.

Desfavorecido en la pelea, en un momento Escalada gritó: "Quemalo, guacho, quemalo". Y entonces Gómez le disparó a la víctima al pecho. El joven herido comenzó a escapar pero el tirador se acercó y volvió a tirar, esta vez por la espalda.

El amigo de la víctima también aportó un relato del hecho durante el juicio. "Ese día yo estaba con él y me dice: «Mirá, con aquellos que vienen hay bronca. No te metas porque se la van a agarrar con vos». Discutieron un rato. Leo se estaba yendo hasta que vio que se pusieron hablar con su chica y les dijo que no la molestaran. Con uno se agarró a golpes y cuando se separaron el otro le disparó".

Con estos testimonios, Gómez fue condenado como coautor de un homicidio agravado y por la portación de una pistola calibre 38. El acusado intentó desligarse: "Escalada me echa la culpa a mí porque yo con él tuve problemas. Es mi primo pero me pegó un tiro en la panza". Sin embargo, los camaristas evaluaron que esa declaración no fue la única que lo señala como el tirador.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario