Policiales

Liberaron a ocho policías de un peaje acusados por extorsión y robo a turistas

Los ocho policías que fueron detenidos bajo acusación de extorsionar, privar de la libertad y robar pertenencias a dos turistas que venían a Rosario, uno de ellos un español, fueron liberados por orden judicial, aunque esta semana volverán a Tribunales para ser indagados.

Lunes 14 de Enero de 2008

Los ocho policías que fueron detenidos bajo acusación de extorsionar, privar de la libertad y robar pertenencias a dos turistas que venían a Rosario, uno de ellos un español, fueron liberados por orden judicial, aunque esta semana volverán a Tribunales para ser indagados. Al mismo tiempo, el gobierno provincial comunicó el pase a disponibilidad de los efectivos implicados en el caso, que ya había originado el relevo de los dos jefes de la repartición a los que aquellos pertenecer.
  La denuncia, de ribetes escandalosos, fue radicada el viernes por dos jóvenes que venían a Rosario a pasar el fin de semana. Se trata de un argentino de 27 años y su primo, un turista español originario de Palma de Mallorca, de 25 años, que trabaja en hotelería. Los denunciantes aseguraron que vivieron una pesadilla tras ser detenidos en el peaje de General Lagos por efectivos de la Patrulla de Caminos.

Tres horas de paseo. En una requisa exhaustiva del vehículo, que tenía su documentación en regla, los policías encontraron unas pastillas tranquilizantes. Les dijeron, según la presentación, que les harían una denuncia en la Justicia federal por ello. Terminaron exigiéndoles dinero para no implicarlos. El joven español llamó entonces por un celular a sus familiares para que les hicieran un giro que, según dijeron, cobraron en un local de Rosario y entregaron a los policías. Después de tres horas de estar retenidos los viajeros fueron liberados.
  El turista que traía a su primo español a Rosario trabaja en una empresa de productos para peluquería de San Antonio de Padua, en el conurbano bonaerense. Estremecido por la experiencia vivida, llamó a su jefe y como éste estaba en Mar del Plata le aconsejó que se contactara con un abogado de la firma. El profesional le sugirió que si estaba con un ciudadano español acudiera al consulado de ese país en Rosario.
  Así lo hicieron hicieron. El canciller del Consulado General de España en Rosario, Gerardo Hernández, los acompañó a hacer la denuncia ante la fiscal Cristina Rubiolo. La jueza de Instrucción Nº 6, Raquel Cosgaya, ordenó medidas que derivaron en las detenciones de ocho policías. También allanó los domicilios de cinco de ellos. Pero ayer resolvió liberarlos hasta convocarlos a indagatoria.
  Fuentes judiciales señalaron que cinco de los ocho policías están muy comprometidos. No se los acusa de exacciones ilegales (pedido de una coima) porque el delito supuesto, a criterio de los acusadores, es de una gravedad mucho mayor: se les imputa por haberlos extorsionado, privado de libertad ilegalmente entre las 10.15 y las 13.15 del viernes y robado elementos de peluquería que el turista bonaerense tenía para comercializar.

Un giro en euros. “Los turistas aseguran que no tuvieron opción: estaban ante empleados públicos armados que los amenazaron. Se trata de extorsión porque los policías, según la denuncia, ejercieron una presión que fue una exigencia deliberada de dinero”, sostuvo la fuente tribunalicia.
  Los dos denunciantes afirman que una patrulla los acompañó a cobrar el giro en un local de Western Union de San Martín al 3500, donde les entregaron a los policías el contravalor de 800 euros. También sostienen que nos los dejaron ir inmediatamente sino que los hicieron dar vueltas. Señalaron que pasaron por un basural y que debajo de un puente de avenida de Circunvalación los uniformados se apoderaron de los elementos que tenían en el auto.
  Los dos turistas se fueron de Rosario pero tendrán que volver esta semana para una rueda judicial de reconocimiento donde deberán decir si los policías imputados son quienes los sometieron al periplo que denunciaron. Entre las medidas requeridas está la comparecencia del jefe del turista porteño para que se refiera al llamado que le hizo su empleado cuando estaba a merced de los policías.
  Según la denuncia, los policías hicieron abandono de servicio durante las tres horas que habría durado la secuencia. Esa omisión laboral es la que supuso, por orden del Ministerio de Seguridad de la provincia, el relevo de los dos jefes de la Patrulla de Caminos debido a la falta de control del personal a cargo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario