Policiales

La Justicia federal pidió llevar a juicio oral por narcotráfico a miembros de Los Monos

El principal requerimiento es para Ariel Máximo "Guille Cantero y Jorge Emanuel Chamorro, sindicados junto a sus parejas como organizadores de una estructura criminal destinada al tráfico de estupefacientes.

Miércoles 28 de Marzo de 2018

Los líderes de Los Monos están en la mira de la Justicia federal. La Fiscalía pidió que se eleve a juicio oral a Ariel Máximo "Guille" Cantero y Jorge Emanuel Chamorro, cerebros de la banda, y otros 32 integrantes de la organización criminal por narcotráfico.
La solicitud fue realizada por la Fiscalía 3 de Rosario, a cargo de Adriana Saccone, y el fiscal a cargo de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar), Diego Iglesias.
Los fiscales solicitaron que Ariel Máximo Cantero, Jorge Emanuel Chamorro, Vanesa Jaqueline Barrios y Jesica Lloan respondan en el debate oral y público como organizadores de una estructura criminal destinada al tráfico de estupefacientes, en la modalidades de transporte, fabricación y comercialización, en la que tuvieron intervención más de tres personas de forma organizada.
>>Las acusaciones sobre otros miembros de la organización son:
>>Horacio Castagno y Daniel Monserrat: tráfico de estupefacientes en la modalidad de fabricación y comercialización, agravado por la intervención organizada de más de tres personas.
>>Luis Cesar Peñalba y Luis Pedro Peñalba: partícipes necesarios del delito de tráfico de estupefacientes en la modalidad de transporte agravado por la intervención de tres o más personas.
>>Elías Javier Sánchez, Elizabeth Soledad Cocimi y Andrés Pablo Lasalle: coautores del delito de tráfico de estupefacientes en la modalidad de transporte agravado por la intervención de más de tres personas.
>>Cristian Oscar Torancio: autor del delito de tráfico de estupefacientes en la modalidad de almacenamiento agravado por la intervención de tres o más personas.
Leer más: Fijan el 9 abril parta la lectura del veredicto en el juicio de Los Monos


De acuerdo a la investigación llevada a a cabo por la Fiscalía, ambos imputados continuaron digitando el funcionamiento de la empresa criminal incluso después de haberse producido su detención y alojamiento en la cárcel de Piñero, donde se encontraban a disposición de la justicia provincial.
guillecant44.jpg

Según se detalla en el sitio Fiscales, tanto Ariel Máximo Cantero como Chamorro impartían directivas que eran ejecutadas por sus respectivas parejas, Vanesa Barrios y Jesica Lloan, quienes de este modo se ubicaban en las líneas superiores de la organización criminal.
La investigación comenzó el 19 de noviembre de 2014 a partir de una comunicación efectuada a la Fiscalía Federal 3 de Rosario por parte de la Superintendencia de Drogas de Peligrosas –sección Rosario- donde se puso en conocimiento que el día previo personal de esa dependencia había observado la posible comercialización de estupefacientes en la intersección de las calles Chávez y Laprida, en la zona sur de la ciudad.
Desde entonces, la labor de la Fiscalía apuntó a desentrañar a los responsables de los distintos roles y jerarquías, desde los "soldaditos" encargados de custodiar los puntos de comercialización hasta los encargados de proveer el material estupefaciente, incluyendo a quienes facilitaban el almacenamiento y la logística a la organización.
chamorro.jpg

La investigación incluyó una gran cantidad de pruebas, entre ellas numerosas escuchas telefónicas, donde quedaron demostrados no sólo el vínculo entre los distintos imputados sino del rol y la jerarquía desempeñada por cada uno de ellos, llegando así a quienes estuvieron directamente relacionados con la toma de decisiones.
Además se logró establecer que la organización criminal funcionó al menos entre noviembre de 2014 y noviembre de 2015 en Rosario y que sus miembros actuaron de forma permanente y coordinada. Por otyra parte, se estableció que cada una tenía una tarea específica, desde los encargados de comercializar la droga en los distintos puntos de venta o acondicionar el material estupefaciente para su posterior distribución hasta aquellos que gestionaban la provisión y el control de las ganancias.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario