Policiales

Asesinan de dos balazos a un joven en el patio de un complejo Fonavi

Fue el martes a la noche en Grandoli y Lola Mora, en la zona sur. Se desconocen los motivos del ataque.

Jueves 25 de Enero de 2018

Asesinaron de dos disparos en el cráneo a un joven en zona sur La zona sur de Rosario continúa siendo escenario de homicidios. El último ocurrió la noche del martes en el ingreso a uno de los núcleos habitacionales del Fonavi de avenida Abanderado Grandoli y Lola Mora, a la altura de Uriburu al 100 bis. Allí balearon en el cráneo a José Jonatan Emanuel Jesse, de 21 años, mientras se encontraba en compañía de su novia en un patio interno del complejo.

Según comentaban ayer el joven trabajaba como electricista y había crecido en el barrio, pero ya no residía en ese lugar, por lo que los investigadores presumían que al momento del ataque habría estado de visita en la casa de su madre. El crimen es investigado por la fiscal de Homicidios Georgina Pairola.

Laburante

"El pibe era un laburante, vivía acá con su madre y sus hermanos. Después formó su familia con una mujer e hijos y se fue a vivir a otro lado, pero igualmente siempre iba y venía al barrio. Pero creo que ahora estaba separado y se había ido solo a otro lado, no sabríamos decir más", comentaba ayer un vecino, para rematar sus declaraciones con una explicación: "Viste como es acá, mucho no se puede hablar".

Ese breve testimonio pone una vez más en evidencia la intrincada situación que atraviesan por estos días quienes residen en territorios tomados por la violencia barrial. Un mapa intrincado que incluso ofrece dificultades al momento de ubicar los departamentos del complejo habitacional, donde la gente se muestran recluida y voluntariamente ajena a lo que pasa del otro lado de los muros que la separan de la muerte.

En ese marco, al hermetismo naturalizado en el barrio se agrega que la familia de la víctima tampoco quiso brindar declaraciones. Cuando este diario se acercó hasta la vivienda familiar de Jesse, en el primer piso del módulo 13, un hombre, una mujer mayor y una joven se excusaron amablemente y entraron a su vivienda.

Abajo, sobre el espacio verde que hace de patio interno del complejo y junto a un bloque de hormigón que dirige a la escalera, la mancha de sangre y las cintas plásticas que demarcaron la escena del crimen permitieron ubicar el lugar exacto donde alrededor de las 23 del martes fue atacado a balazos Jonatan.

Con ese panorama, sólo se pudo establecer a partir de datos oficiales la hora aproximada en la que Jesse estaba con su pareja en ese lugar e imprevistamente fue abordado por un desconocido que le efectuó dos disparos en el cráneo.

En el parte policial figura la declaración como testigo de una hermana de la víctima, que escuchó las dos detonaciones y al salir de su casa alcanzó a ver a Jonatan malherido en el suelo. Según voceros allegados a la investigación, esta joven aportó que el muchacho asesinado como electricista y que desconocía si mantenía conflictos con alguien.

El joven fue asistido primero por médicos del Sies y luego trasladado de urgencia al hospital Roque Sáenz Peña. Sin embargo, a raíz de la gravedad de las heridas que presentaba decidieron derivarlo al Hospital de Emergencia Clemente Alvarez (Heca) donde finalmente falleció.

Lo cierto es que al cierre de esta edición, y en función de los datos preliminares surgidos en las primeras horas de investigación, hasta ayer no se podía visualizar claramente la trama del hecho.

En ese sentido, no era un dato menor que el Fonavi donde mataron a Jesse, tal como el barrio Municipal de Lamadrid y Alice ubicado a pocas cuadras, o incluso el cercano barrio Tablada, son escenario de encarnizadas disputas entre pandillas como la que enfrenta a las familias Funes y Caminos.

"Por la mecánica parece una ejecución clara. Y por donde ocurrió, el ataque podría ser de uno u otro lado", sugirió una fuente cercana a la pesquisa en alusión a la sangrienta disputa del territorio que mantienen las renombradas gavillas en la zona.

También se desconocía ayer si el homicida estaba acompañado, si llegó al lugar a pie o si se movilizaba en algún vehículo. En ese sentido, desde la Fiscalía de Homicidios ayer procuraban ubicar a la mujer que acompañaba a Jonatan, ya que sería la única persona que podría aportar algún indicio para encaminar un caso cuyas motivaciones son un misterio.

En la escena del crimen trabajó personal de la comisaría 11ª, así como la Brigada de Homicidios y el Gabinete Criminalístico de la Policía de Investigaciones (PDI) bajo la coordinación de la fiscal Pairola.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario