Newell's

Por qué Heinze es el técnico preferido

El Gringo no dio ningún indicio sobre su futuro. Pero la dirigencia y todo el mundo Newell's lo ubican como el candidato top.

Sábado 27 de Abril de 2019

Gabriel Heinze es el técnico de Vélez y eso está clarísimo. Incluso hoy el Gringo saldrá a dirigir al Fortín en el cotejo frente a Lanús por los octavos de final de la Copa Superliga. Además de la boca del ex defensor de la selección argentina no salió de manera pública ninguna palabra que haga referencia fehaciente sobre el rumbo que tomará su futuro profesional. Más allá de los indicios, trascendidos, comentarios y versiones, el entorno de Heinze es su propio cerebro y cada decisión que adopta la medita sin testigos y recién la comunica cuando lo considera oportuno. Por eso todo lo que se diga sobre tratar de inmiscuirse en la cabeza del Gringo es pura cháchara. Por supuesto que Gabriel dialoga con amigos y allegados, y tal cual adelantó ayer Ovación la puerta para llegar a Newell's está abierta. Pero esto no quiere decir que su arribo esté cerca o lejos. Lo que sí se puede afirmar de manera categórica es que para la dirigencia del Parque y para casi todo el mundo Newell's el "plan Heinze" es la mejor alternativa a la que puede apelar el club para revertir una situación futbolística muy adversa, en especial en cuanto al compromiso real con el que comenzará en la tabla de los promedios.

La dirigencia rojinegra está dispuesta a agotar todas las instancias para tratar de seducir al Gringo. Y lo primero que debe hacer para tener éxito es respetar los tiempos que trazó el entrenador para definir su futuro. "Lo único que tengo en la cabeza son los jugadores que voy a enfrentar como Lautaro Acosta, Marcelino Moreno o José Sand. Hoy no me enfoco en la renovación del contrato. Cuando tenga que decirlo, lo voy a decir", avisó Heinze en la rueda de prensa del jueves, en la previa del cotejo de hoy ante Lanús.

Por ello la "conquista del Gringo" es una tarea que requiere una paciencia tibetana. Un trabajo casi artesanal de seducción, que no puede sufrir ningún apresuramiento porque la gestión se puede ir por la borda si se rompen los códigos que Heinze respeta y que plantea como mandamientos irrenunciables.

Pero, por qué, tanto la dirigencia como el mundo Newell's casi sin fisuras, consideran que Heinze es el DT indicado, el preferido para sentarse en el banco de suplentes cuando se reanude la Superliga en el segundo semestre. Aquí hay ocho razones contundentes que explican su favoritismo por sobre otros candidatos (como pueden ser Sebastián Beccacece, Ricardo Zielinski o Frank Kudelka, por ejemplo) que lo ubican en la pole position del escalafón. El Gringo goza de la idolatría y el conocimiento total club; cuenta con experiencia para lidiar con los promedios; prioriza la promoción de juveniles y el contacto directo con las inferiores; tiene un perfil bajo y un compromiso total hacia su trabajo; dispone de la vitalidad de un técnico que recién empieza; acepta un presupuesto austero para armar el equipo; se plantea objetivos superadores; y arma equipos prepotentes y ganadores.


1: Idolatría y conocimiento total club

El Gringo Heinze está en el lote de ídolos contemporáneos del club del Parque. Porque debutó en la primera división rojinegra y luego de hacer una brillante carrera por Europa y ser una pieza frecuente en la selección argentina, regresó a su destino de origen a ponerle el broche final a su trayectoria como futbolista de elite. Y volvió también en una situación complicada con los promedios y en 2013, en el recordado equipo del Tata Martino, se coronó campeón con la Lepra. Por eso no hay ninguna persona en el mundo Newell's, sea oficialista u opositor, que ponga en tela de discusión que el actual DT de Vélez es el más calificado para conducir este presente leproso. Y esta casi unanimidad refleja la seriedad que irradia Heinze.

2: Experiencia en lidiar con promedios
Gabriel Heinze asumió en Vélez a finales de 2017 y el Fortín estaba en la posición 24ª de la tabla de promedios, sobre 28 equipos y con cuatro descensos de manera directa. Y la performance del Gringo en la Superliga fue contundente. Dirigió 40 partidos y logró 17 triunfos, 13 empates y 10 derrotas. Sumó 64 sobre 120 unidades, lo que arroja un 53 por ciento de efectividad. Y así los de Liniers treparon hasta el puesto 11ª en los promedios y además clasificaron a la próxima edición de la Copa Sudamericana. Por eso el DT demostró que se puede atravesar una situación delicada apostando al buen juego y al protagonismo. Y además nunca le prestó atención a las críticas de la gente o el periodismo.

3: Promoción de juveniles y contacto con inferiores
Heinze, lejos de tenerle miedo a la promoción y consolidación de juveniles, los considera piezas clave para motorizar sus proyectos. El Gringo siempre apostó por los canteranos, logrando el ascenso en Argentinos Juniors y ahora en la enorme campaña que hizo con Vélez. En Liniers tomó decisiones drásticas, siempre buscando el bien colectivo del equipo. Por ejemplo relegó a los relevos al capitán Fabián Cubero y tampoco le tembló el pulso para poner a Mauro Zárate (hoy en Boca) en el sitio de la cancha que consideraba oportuno. Heinze considera que Newell's tiene un gran material en jugadores que asomaron en la primera división.

4: Perfil bajo y compromiso total
Si hay algo que va a necesitar Newell's en la próxima temporada es que el conductor del grupo esté compenetrado al ciento por ciento en la misión de amar un equipo supercompetitivo y que el plantel esté absolutamente concentrado en todo lo que se juega. Y justamente esta es una de las principales virtudes de Heinze, que jamás gasta energías en lo que rodea al fútbol y pone todos los cartuchos en que su alineación sea un torbellino de presión en todos los sectores de la cancha y que termine las jugadas con varios jugadores en el área rival. Además, su sola presencia absorbería buena parte de la presión que habrá en la atmósfera de cada vez que Newell's salte a la cancha.

5: La vitalidad de un técnico que recién empieza
El Gringo tiene la energía a flor de piel. Y como está dando sus primeros pasos en su carrera como entrenador no deja ningún detalle librado al azar y estás las 24 horas abocado de lleno a su función. Al igual que lo hacía en su etapa exitosa como jugador no concibe asumir un compromiso sin entregarse al máximo en pos de cumplir con el objetivo trazado. Cada entrenamiento es un verdadero laboratorio táctico en el que inculca con la pasión y perseverancia de un científico cada uno de los lineamientos estratégicos que pretende de sus dirigidos. Vive los partidos con intensidad junto a la línea de cal.

6: Presupuesto austero para armar el equipo
Es un DT que jamás pide más de lo que le puede dar la economía del club en que asume la función. Lo hizo cuando llegó a Argentinos y con escasos recursos armó un equipo que logró el ascenso a primera división. Y también repitió la fórmula en Vélez, donde sin incorporaciones rutilantes logró armar un engranaje que fue uno de los mejores que funcionó en la Superliga que acaba de finalizar. Justamente la tesorería leprosa no cuenta con el dinero para ir a la carga de nombres consagrados ni mucho menos. Por eso Heinze en este sentido también cierra como la opción más potable a contratar como DT. Cree que lo colectivo potencia lo individual.

7: Objetivos superadores
La misión prioritaria del próximo entrenador de Newell's será remontar los promedios y si logra zafar del descenso hasta podría ser considerado casi como ganar un campeonato. Pero Heinze otorga un plus en este sentido. Porque es un DT que siempre intenta ir un paso más allá y no se conforma con el objetivo básico. Contratarlo asegura que, si bien las cosas pueden salir bien o mal, jamás habrá un conformismo de su parte para bajar los brazos a mitad del río. Siempre buscará ir un paso más allá de lo posible, romper los límites y convencer al jugador de que puede dar un plus.

8: Equipos prepotentes y ganadores
Tal vez la principal característica de los equipos de Heinze es que nunca salen a mirar los partidos y a ver qué pasa. Al contrario, su actual Vélez, con aciertos y errores, se esforzó en llevar las riendas de los partidos en la mayoría de las canchas. Muchas veces lo consiguió y otras no, pero jamás negoció el intento de hacerlo. Y en este sentido tal vez lo influyeron dos entrenadores, que justamente también tienen estirpe rojinegra: Marcelo Bielsa y Gerardo Martino.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});