Ovación

Néstor Ortigoza con Ovación: "Fue un placer enorme haber pasado por Central"

El actual volante de San Lorenzo le confesó en una entrevista exclusiva a Ovación: "Me fui del club siendo campeón y jugando con la 10 del Negro Palma". El Gordo hizo un minucioso repaso de su paso por Arroyito

Domingo 19 de Septiembre de 2021

No necesita carta de presentación. Néstor Ortigoza es una figura excluyente del fútbol nacional y popular. Su paso por Arroyito no pasó desapercibido. Todo lo contrario. “Me fui del club siendo campeón y jugando con la 10 del Negro Palma”, describió el Gordo en el prólogo de la entrevista exclusiva que le concedió a Ovación. “Fue un placer enorme haber pasado por Central”, remarcó el volante, quien este lunes estará en el Gigante defendiendo a San Lorenzo. El jugador brindó un claro pantallazo de su paso por el canalla con total sinceridad.

¿Qué representa volver al Gigante con otra camiseta tras haberte ido con un título bajo el brazo?

Me fui como uno siempre quiere de todo club: siendo campeón. Cuando llegué, ese era el objetivo colectivo. Al principio tuve la mala suerte de lesionarme. La gente se enojó y estaba en todo su derecho. Incluso, yo también lo hubiese hecho. Pero así y todo, siempre tuve en claro que iba a revertir la situación. Por dentro sabía que iba a dejar una huella en Central. Incluso, en una entrevista con ustedes (Ovación) lo dije estando lesionado y parecía poco creíble. Y se terminó dando porque dimos la vuelta olímpica en Mendoza. Es más, pude disfrutar mucho ese título. Haber salido campeón con Central no es poco. Es un club muy exigente, con mucha gente detrás y que te obliga a dar todo en todo momento. Fue espectacular haber dado esa vuelta con toda la gran hinchada de fondo.

¿Sabés bien lo que es ser campeón de la Libertadores como en torneos nacionales, pero qué sabor te dejó la Copa Argentina al ganarla con un equipo que hacía décadas que no ganaba nada?

Cada copa tiene su sabor. Salir campeón con Central, sabiendo todos los jugadores que salieron o pasaron por el club, y haber quedado en una pequeña de la gran historia que tiene el club, es algo gratificante. Sinceramente, es un privilegio haber quedado en una partecita de su historia. Siempre respeté mucho los colores y el escudo canalla. Ni hablar a la gente de Central.

En tu estadía pasaste por varias etapas. Con Leo Fernández te tocó vivir un momento de transición, con Edgardo Bauza alcanzaron el olimpo, mientras que con Cocca pasaste al ostracismo

Leo tuvo la mala suerte de que me lesionaba casi todos los partidos. No pude ayudarlo dentro de la cancha como me hubiese gustado. Es una gran persona y técnico, pero Central es un club que te exige y hay que estar a la altura. No es fácil jugar ahí. Luego vino el Patón y, por suerte, salimos campeones. Después Bauza no se pudo quedar y vino el técnico... ese que no me acuerdo el nombre. Cocca se llama. Ahí está, ese. Pero prefiero no hablar del técnico porque no me llevé nada positivo.

¿Te hubiese gustado irte de otra manera de Central, es decir, teniendo más participación?

Me hubiese gustado podido jugar la final contra Boca. Fue la primera vez que me perdí una final. Quedé en el banco. Aunque me quedo con lo bueno de mi paso, que fue el objetivo cumplido: salir campeón. Eso no opaca mi salida del club. Es más, cuando me preguntan cómo me fui de Rosario, les respondo: siendo campeón y jugando con la camiseta del Negro Palma. Porque la última vez que se había logrado el título, el 10 lo tenía en Negro. Me di el lujo de salir campeón con la camiseta de Palma.

¿Y qué representó el clásico en Sarandí cuando eliminaron a Newell’s y pasaron a las semifinales de la Copa Argentina?

Uf, todo fue una locura. Desde el principio hasta el final. Salimos de Arroyo Seco con la gente que explotaba por todos lados. Nunca había vivido algo así. Se armó una caravana impresionante que nos acompañó casi hasta la puerta del hotel en Buenos Aires. Por suerte pudimos ganar y dejar afuera a Newell’s, que para la gente es como lograr un campeonato. Es más, me hubiese gustado estar 30 segundos en el lugar del Colo Cetto, Marco Ruben, el Patón Bauza o el Chaco Herrera, quienes son hinchas y sintieron ese triunfo de manera especial. Lo viví muy feliz y disfruté mucho a ese instante, pero sería un careta y un vende humo si dijera que fui como un hincha más como los que muchachos que nombré.

¿Pero disfrutaste el título?

Por supuesto. Y cómo lo disfruté! Me dio la posibilidad de disfrutarlo junto a mi hijo Federico cuando nos recibieron con una gran fiesta en el estadio y dimos todos juntos la vuelta olímpica. La copa fue algo enorme y quedará grabada a fuego, sea para mí como mi nene.

¿Si bien estás en un grande como San Lorenzo, dimensionaste tu paso por Central?

Sí, totalmente. Rosario es una ciudad muy futbolera y concentra toda la pasión en un mismo lugar. Viví mi paso por Central de manera especial, pese a que la gente también te lo hace saber. En cambio, acá en Buenos Aires hay hinchas de Boca, River, Independiente, San Lorenzo Racing, etc. Allá no. Pero más allá de eso, me quedo con que cumplimos el objetivo de salir campeones. Sobre todo porque el club lo necesitaba desde lo institucional. Y en lo personal, que mi nombre haya quedado en una parte de la historia, chiquita porque mi paso fue breve y además es un club con mucha historia, es un privilegio.

¿Qué destacas de tu paso por Central?

Haber ganado el clásico y, claro, salido campeón.

¿Y qué cosas no te gustaron de tu paso por el club?

Tener de técnico a Cocca. Eso no me gustó. Luego se vio que le quedó grande el club. Cuando uno se maneja mal, termina mal. En esto, es cuestión de tiempo...

¿Dónde está la medalla de campeón?

En el museo que tengo. Está la medalla y la camiseta del campeón. Porque esa no es una camiseta más. Es la de Central con el 10 del Negro Palma. Es la camiseta campeona.

"El mejor es Ruben"

¿Como ves a Central?

Bien. Por momentos hace partidos buenos, y por otros no tanto. Está como el fútbol argentino, muy irregular. Lo que le pasa a Central le sucede a River, Boca, San Lorenzo y casi todos los clubes. Nadie escapa de la irregularidad.

¿Es una ventaja saber que no jugará el mejor jugador de Central, que es Vecchio?

Para mí el mejor es Ruben.

¿Sí?

Sí, está intratable. Lo conozco bien y está en un gran nivel. Ojalá que este lunes no esté bien, ja. Marco es un pibe bárbaro, es un gran profesional y ama a Central. Me pone muy contento que siga jugando y no se haya retirado.

¿Cómo definís a Montero, quien es un técnico noble que acá ganó un clásico?

Estoy agradecido de tener a un técnico como Paolo en el final de mi carrera. Es un entrenador que puede tener errores y virtudes como tenemos todos. Pero es muy transparente y siempre te va de frente. Sea quién sea. No anda con vueltas. Te dice todo con mucho respeto. Y hace mucho eje en lo grupal. Es imposible tomar algo de él a mal. Es un gran trabajador. Sus ideas son muy claras. Y eso a uno lo reconforta. Tiene mucha historia en el mundo del fútbol, y cuando lo ves es una persona muy humilde. Ojalá levantemos así hay Paolo para rato en San Lorenzo.

¿Hablaron algo de sus respectivos pasos por Central?

No, no tuvimos tiempo. Estamos a mil acá como para recordar ciertas cosas lindas de nuestro paso por Central. Tenemos que levantar para reposicionar a este gran club en el lugar que queremos.

“Adoro y banco al Kily”

¿Por que siempre bancaste al Kily González?

Porque es un técnico que quiere mucho al club. Tiene experiencia como muy pocos han vivido en su etapa de jugador. Siente de una manera especial al fútbol. Siempre quiero que le vaya bien, menos el lunes (mañana) porque nosotros necesitamos ganar, ja. Es un flaco que adoro, me llevo muy bien y tiene una humildad bárbara. Te transmite lo que es realmente Central. Por eso en su momento decía que el entrenador debería ser el Kily.

¿Llegaron a jugar juntos?

No. Al contrario. Las veces que nos cruzábamos nos cagábamos a patadas, ja.

¿Cuando dirigía a la reserva lo apoyabas también?

Claro. Además fue quien me abrió las puertas del club y siempre que veía me decía «Gordo, hay que ganar. Esto es Central». Te transmitía esa pasión por el club que te contagiaba.

¿Te quedó en claro que es fanático de Central?

Sí, ni hablar. Otro que es igual es Carloni. La verdad, con errores y virtudes, Ricardo siempre puso la cara. El vicepresidente iba para adelante y se hacía cargo de las cosas. Quiere al club y veo que siempre está poniendo la cara por Central. Es más, me gustó salir campeón con él.

San Lorenzo está peleándola

¿Cuando dijiste que en San Lorenzo no había estrellas fue por los hermanos Romero?

No, nada que ver. Es una frase de cabecera que siempre uso. Acá no hay estrellas ni currículum. Una vez que entramos al vestuario somos todos iguales. No hay grandes, ni chicos. Hay que empujar todos para el mismo lado con la misma fuerza. San Lorenzo es un grande y debe estar en otra posición. Hay que sumar y tratar de llevar al club a lo más alto. Es lo que siento y obro en consecuencia. Lo mismo traté de hacer cuando estuve en Central. En realidad con Caruzzo siempre pensábamos en eso. La institución por encima de todos sabiendo además que había gente como Marco Ruben y el Chaco Herrera, quienes eran del riñón de Central como lo eran también el Colo Cetto desde su función de director deportivo o el Patón Bauza de entrenador. Creo que actuando así es como se logran los objetivos o vas a estar cerca de conseguirlo.

¿Cómo está ahora San Lorenzo, teniendo en cuenta que llegaste al club de tus amores tras pasar por Estudiantes de Río IV?

Peleándola. No soy cínico para decir que estamos tirando fuegos artificiales porque no es así. San Lorenzo está en una situación que busca salir de la incomodidad. Es un camino a recorrer que no es fácil, pero estamos creciendo y haciendo lo posible para devolverlo al lugar que corresponde. Tenemos que hacernos fuertes a nivel grupal y hacernos cargo de la parte que nos toca para llevarlo a lo más alto de la tabla o clasificarlo a torneos internacionales. Porque este es un club que debe estar siempre en la Libertadores o Sudamericana. Lo mismo que Central, debe participar en los campeonatos internacionales.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario