Newell's

La ilusión y la inteligencia, cóctel para el debut copero

Newell's juega en Curitiba con el sueño que despierta todo inicio y con el aditamento que significa la vuelta a una competencia internacional.

Jueves 12 de Abril de 2018

La Copa Sudamericana es el legado que dejó el equipo de Maxi Rodríguez, Ignacio Scocco, Mauro Formica y el entrenador Diego Osella, consecuencia de la buena campaña de la temporada 2016-2017 y un noveno puesto que no terminó de reflejar el protagonismo que tuvo durante gran parte de ese torneo. Con mayoría de caras diferentes comparadas con aquel plantel, Newell's se encuentra a horas del debut internacional. Es un paréntesis en medio de una Superliga que lo encuentra a los tumbos. Las sonrisas de los jugadores en la previa dejan en claro que hay ilusiones de por medio. Y son comprensibles. Es una competencia prestigiosa y se arranca de cero. Los problemas para armar un equipo confiable y un presente con varios sinsabores son incapaces de entorpecer cualquier sueño.

Cada futbolista que vista hoy la camiseta leprosa sentirá la adrenalina de jugar más allá de las fronteras. Es una experiencia única para cualquier jugador que representa a un club. Desde 2014 que Newell's no disputa una copa internacional, la Libertadores de ese año, en la que fue eliminado en la primera ronda. El único sobreviviente del último partido de esa competencia, que Newell's perdió por 3 a 1 ante Atlético Nacional en el Coloso, es Víctor Figueroa. Pasó hace unos años y la esperanza se renueva, no sólo para el mediocampista.

Es que más allá de que Figueroa conozca lo que significa una competencia de tal magnitud, y de que sepa de qué se trata, todo inicio se espera con ansias. Y "motivación", según describió Juan Ignacio Sills el estado de ánimo general. Es la forma en que viven este momento los experimentados y esos mismos jóvenes que intentan consolidarse en primera, con dificultades por un contexto que no ayuda, y que de pronto se encuentran jugando en Brasil.

Las sonrisas y el buen estado de ánimo del plantel, como se los vio ayer instantes antes de abordar el chárter desde Fisherton y luego del aterrizaje en el aeropuerto Afonso Pena de Curitiba, es una imagen corriente a la de cualquier otra previa de un partido. Pero tiene diferencias. Saben, y lo viven así, que es un comienzo y que dependen de sí mismos para que la Sudamericana no sea con un paso efímero.

Cada uno de los integrantes del plantel repite la palabra "inteligencia". Lo declaró Sills a Ovación, también De Felippe en conferencia de prensa y cada uno de los que hablan al pasar con los testigos ocasionales. Es una obviedad, aunque se entiende acerca de qué es lo que quieren hacer referencia. Apuntan a la capacidad para contrarrestar los intentos ofensivos de Atlético Paranaense y su obligación de ir a buscarlo por su condición de local. Para cumplir tal cometido, es básico conformar un equipo compacto en todas las líneas.

Los errores cometidos y que le costaron goles en contra en la Superliga son inadmisibles en una copa en la que casi no existe margen para la recuperación. En este aspecto, también se requiere de la inteligencia. Con la premisa de ser aplicado, Newell's además deberá usar la cabeza para entender cuál es la mejor forma de generar opciones de gol, explotando al máximo cada ocasión que sea propicia. El gol de visitante, en el caso de que haya igualdad de puntos, puede resultar decisivo en este formato de torneo con partidos de ida y vuelta.

Entre el entusiasmo y la necesidad de ser inteligente, Newell's tiene el estreno en la Sudamericana. La esperanza de un buen porvenir comienza esta tarde en Curitiba. Soñar no cuesta. Hacerlo realidad, implica mucho más que un deseo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});