Newell's

El valor de la victoria leprosa que afirmó su mejoría en el Coloso

Newell's tenía que cortar de una buena vez la seguidilla de partidos sin triunfos y lo hizo ante San Martín de San Juan, con vocación ofensiva y las manos de Aguerre.

Martes 26 de Febrero de 2019

Newell's se sacó el lastre de cuatro partidos sin ganar. Era prioritario retornar a la victoria, para que el invicto del ciclo de Héctor Bidoglio adquiera otro color. Es que la cosecha de puntos venía siendo exigua y no daba para más seguir sumando de a uno. El deseo se cumplió en la noche del Coloso. La lepra alcanzó una victoria aliviadora, no exenta de algo de sufrimiento. Por momentos, el limitado San Martín de San Juan se acercó con riesgo y estuvo cerca. Si se quedó masticando bronca fue por otra enorme actuación de Alan Aguerre.

Es paradójico que se destaque al arquero en un equipo que gana por 3 a 0. Lo que sucede es que Newell's por momentos se desestabilizó y le dio la opción al conjunto sanjuanino de probar los terribles reflejos del número uno. Sus manos, y hasta sus pies, sostuvieron a la lepra cuando el marcador estaba 0 a 0 y cuando había sacado una mínima diferencia. La seguidilla de presentaciones sin que Newell's sea derrotado se deben en buena medida a Aguerre. De todas maneras, es injusto reducirlo a su figura, tanto ayer como en anteriores encuentros.

La lepra tuvo anoche el empeñó de ir al frente, de controlar la pelota y llegar por los costados, pero a medida que progresaba en el terreno su juego se diluía. No es que no se haya aproximado. Por momentos le faltó claridad y mejor circulación. Las aproximaciones en el primer tiempo fueron en uno y otro arco, generalmente en jugadas iniciadas por pérdidas de pelota que encontraban al oponente mal parado.

nob4.JPG



El espíritu ofensivo del local no alcanzaba. Las intermitencias de los de arriba eran un problema. Cacciabue y Rivero eran todoterreno. Se prodigaban por recuperarla y le daban prolijidad al medio. Faltaba que sus compañeros de avanzada se complementen mejor.

El penal que le cometió Ardente a Maxi Rodríguez y que Formica transformó en gol tuvo suspenso. Es que el golero visitante alcanzó a tocar la pelota. Así, con ese breve suspenso, Newell's se ponía arriba en el marcador. Nada le sería fácil a la lepra, más allá de que el resultado final haga pensar lo contrario.

nob6.JPG


La necesidad de un triunfo pareció que condicionó a Newell's. Salió a jugar el segundo tiempo como si pensase más en cerrar el partido que en el tiempo que faltaba para el final y la búsqueda de un nuevo gol. Es la sensación que dio. No es que haya retrocedido. San Martín de San Juan lo llenó de centros y disparos en ese primer cuarto de hora. Aguerre se agigantó y se interpuso a todo lo que le tiraron.

De a poco, Newell's salió del asedio. No podía dejarse llevar por delante por un conjunto que está penando por no entrar en la zona del descenso. No es casualidad que se encuentre tan abajo en la tabla del promedio. La torpeza de algunos de sus futbolistas fue evidente. Quedó reflejada en los penales. Si Ardente se llevó puesto a Maxi para la primera conquista leprosa, Pucheta no fue menos y golpeó a Alexis Rodríguez cometiéndole penal. Se encargó Maxi de señalar el segundo, mientras Nadalín se lamentaba de que el árbitro se apresuró al sancionar la falta cuando recibía el pase del mellizo antes de caer y la empujaba enseguida al fondo del arco.

nob5.JPG


Ahora sí Newell's se sentía ganador. San Martín es muy limitado como para remontar tal diferencia. Entonces la lepra volvió a arrimarse a Ardente. Encontró espacios en la última línea del equipo de Rubén Forestello y si desperdició algunas chances fue por falta de puntería, un tema que sigue pendiente, como así la falta de un futbolista de área. Alexis Rodríguez, que finalmente fue el futbolista que la mayor parte del tiempo del partido se movió por delante de todos, no entró en sintonía.

Los minutos se consumían y hubo tiempo para más. Aguerre volvió a dar el presente, estirándose en el aire para sacar por sobre el travesaño un tiro de emboquillada del ex Newell's Emanuel Dening. El equipo ganaba, pero en ese momento todos los hinchas se acordaron de uno solo. El grito fue "Aguerre, Aguerre". Como se dijo, si bien Newell's no conquistó los tres puntos por obra y gracia del arquero, en el Parque se agradece que esté bajo los tres palos.

nob3.JPG


Pucheta cerró una noche personal negra cometiendo otro penal. Lo bajó a Insaurralde y fue Figueroa el que la metió desde los doce pasos. El Negro cerró un partido donde los experimentados se quedaron con la chapa de goleadores.

La pegada de Figueroa sobre el palo izquierdo de Ardente fue la última jugada. De inmediato, Echavarría marcó el final. Entonces la satisfacción invadió a los jugadores leprosos. La victoria que tanto se anhelaba, por fin llegó. Costó, pero vale mucho.

nob2.JPG


En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});