Copa Sudamericana

Central perdió con un gol de rebote y quedó eliminado de la Sudamericana

El canalla, que jugó un buen partido, perdió 1-0 en el Morumbí ante un San Pablo que tampoco hizo mucho por la victoria. Souza, el gol del equipo paulista.

Miércoles 09 de Mayo de 2018

Central se quedó sin nada. Es que la excursión a San Pablo, en caso de obtener un buen resultado, le hubiese servido para maquillar en parte la mala temporada que tuvo. Pero ni eso le salió, porque aún jugando bien por momentos perdió 1-0 en el Morumbí y empezó a cerrar una temporada para el olvido, más allá de que aún le falta la última fecha de la Superliga el partido por la Coa Argentina.
Fue un 1-0 por el que el equipo local, salvo los primeros minutos del partido, no hizo demasiado, tuvo un opaco rendimiento, pero encontró en Central a un equipo que, después del temblor inicial, se paró mejor, comenzó a manejar el trámite y tuvo ocasiones para desnivelar primero y para empatar después.
Pero cuando la mano viene cambiada, como le pasa a Central desde hace un tiempo largo, San Pablo llegó al gol con un gol de rebote de Souza al que la pelota le pegó en el pie.
Central intentó pararse con autoridad en el Morumbí, pero antes de los diez, San Pablo ya lo había complicado con los pelotazos cruzados, al punto que tuvo dos chances clarísimas para marcar la apertura.
Primero en los pies de Souza, que se lo perdió al no poder conectar el balón, luego de una serie de rebotes en el borde del área chica. Pero más clara aún fue la que tuvo Petros, solo de frente al arco, quien increíblemente la tiró afuera, luego de que Souza se la bajara de cabeza.
Embed
Y diez minutos después otra vez lo tuvo San Pablo. Esta vez tras un error defensivo de Cabezas, que se confió y perdió ante Diego Souza, quien llegó al fondo y tiró un centro atrás para la llegada limpia y en soledad de Nene, que quedó mano a mano con Ledesma y el arquero evitó el gol.
Central estaba partido, porque en ofensiva tenía algunos encuentros interesantes, pero en el medio dejaba muchos espacios y retrocedía muy mal, lo que por entonces facilitaba las llegadas claras de los brasileños.
Pero con el correr de los minutos, el canalla se fue acomodando, emparejó el trámite y también tuvo chances de marcar la apertura a la salida de un tiro libre del Colo Gil y un rebote, y Joaquín Pereyra le dio desde el borde del área y el balón se fue muy cerca del palo.
Y un par de minutos más tarde lo tuvo Da Campo, tras una buena jugada individual de Camacho, pero el balón se fue lejos del arco.
El final del primer tiempo llegó con Central manejando el balón, mientras San Pablo intentaba aprovechar alguna contra.
El inicio del complemento arrancó con la misma tónica, con Central tratando de manejar el trámite, con orden y paciencia, además de pararse más seguro en el medio.
Así, con calma, tuvo un par de aproximaciones, como un cabezazo del colombiano cabezas que no le pudo dar bien.
Y enseguida tuvo la chance más clara del partido, cuando Ruben picó a espaldas de los centrales, llegó al fondo y el centro atrás fue conectado por Pereyra que de derecha la tiró apenas afuera.
Central era un poco más que San Pablo, pero los brasileños llegaron al gol. Reinaldo trepó por el lateral de Ferrari y tiro el centro que tras rebotar en el pelo le pegó en la pierna a Souza y se metió en el arco de Ledesma.
A los pocos minutos, el canalla tuvo la igualdad, pero el cabezazo de Da Campo fue despejado al córner por el arquero.
Y sobre el final, cuando el partido se había desnaturalizado y el árbitro expulsó a dos jugadores de San Pablo, Petrov y Cuevas, Zampedri resolvió mal en el área y dilapidó la última chance clara del canalla para igualar un partido en el que fue más que su rival, pero se quedó sin nada.
Alguien podrá imaginar que Central no ganó y ni siquiera empató esta noche por mala suerte, pero la realidad es que si bien hoy fue más que el equipo paulista, no lo pudo plasmar en el arco rival en ninguno de los dos partidos que jugó contra el equipo brasileño. Y eso solo marca uno de los tantos déficits que viene teniendo este equipo, que genera poco y convierte menos. Y eso en el fútbol se paga con creces.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario