Central

Central necesita un buen resultado el domingo ante Lanús

Central ya enfrentó a tres rivales directos en la lucha por la permanencia (Patronato, Colón y Newell's) y no pudo con ninguno.

Jueves 03 de Octubre de 2019

En la larga lista de posibilidades para crecer cuando el promedio acecha, no hay mejor atajo que sumar de a tres, cualquiera sea el rival y la jerarquía del mismo, pero no hay demasiados secretos cuando el equipo que está enfrente es un rival directo. Ese es un terreno en el que Central está chueco, en deuda consigo mismo. Es que hasta aquí enfrentó a tres equipos que están metidos en el mismo lodo que el canalla y a ninguno pudo marcarle la diferencia. Empató con Patronato, Colón y Newell’s (todos 1 a 1), el primero y el último en condición de local. Con una particularidad, no menor por cierto, a los tres pudo haberlos superado en la tabla de promedios en caso de haber ganado.

   La especulación lógica y la lectura correspondiente se hacen porque el próximo fin de semana el equipo de Diego Cocca se topará con otro rival de los considerados directos: Lanús. Es cierto que el conjunto granate ya tomó un respiro más que suficiente (8 puntos) sobre Central (hoy el primero que está zafando), pero aún se lo considera como tal. De allí la importancia del choque del próximo domingo en el sur bonaerense, donde además de ratificar las credenciales futbolísticas exhibidas contra Racing deberá agregarle efectividad en lo que hace al resultado propiamente dicho.

   Hoy parecen ser otros los equipos que pelean palmo a palmo con Central por esquivar la zona roja. Sin embargo, un triunfo canalla significaría achicar considerablemente la distancia con Lanús y ponerlo nada menos que a cinco unidades.

   Pero claro, lo más significativo es lo hecho hasta aquí por el equipo de Cocca en circunstancias extremas, en las que pudo haber dado un salto cuantitativo y se quedó en amagues. Por supuesto el más significativo fue el encuentro ante Patronato, por el contexto de partido, ya que iba ganando y estaba con un jugador más en cancha. De igual forma, en números, esa igualdad fue tan poco productiva como las otras dos.

Sin inteligencia para liquidarlo

Independientemente de los triunfos ante Atlético Tucumán y Talleres, más el empate con San Lorenzo, el de Patronato (el último de Lovera con la camiseta auriazul) fue “el” primer partido serio que tuvo el equipo de Cocca para dar un salto con la permanencia entre ceja y ceja. La línea en cuanto a puntos era la misma la del canalla que la del patrón: ambos lo hicieron con 65 unidades, lo que, en caso de un triunfo, hubiera puesto arriba a Central. Desde lo futbolístico el canalla hizo los méritos suficientes para sumar de a tres, pero no pudo aprovechar ni la ventaja en el marcador ni el hombre de más que tenía. Aún sin merecerlo, Patronato se lo empató y fue la primera frustración ante un rival directo.

Apenas le alcanzó para empatar

El condicionante, aunque hasta cierto punto, fue que el partido era de visitante, pero Central siempre tuvo claro en la previa que lo que debía afrontar era una especie de final. Un punto por encima estaba el sabalero en relación al canalla. Otra vez, sumar de tres le hubiera implicado superar la línea del rival de turno y tampoco pudo. No fue un buen partido del equipo de Cocca, a tal punto que el gol del empate lo logró por un error garrafal del arquero de Colón aunque tuvo muchísimo mérito la presión de Gamba primero y la definición de Riaño después. Lo concreto es que allí tampoco Central pudo hacerse fuerte para crecer frente a un equipo también necesitado.

El punto no le cayó mal

En igualdad de puntos llegó al clásico contra Newell's (la lepra estaba arriba en los promedios porque debía un partido) y es cierto que en un partido de estas características juegan otros factores, pero una vez más le pasó el tren sin que el equipo haya podido subirse. El mejor argumento que tenía el canalla era que el partido se jugaba en Arroyito, lo que muchas veces suele ser una ventaja. El resultado lejos estuvo de ser un castigo. Central hizo todo lo posible para no perder y el empate pareció justo, pero futbolísticamente quedó lejos de marcar la diferencia. Aquel gol de Riaño, dos minutos después del de Lema, le sirvió para al menos no permitir que Newell’s se le alejara en los promedios.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario