Ovación

Central ensamblado, Newell's en formación

El equipo de Bauza arrancó afilado la Superliga con la base futbolística que ensayó desde el inicio de la pretemporada. Mientras que De Felippe está armando al equipo sobre la marcha.

Lunes 20 de Agosto de 2018

El equipo de Bauza arrancó afilado la Superliga con la base futbolística que ensayó desde el inicio de la pretemporada. El canalla hace un culto del orden y es puntero. Mientras que De Felippe está armando al equipo sobre la marcha. Los rojinegros cometen fallas groseras en el retroceso, pero tienen más variantes en la generación de juego

Van apenas dos capítulos de la Superliga y se pueden esbozar algunas conclusiones puntuales de lo que fue la puesta en escena de canallas y leprosos en los 180 minutos que llevan disputados de la temporada 2018-2019. Está claro que la historia del campeonato recién está en sus primeras páginas, pero ya hay material para analizar los aciertos y defectos que entregan Central y Newell's en el amanecer del certamen. Tanto Edgardo Bauza como Omar De Felippe tienen elementos para incluir en las columnas del debe y el haber. Claro que ambos equipos comparten una característica: necesitan rodaje para potenciar el funcionamiento y crecer en todas las valencias del juego, más allá de que los auriazules hasta ahora ganaron todo lo que jugaron.

Vale la pena repasar algunos puntos que distinguen a Newell's y Central en lo que se lleva jugado de la Superliga. Hasta el momento el canalla venció 1 a 0 Banfield en el Gigante, con gol de Matías Caruzzo, y luego repitió el score en la visita a Talleres, con grito de Fernando Zampedri. Mientras que los rojinegros cayeron sin atenuantes en el estreno ante Vélez en Liniers 2 a 0 y a continuación igualaron en un duelo vibrante 2 a 2 ante Independiente en el Coloso, con tantos de Héctor Fértoli y Fabricio Fontanini.

Una defensa sólida, otra frágil

Uno de los puntos altos de Central es la sincronización defensiva en las dos fechas que se llevan jugadas. Porque si hay un aspecto en el que puso el foco el Patón fue en tratar de blindar su arco. Y así la última línea liderada por Matías Caruzzo en general no sufrió grandes sobresaltos. Y cuando debió aparecer Jeremías Ledesma lo hizo con solvencia. Central brinda garantías de atrás hacia adelante. Lo contrario ocurre en el equipo rojinegro. Porque Newell's padeció horrores los desacoples defensivos. Quedó varias veces mal parado ante Vélez y lo mismo ocurrió ante Independiente, cuando el retroceso fue flojísimo en los dos goles que convirtió Emmanuel Gigliotti. Es uno de los puntos a corregir urgente por De Felippe. Aquí también hay problemas en la vuelta de los volantes centrales.

Frontalidad vs. elaboración

Central hasta el momento se las arregla para facturar en el arco de enfrente sin la necesidad de tener una tenencia sostenida del balón en el campo contrario. Es más, el equipo del Patón no hace un culto del control de la pelota antes de lastimar a su rival. El doble nueve Ruben-Zampedri, más los carrileros Carrizo y Camacho, lo convierten en un equipo de ataque directo y frontal. El único que hace la pausa es Néstor Ortigoza y a veces parece faltarle un socio para triangular. Por el lado leproso hay más opciones del medio hacia adelante para generar juego por abajo. Víctor Figueroa está activo y Héctor Fértoli se mostró como opción de pase y descarga. Mientras que Mauro Formica también aportará soluciones en este rubro a medida que gane ritmo y confianza. Newell's necesita varios toques para llegar al área contraria y por ello debe tener afilados a sus futbolistas de buen pie.

El tiempo a favor del canalla

Uno de los puntos a favor de Central y que es una ventaja considerable para explicar el auspicioso inicio en la Superliga es el tiempo de trabajo. El Patón Bauza puso al mismo equipo desde los primeros amistosos y lo mantuvo a lo largo de toda la pretemporada. Es decir que más allá de algún retoque puntual, el DT canalla tiene definida a la base titular desde hace rato. Y esto favorece a los auriazules. Por ello la sincronización colectiva que muestran los de Arroyito en todas sus líneas. Mientras que todo lo contrario ocurrió en el Parque en la pretemporada. Porque a De Felippe los refuerzos le llegaron sobre el inicio del torneo. Está armando el equipo sobre la misma competencia. Esta situación, sin dudas, es un atenuante a la hora de exigir un funcionamiento confiable porque hay muchos jugadores que se están conociendo sobre la marcha.

Las dos caras leprosas

Hasta el momento, y viene de arrastre, Newell's tiene dos caras contrapuestas. De visitante fue una sombra ante Vélez y lo pagó con un dura derrota frente al piberío de Gabriel Heinze. Los jugadores leprosos bajan el rendimiento de manera considerable y eso atenta contra cualquier aspiración de sumar puntos afuera del Coloso. Pero de local el cambio es radical. Incluso cometiendo errores garrafales como en los goles de Independiente, la actitud y la enjundia para sobreponerse a las situaciones adversas aflora en el Parque. Así le emparejó el trámite al rojo hasta jugando con uno menos por la expulsión de Joel Amoroso. Mientras que en Central hasta ahora el equipo mantiene la postura de local y visitante. El canalla jugó con las mismas ínfulas en Arroyito que en el Kempes. No se notó ningún cambio sustancial en el formato estratégico del equipo de Bauza en su casa o la ajena.

Mejor Zampedri que Leal

En las dos fechas de la Superliga se lo notó más participativo a Fernando Zampedri que a Luis Leal. El atacante canalla comenzó el certamen encendido, con hambre de gol y yendo a cada pelota dividida como la última. Incluso clavó el gol de cabeza ante Talleres, en la fórmula ya registrada del centro preciso del Colo Gil. Mientras que Leal, que lidió con una lesión en la pretemporada, aún no está en plenitud futbolística y le falta la aceleración que en el torneo pasado lo ubicó como un atacante temible. Igual la Pantera no tardará en encontrar su mejor versión. Newell's lo necesita.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario