Ovación

Caruso se quedó sin Mannara

Miércoles 09 de Enero de 2008

Que Rodrigo Mannara era la carta de Caruso Lombardi, no hay dudas. Como que Nicolás Cabrera no figuraba en la prioridad del técnico. Sin embargo, ambos jugadores protagonizaron ayer un capítulo de telenovela al llegar a la misma hora a las oficinas del presidente Eduardo López, con sorpresa mutua e igual ansiedad para arreglar con Newell's. Pero el final fue diametralmente opuesto. El que se quedó en Rosario feliz fue el ex Racing y Gimnasia, mientras el otro regresó a Buenos Aires masticando bronca. Y el DT se quedó con el que no había pedido.
En el inicio de la pretemporada, el lunes, Caruso fue claro cuando lo consultaron sobre Cabrera. "No estoy buscando "el" volante por derecha. Por ahí es mejor traer a alguien que pueda ser polifuncional y nos permita tener variantes", dijo, y se entendía que Mannara cumplía ese requisito.
Claro que López tuvo voluntad de traer a Mannara, porque firmaron un contrato (no presentado en AFA) antes de Navidad, pero su llegada se demoró mucho, primero por las dudas sobre su libertad de acción y luego porque no acordaron los clubes. Y el dirigente fue por Cabrera, al que siempre quiso.
La llegada de Mannara se abortó entonces cuando, al arribar a Rosario por pedido de Caruso, se encontró con Cabrera en las oficinas de López y luego esperó en vano ser atendido mientras su colega salía de la reunión con el titular leproso con contrato firmado.
Mannara dejó las oficinas de López alrededor de las 16 y se fue para el hotel, donde tres horas después Caruso le comunicó que, como ya intuía el jugador, la operación se había truncado. Y se volvió a Buenos Aires muy fastidiado.
De los tres refuerzos que llegaron, Cabrera es el más cotizado (el préstamo por un año sería de 500.000 dólares y con una opción de compra seis veces mayor) y el preferido de López antes que de Caruso. Ahora el DT estudia alternativas para reemplazar a Ansaldi y habrá que ver si su gusto coincide con el del presidente, quien en las dos primeras incorporaciones sí se guió sólo por la elección de su entrenador.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario