De Barrio Somos

Atalaya, el azul de la Sexta que respira básquet

El nombre original del club, fundado en 1934, fue Círculo Sportivo Social Atalaya y estaba ubicado en La Paz y Laprida. Hoy juega el Torneo Federal y tiene su sede en Juan Manuel de Rosas al 2500.

Jueves 04 de Octubre de 2018

El Atalaya Club de Rosario fue fundado en 1934. Desde sus orígenes, los azules del barrio República de la Sexta respiran básquet.Además, desde octubre de 2017 viven una revolución: son el único club de la ciudad que disputa el Torneo Federal de Básquet, marcando su huella en el mapa deportivo nacional.

El nombre original del club fue Círculo Sportivo Social Atalaya y estaba ubicado en La Paz y Laprida. Sus primeros deportistas salieron a la cancha con una camiseta azul que lucía una gran letra A en el frente. Hoy, el Atalaya Club reúne cerca de mil socios en su sede social y deportiva de Juan Manuel de Rosas al 2555, a unos metros de la antigua estación de trenes del Central Córdoba.

"Atalaya siempre generó pertenencia, es un club muy familiar. La mayoría de los socios son del barrio y el club está muy atento a las necesidades de los vecinos", cuenta Sol Nieto, actual presidenta de la institución, a quien su condición de mujer en "un club de hombres" le resultó un arduo desafío: "Tuve que enfrentar muchos prejuicios, pero, por suerte, también conté con el apoyo de mucha gente", dijo.

De Barrio Somos Capítulo 6 Sangre (Y Corazón) Azul


"El club siempre fue mi segunda casa", agrega Sol. "Atalaya es mi vida, es mi pasión, mi cable a tierra. Es es el club de mis amores. Simplemente, no me imagino la vida sin Atalaya", se emociona. En el barrio, el sentimiento es compartido. Los hinchas de Atalaya son ruidosos y pasionales. "Terminan los partidos y una hora después los hinchas siguen cantando. Tienen un amor muy grande por el básquet y por el club", dice Santiago Orellano, jugador del equipo de primera, nacido y criado en Atalaya.

Indudablemente, para los niños y niñas del barrio, Atalaya es una gran escuela de básquet. Además, el club promueve otras disciplinas deportivas: vóley, patín artístico, taekwondo, gimnasia funcional, natación y más.

Las Las estrellas azules

Por estos días, el básquet de Atalaya vive momentos dorados. En 2017, 20 años después de la última conquista local, los azules volvieron a ganar el campeonato rosarino. Y ese año repitieron: ATalaya fue bicampeón de básquet en la ciudad. En apenas tres meses, la primera división sumó dos trofeos a las vitrinas de la institución y dos estrellas al escudo azul. Y el barrio deliró.

Atalaya11.jpg


Mientras tanto, Atalaya aún no se despierta de otro bello sueño: juega el Torneo Federal, la tercera división del básquetbol nacional.Para enfrentar este desafío cuenta con un plantel joven integrado por varios jugadores surgidos de la cantera azul, a los que se sumaron nuevos profesionales.

"Estamos felices con el equipo. Los chicos que han venido de afuera se identificaron rápidamente con los colores del club y con la gran familia de Atalaya", se enorgullece Ariel D'Orazio, secretario de la actual comisión directiva, y agrega: "Competir a este nivel supone un esfuerzo muy importante, pero estamos muy contentos, sentimos el acompañamiento de la gente y sabemos que crece el club y crece también el básquet rosarino".

Atalaya22.jpg


Para Mariano Junco, el DT bicampeón y del torneo federal, el club está transitando un proceso de aprendizajes y disfrute. "Esta es una temporada para crecer juntos. Queremos ser competitivos y estar a la altura de la categoría", subraya, sin olvidarse del lema basquetbolístico de la institución: "Atalaya es defensa, velocidad y pases. Esto es un legado que este equipo intenta dejar para el resto de las generaciones del club. Y los chicos lo hacen a la perfección".

Por eso, cada vez que los azules juegan en casa, los hinchas llenan el estadio Tito Ornati y no paran de alentar. "Todo el barrio está revolucionado por nuestra participación en el Federal. Somos un equipo joven, con mucho sacrificio y entrenamiento", dice Santiago Orellano.

Atalaya33.jpg


En el mismo sentido se expresa Maximiliano Yanson, capitán y gran figura del equipo: "Llegué al club a los 5 años, cuando un compañero de la escuela me invitó a jugar. A partir de ahí, siempre sentí mi pertenencia acá. Salir campeón era mi sueño desde muy chiquito y hacerlo con amigos fue un plus, porque nosotros somos jugadores, pero también somos hinchas. Para mí, ponerme la camiseta de Atalaya es un orgullo y espero seguir haciéndolo por un largo tiempo más".

El proyecto deportivo viene creciendo desde abajo. Este año, por primera vez los chicos azules de la U19 conquistaron el campeonato provincial.

Basquet comunitario

Este año, el club de La Sexta decidió emprender una serie de acciones comunitarias tendientes a fomentar la práctica del básquet en los barrios más humildes de la ciudad, allí donde no es un deporte masivo y tiene escasa difusión.

"La idea es transmitir los valores del básquet: la amistad, el respeto, la tolerancia, el trabajo en equipo. Y masificarlo: llevarlo a los distintos puntos de la ciudad, porque es un deporte fundamental y hermoso que no está difundido en las barriadas de Rosario", explica Ariel D'Orazio y continúa: "El básquet tiene mucho por crecer. Nuestra intención es acercar a muchísimos niños y adolescentes a este deporte. Incluso que aquellos niños que no tienen las posibilidades económicas para acceder al deporte sepan que las puertas del club están abiertas".

atalaya44.jpg


De las jornadas comunitarias participan dirigentes y cuerpo técnico de básquet de Atalaya y, fundamentalmente, los jugadores de primera división. "El primer encuentro es en el barrio, con los profes y los jugadores. Después intentamos que los chicos nos devuelvan la visita: que se acerquen a ver un partido del Federal, que participen de una clase en el club", cuenta Ariel.

De Barrio Somos | Historias de clubes en 360º


El proyecto transmedia da forma a un recorrido multiplataforma por las historias de clubes de la ciudad de Rosario, de la mano de personajes que le otorgan tridimensionalidad, articulando una serie de medios on y offline que buscan aprovechar las potencialidades narrativas de cada lenguaje. Es una iniciativa del #DCMteam de la Universidad Nacional de Rosario.


De Barrio Somos incluye un webdoc (o documental interactivo), propuestas de realidad virtual que combinan tecnología 360 + Cardboard, una serie documental para TV y web (8 capítulos de 13 minutos), un libro de crónicas, un juego de mesa, un álbum de figuritas con trackers de realidad aumentada, una kermesse transmedia y contenidos para redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.


Más contenidos en www.debarriosomos.com.ar

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});