La Región

Los policías que atendieron el parto en la ruta contaron que "fueron minutos, que parecieron una eternidad"

Ocurrió a la altura de Arroyo Seco. La mamá venía a tener a su niña en Rosario, pero la beba no les dio tiempo. Hablan los protagonistas.

Miércoles 27 de Febrero de 2019

"Fueron unos minutos, pero a nosotros nos parecieron una eternidad". Con estas palabras, Pablo Vergara, de 44 años, comisario del Comando Radioeléctrico de Arroyo Seco, resumió la sensación experimentada ayer, cuando debió asistir junto con su colega Walter López, de 47, a una joven que dio a luz en plena ruta.

Ayer por la tarde, ya todos relajados en el Sanatorio de la Mujer, los policías contaron junto con Edith Soria, de 31 años, y Juan Barrera, de 29, los padres de la pequeña Renata Antonela, esta historia de nervios pero con final feliz

Vergara, y López, este último jefe de la comisaría 27ª de Arroyo, circulaban por la autopista Rosario-Buenos Aires hacia el sur cuando vieron en la mano opuesta una situación extraña: un automóvil estaba parado a la vera de la ruta y adentro, una pareja que "parecía que se estaba peleando", contaron. Llegaron a Arroyo Seco, dieron la vuelta y retornaron al lugar, donde se encontraron con la escena: la mujer estaba dando a luz. La acomodaron para el parto no se complicara, trataron de tranquilizar a la pareja y ayudaron en el proceso.

Todo ocurrió ayer pasado el mediodía, apenas pasando Arroyo Seco en la mano hacia Rosario. Después de que nació Renata, los policías llevaron a los padres y a la beba hasta Arroyo, donde se encontraron con la ambulancia que se dirigía al lugar.

"Es explosivo, sale"

"Yo no pensaba tenerla en el camino, mi intención era llegar a Rosario, pero no tuvimos tiempo", contó Edith. "Empecé con contracciones, y cuando rompí bolsa me desesperé, porque cuando rompés bolsa, nace, es explosivo, sale. Me encontré en el medio de la ruta, con mi marido, y tuvimos que parar", narró.

Allí, con la ayuda de los uniformados, nació Renata, con 3.170 kilos.

La pareja de Juan y Edith es de Villa Constitución. Ambos son también policías, Juan presta servicios en el comando de esa ciudad. No imaginaban que el parto iba a ser asistido por colegas, y aquellos tampoco supieron que eran camaradas de armas hasta que llegaron a Arroyo Seco, y les tomaron los datos.

Emocionado, Juan resaltó ayer "el trabajo del Comando de Arroyo Seco, que estuvo desde el primer momento, nos dieron una mano muy grande, igual que los chicos de la ambulancia que nos trasladó hasta el Sanatorio de la Mujer, en Rosario, donde iba a nacer nuestra hija. "Todo pasó muy rápido, llamé al 911, pero justo pasó el móvil y se paró. No sé cuánto tiempo pasó, uno en ese momento no toma el tiempo, y además todo fue muy de golpe. Gracias a Dios lo podemos contar porque todo terminó bien, aquí está Renata", dijo.

Sabe que podría haber sido al revés, que quizás él, estando en funciones, hubiese tenido que asistir a otra mujer. "Te puede pasar, pero es una experiencia hermosa si se trata de tu propia hija. Es algo inexplicable, una experiencia inolvidable", abundó. "Nos dieron una gran mano, todo pasó muy rápido, llamé al 911 pero justo pasó un móvil y paró", agregó

"Nos empezamos a desesperar"

López, por su parte, reconoció: "Nos empezamos a desesperar un poquito también nosotros cuando la ambulancia no venía. Ayudamos a que naciera la niña, no pensamos los minutos que estuvimos ahí, pero la ambulancia no llegaba. Con los medios a nuestro alcance hicimos lo que pudimos, y después tomamos la autopista en contramano hacia Arroyo Seco, donde encontramos a la ambulancia".

El policía contó que "al principio, no les tomamos los datos, y cuando lo hicimos en Arroyo tuvimos la grata sorpresa de que eran miembros de la fuerza policial que prestan servicio en Villa Constitución".

Vergara, en tanto, confesó que se quedaron "tranquilos" cuando el médico de emergencias, luego de revisar a la mamá y a la beba, les dijo que estaba todo bien. "Nosotros trabajamos más que nada en llevar tranquilidad a la mamá y al papá. Fueron unos minutos, pero a nosotros nos parecieron una eternidad".

La unidad del Sistema Integrado de Emergencias Sanitarias trasladó a la mamá y la beba hasta el Sanatorio de la Mujer, donde por la tarde recibió el alta. Junto a su esposo y a los dos policías que protagonizaron la historia, Edith pudo contar esos momentos que resultaron tan desesperantes pero que terminaron de la mejor manera.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});