La Región

Después de cruces y polémicas vuelve a operar el aeropuerto de Sauce Viejo

Hoy se reanudarán los vuelos a Buenos Aires, luego de permanecer cerrado por refacciones desde el 19 de junio del año pasado

Jueves 01 de Febrero de 2018

La pérdida de status que supone para cualquier ciudad de cierta dimensión y desarrollo —capital de Estado, además— carecer de una estación aérea se esfumará hoy en Santa Fe a las 9.30. A esa hora está previsto que arribe al aeropuerto de Sauce Viejo el vuelo AR 1712 que habrá partido algo más de una hora antes desde el aeroparque porteño Jorge Newbery.

Será la reapertura formal del aeropuerto santafesino luego de 227 días cerrado por refacciones. Supone no sólo una buena noticia para la autoestima urbana sino una comodidad para los muchos lugareños que a diario se desplazan, principalmente, a la ciudad de Buenos Aires.

Hasta hoy y desde hacía siete meses los santafesinos han estado viajando 35 kilómetros para abordar un vuelo: a Paraná, en la base aérea de la capital entrerriana. Una situación que agregaba trastornos y duplicaba los tiempos habituales del viaje en avión a Buenos Aires.

Se considera que entre el grueso de la ciudadanía los usuarios de servicios aéreos no son mayoría sin embargo, y como quedó demostrado en las polémicas que se sucedieron en los últimos días en que pareció que la fecha de reapertura sufriría otra postergación, todos parecieron compartir la sensación de degradación del estatus urbano que importa no tener aeropuerto en una ciudad con pretensiones.

"Ahora tenemos que ver cómo hacemos para conseguir nuevos destinos y nuevas aerolíneas que incorporen a Sauce Viejo en sus rutas a distintos lugares", dijo el ministro santafesino de Infraestructura y Transporte, José Garibay, quizás recogiendo las miradas ansiosas que apuntan al crecimiento de ofertas de viajes dentro y fuera del país que parten y regresan al aeropuerto Malvinas Argentina, de Rosario, en Fisherton.

El aeropuerto de Sauce Viejo desde hoy contará con un remozado edilicio integral, la repavimentación de la pista de aterrizaje y de las calles de rodaje y plataforma con su correspondiente demarcación horizontal; el balizamiento completo y la adquisición e instalación de un nuevo sistema de observación meteorológico. La ampliación de las salas de preembarque, de arribos (incluyendo la instalación de una nueva cinta transportadora de equipaje para las compañías aeronáuticas) y el bar; interviniéndose también sectores de oficinas, cocina y vestuarios.

El monto total de inversión en reformas asciende a 260 millones de pesos. El ministro Garibay señaló que "hemos realizado una inversión de gran importancia en este aeropuerto; las obras se encuentran finalizadas y verificadas 100 por ciento, y solo resta esperar al 1º de febrero para que comencemos a operar".

En los meses en que duraron los trabajos hubo no pocas anécdotas. Pero ninguna se parangona con la de una piloto de un vuelo particular que aterrizó de repente creyendo que había llegado a destino: la ciudad de Concordia, en Entre Ríos. Quiso el destino que en ese momento no hubieran máquinas ni operarios sobre la pista —algo habitual en esos días— porque su confusión más que una anécdota curiosa se pudo haber convertido en una crónica trágica.

El director del aeropuerto, David Giavedoni, confirmó no sólo el fin de los trabajos sino la consecución de las habilitaciones técnicas de las entidades nacionales competentes. Tal el caso de la Administración Nacional de Aviación Civil (Anac) y de la Empresa Argentina de Navegación Aérea (Eana S.E.) cuyos visto bueno fueron concedidos ya la semana pasada.

Ingrediente político

Con la escasez propia del verano en espacios propicios para hacer política y la necesidad extrema de partidos y dirigentes de no desperdiciar un día sin buscar un rédito que aporte a las aspiraciones para el año electoral que será el próximo, el aeropuerto de Sauce Viejo terminó siendo botín disputado entre la Casa Gris y el referente del Cambiemos, José Corral.

La semana pasada el intendente capitalino se quejó en una red social de la demora de siete meses de los trabajos (a cargo de la provincia) que al parecer no lograrían obtener las aprobaciones técnicas de los organismos verificadores. A Corral, lo cruzó por esa misma red social, el gobernador Miguel Lifschitz pidiéndole, con cierta condescendencia, que tirase para el mismo lado.

De ese modo se consumó algo impensado: cuestiones técnicas —desconocidas para la inmensa mayoría— de una obra pública se convertían en un motivo de controversia y confrontación de los principales funcionarios de la ciudad y dos de las figuras partidarias que animan la vida política y electoral de la provincia.

Las idas y vueltas —con intervención de algunos otros actores de menor cuantía— llevaron a Corral a reunirse con el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, y anunciar que hoy reabriría Sauce Viejo. De ese modo el referente Cambiemos habría tenido la última palabra si prácticamente en simultáneo, el socialista Lifschitz no hubiera salido con la misma nueva: el 1º de febrero de 2018 Santa Fe volvería a tener su aeropuerto funcionando.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario