La ciudad

Tarde trágica: un nene se ahogó en la pileta del club Domingo Matheu

Un nene de 9 años se ahogó ayer al mediodía en la pileta del Club Fábrica de Armas Domingo Matheu, a pesar de los inmediatos y prolongados intentos por reanimarlo que hicieron tanto el guardavidas y el médico del propio club, como profesionales de Ecco y del Sistema Integrado de Emergencias Sanitarias (Sies).

Lunes 10 de Diciembre de 2007

Un nene de 9 años se ahogó ayer al mediodía en la pileta del Club Fábrica de Armas Domingo Matheu, a pesar de los inmediatos y prolongados intentos por reanimarlo que hicieron tanto el guardavidas y el médico del propio club, como profesionales de Ecco y del Sistema Integrado de Emergencias Sanitarias (Sies).

  En el lugar, cerrado por duelo, nadie sabía explicarse ayer a la tarde cómo se produjo el accidente, ya que los testigos señalaron que en ese momento el chiquito, que sabía nadar, estaba jugando en el agua con unos amigos en cercanías del bañero e incluso de su mamá.

  Según detalló Sebastián Langellotti, de la comisión directiva del club, ayer al mediodía no había un "tumulto" de pibes en la pileta, sino sólo cuatro o cinco, entre los que se encontraba Bruno. "Por eso aparentemente el guardavidas pudo reaccionar de forma automática y el nene pasó apenas segundos bajo el agua", dijo Langellotti.

  Sin embargo, ya fue sacado exangüe. Con las primeras maniobras de resucitación cardiopulmonar que le realizaron el guardavidas y el médico permanente del club, que incluso llegó corriendo con un tubo de oxígeno, el chiquito pareció reanimarse e incluso vomitó agua, pero luego volvió a entrar en paro.

  Para entonces ya habían llegado tres móviles de Ecco (que tiene al club como área protegida) y uno del Sies, cuyos médicos —incluido un pediatra— también intentaron reanimarlo. Las maniobras se extendieron durante más de una hora, pero no lograron salvar a Bruno.

  Testigos de ese proceso relataron a La Capital que todo fue muy rápido. "Al menos por lo que vimos al nene lo atendieron inmediatamente", contó Sandra, quien participaba de un festejo en el club y también recordó que las ambulancias tardaron muy pocos minutos en llegar.

 

Duelo y silencio. Por la tarde, apenas conocida la trágica noticia, el silencio se adueñó de la cuadra del barrio Plata donde hasta ayer vivía Bruno junto a su mamá, su papá y una hermanita de 3 años.

  Los vecinos no podían creer lo que había pasado y muchos de ellos, sentados en las puertas de sus casas, contaron que el nene asistía al colegio Nuestra Señora de la Consolata y que nunca supieron que padeciera alguna enfermedad.

  La última palabra la tendrán la autopsia y la causa que se tramita en el Juzgado Correccional de la 3ª Nominación. l

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario