15 años, 15 voces

Socorristas en red: cuando la información es poder

Miranda Postiglione Martinetti, integrante de Las Fugas y parte de Socorristas en Red, remarca que el aborto sucede "desde el tiempo de abuelas y bisabuelas", la diferencia es que "sin información ni recursos hay quienes dejan su vida en eso"

Sábado 12 de Diciembre de 2020

Embed
15 AÑOS, 15 VOCES - La Capital

Las Fugas se formó hace dos años, casi al mismo tiempo en que la Legislatura habilitaba por primera vez el debate sobre la ley de interrupción legal del embarazo y una marea verde tomaba las calles. La agrupación integra la red nacional Socorristas en Red, que brinda información, de acuerdo a los criterios de la Organización Mundial de la Salud, y acompañamiento a mujeres y a otras personas con capacidad de gestar que decidieron interrumpir embarazos no deseados, inoportunos e inviables para ese momento de sus vidas.

Según un informe de Socorristas sobre acceso a interrupciones legales de embarazos, en los últimos seis años, unas 38.116 mujeres recibieron información sobre usos seguros de medicación para abortar. De ese total, las socorristas acompañaron en sus procesos de aborto con medicación al 83,8%; es decir, a 31.936 mujeres.

“Cuando deciden abortar, las mujeres lo hacen. Nuestro objetivo es que lo hagan de manera segura y cuidada”, señala Miranda Postiglione Martinetti, actriz, directora teatral y una de las integrantes de Las Fugas, y subraya que desde los tiempos de las abuelas o, antes aún, de las bisabuelas, “el aborto sigue sucediendo, en la clandestinidad pero sigue sucediendo. La única diferencia es que, sin información o sin recursos, las personas la pasan mal, o dejan su vida en eso”.

Mirada3.jpg

Para las socorristas, la información es poder. “Si las mujeres acceden a esa información, si saben cómo es el procedimiento, qué les va a pasar, qué pueden sentir; pueden decidir cuándo abortar, en qué momento hacerlo, con qué compañía”, relata. Las socorristas estarán ahí, escuchando del otro lado del teléfono, contestando los mensajes de Whatsapp, pautando encuentros en una plaza.

Miranda llegó hasta Las Fugas después de experiencias de militancia estudiantil y en agrupaciones partidarias. “Pero en ningún lugar creo que me había sentido del todo plena como en el socorrismo. Porque en este lugar no sólo luchamos por lo macro, también sentimos que hacemos algo por los demás. Sostenemos que cada persona tiene derecho sobre su cuerpo, sobre su vida y sobre sus acciones y acompañamos para que ese derecho se ejerza de una forma no traumática”. Toda una micropolítica de la resistencia.

Este artículo forma parte de la serie "Aborto: 15 años, 15 voces" que publica el diario La Capital en el marco de los 15 años de la articulación de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, y en el escenario actual de debate en el Congreso de la Nación de los proyectos de ley para la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE).

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS