La ciudad

Matrimonio igualitario: Rosario se ubica a la cabeza en el interior del país

Ampliación de derechos. Desde la aprobación de la ley en 2010, hubo 500 casamientos en la ciudad. En todo el país se contabilizaron 10 mil y 2.200 en Buenos Aires.

Jueves 16 de Julio de 2015

A cinco años de la aprobación de la ley del matrimonio igualitario y con más de diez mil parejas del mismo sexo casadas en todo el país, Rosario, con la concreción de unas 500 bodas, se convirtió en la ciudad del interior donde más varones y mujeres decidieron acceder a este derecho civil vedado durante décadas. Para el presidente de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (Falgbt), Esteban Paulón, esto sucede porque “Rosario tiene un perfil abierto a las diversidades, donde hay una historia de activismo LGBT que ha persistido desde el retorno de la democracia y que hizo en que en 2007 se convirtiera en la primera ciudad del país y la segunda de América latina en contar con un área gubernamental donde trabajar sobre la diversidad”.

Años de campañas de las organizaciones que defienden la diversidad sexual, recursos de amparo en la Justicia de todo el país y varios meses de debate en las comisiones del Congreso Nacional fueron necesarios para que en la madrugada del 15 de julio de 2010 se aprobara la 26.618, que otorga sin restricciones igualdad de derechos y permite el casamiento entre personas del mismo sexo luego de 15 horas de debate y con el voto a favor de 33 senadores, 27 en contra y 3 abstenciones.

Así, Argentina se convirtió en el primer país latinoamericano en garantizar este derecho y desde entonces, más de diez mil parejas del mismo sexo contrajeron matrimonio en todo el territorio. Si bien más de la mitad lo hizo en la provincia de Buenos Aires, Rosario se convirtió en la ciudad del interior que más casamientos registró en este quinquenio.

Cifras. Desde la aprobación de la norma, y de acuerdo a los datos oficiales del Registro Civil, en la provincia de Buenos Aires se casaron casi tres mil parejas (2998), mientras que en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires lo hicieron 2278.

Los datos del resto del país, según explicaron desde la Falgbt, difieren porque algunas provincias nunca desagregaron la cantidad de matrimonios igualitarios del resto de los casamientos que se realizan, mientras que en otras el registro comenzó a elaborarse tiempo después de la puesta en marcha de la normativa. Por eso, el presidente de la federación explicó que las organizaciones pusieron en marcha registros propios, y aclaró que esa es la razón por la cual “los números pueden presentar diferencias significativas”.

En Santa Fe, el conteo oficial del Registro Civil indica que fueron 143 las parejas que se casaron, mientras que las organizaciones indicaron que fueron 895 los casamientos en todo el territorio santafesino, de los cuales 500 se llevaron adelante en Rosario. Eso, indicó Paulón, hace que “la ciudad sea después de Capital Federal, la jurisdicción donde más bodas se registraron”.

En Córdoba hubo oficialmente 579 trámites y la federación estima que hubo 970, le sigue Mendoza con 105 matrimonios informados y 415 estimados por las organizaciones locales.

Abierta. Para el presidente de la Falgbt, hay “una historia de lucha” que hace que Rosario sea la ciudad del interior del país con mayor cantidad casamientos haya registrado en estos cinco años. “Hay un perfil de la ciudad, muy abierto a las diversidades, pero además una historia de activismo que persistió desde el retorno de la democracia y que hizo que muchas organizaciones que trabajaban el tema VIH se sumaran más tarde también a la lucha por los derechos civiles”, planteó Paulón.

El dirigente consideró que todo eso permitió que en 2007 Rosario fuera la primera del país y la segunda de Latinoamérica en contar con un área gubernamental dedicada específicamente a la diversidad sexual y recordó que “acá se presentó el primer recurso de amparo del interior del país pidiendo a la Justicia que permitiera casarse a una pareja de varones”.

“Esa historia de militancia pesa y también hace que la sociedad sea bastante receptiva a los temas de diversidad, lo que contribuye a que las parejas tengan una mayor visibilidad, y decidan casarse y así enfrentar todas las interacciones que vienen después y que sí o sí dan visibilidad a ese matrimonio. Todo eso hace a un clima que propicia que las parejas quieran casarse, porque tener la ley no significa para nada la erradicación de la discriminación”, consideró Paulón.

A todo esto se suma otro elemento: los extranjeros, no residentes de Rosario, que vienen a casarse a la ciudad. Si bien el número no es exorbitante, el titular de la Falgbt recordó que en marzo de 2012 en el Distrito Centro se autorizó el primer matrimonio del país de una pareja de extranjeros. Fueron los paraguayos Sergio López y Simón Cazal, que tuvieron como testigos nada menos que la intendenta Mónica Fein y la diputada Silvia Augsburger, autora, entre otros, del proyecto de ley. “Todo eso suma —indicó Paulón—.Y hace a la historia interesante de la ciudad”.

"Un paso gigante a favor de la igualdad”

“Se cumplen 5 años de un paso gigante en favor de la igualdad”, afirmó ayer Silvia Augsburger, autora de la ley aprobada en 2010. Ahora electa diputada provincial por el Frente Progresista Cívico Social, Augsburger no sólo celebró la aprobación de la norma, sino que además ratificó su compromiso como legisladora para “seguir acompañando la lucha en favor de garantizar los mismo derechos con los mismos nombres para todos y todas”.

“Las leyes son producto de los valores de una sociedad. La aprobación hace 5 años de la Ley de Matrimonio Igualitario y  después de la Ley de Identidad de Género, nos muestran que hoy resulta condenable por la inmensa mayoría de la sociedad discriminar a una persona por su identidad u orientación sexual”, remarcó Augsburger, y consideró que “el paso dado a favor de una sociedad más igual con la aprobación de estas leyes ha sido enorme”.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario