La Ciudad

Limpieza, ventilación y frecuencias de colectivos lideran los reclamos

Así lo refleja un informe del Observatorio Social del Transporte. Quejas de usuarios por falta de inspecciones sobre las unidades

Miércoles 12 de Mayo de 2021

Cada colectivo que circula por avenida San Martín muestra la misma postal en sus laterales: todas las ventanillas cerradas. Y esta no es una consideración menor teniendo en cuenta que las frecuencias, la falta de limpieza y la necesidad de desinfección están al tope de los reclamos, según se desprende de un estudio realizado por el Observatorio Social del Transporte. Esos son los puntos que aparecen como los que más preocupan o molestan a los rosarinos del nuevo sistema que se puso en marcha el 25 de enero: el 63,1 por ciento está “poco” o “nada satisfecho” con las frecuencias, respuestas que se replican casi al 60 por ciento, cuando la consulta fue respecto a la limpieza y desinfección de las unidades.

Los datos surgen luego de una publicación del Observatorio Social del Transporte sobre el impacto que tuvieron en los usuarios las modificaciones que implementó el municipio en enero sobre el sistema colectivos. Del informe, realizado por la consultora Inmediata a pedido del observatorio entre el 5 y el 12 de abril, participaron 399 personas mayores de 18 años.

El resultado del trabajo de campo arrojó que los usuarios ubican a las malas o deficientes frecuencias de los ómnibus al tope de las quejas a pesar de los cambios: el 63,1 por ciento de los encuestados manifestó que está “poco” o “nada satisfecho” con los intervalos entre el paso de un colectivo y el siguiente a partir de la readecuación del sistema. Por su parte, el 39,6 por ciento respondió que “estaba muy satisfecho”.

Otro punto flojo del servicio detectado por la encuesta fue la limpieza y desinfección de las unidades. Casi el 60 por ciento (59,9 por ciento, exactamente) de los encuestados respondió que estaba “poco” o “nada satisfecho” en esa cuestión. En ese sentido, casi todas las unidades que pudo observar ayer este medio circulando por avenida San Martín tenía la mayoría de las ventanillas cerradas. Y para los usuarios, la importancia de este factor nunca fue tan importante como en la actualidad, en un contexto de pandemia.

“Veo inspectores, pero ni siquiera se suben a ver si están las ventanillas abiertas. Arriba de los colectivos, no hay ventilación”, dijo a este diario Alina, que sabe bastante de colectivos, ya que trabaja como repositora y usa varias líneas, todos los días, para viajar desde Villa Gobernador Gálvez, donde vive. Mientras esperaba el 143-136-137 en Seguí y San Martín, aseguró que “ahora es peor” la frecuencia de esa línea. Además, manifestó: “La gente va amontonada y no veo que las frecuencias hayan mejorado”.

A un par de cuadras, en San Martín y Biedma, Carina esperaba el 140 y aseguró: “Los horarios pico son los peores. Entre las 13 y las 14 los colectivos van muy llenos”. En tanto, afirmó sobre las frecuencias: “No noto que hayan mejorado”.

Los cambios

Con respecto a los cambios que se implementaron en el sistema desde enero y que incluyeron cambios de recorridos y fusiones de líneas, la encuesta reveló que el 56,8 por ciento “no se vio afectado”, pero el 39,6 respondió que “se vio perjudicado” por las transformaciones. Sólo el 3,6 por ciento respondió que “lo afectó positivamente”.

En ese sentido, Silvia, una vecina que esperaba una unidad en San Martín y Seguí, aseguró: “Para mí, mejoró el servicio. El colectivo que me tomo pasa más seguido porque se fusionaron dos líneas”. Sin embargo, no se olvidó de algunos vecinos: “Tengo ese beneficio porque vivo sobre la avenida, porque para mis vecinos que viven cuatro cuadras para adentro esto implica una inseguridad total”.

“No tienen más colectivos que los dejen cerca de la casa, ni a una cuadra, ni a media cuadra. Cuatro cuadras es un montón, sobre todo a la hora en las que nos tomamos el colectivo, a eso de las 6.30”, agregó.

Ricardo es jubilado y por los horarios que utiliza el colectivo, cree que el servicio es bueno. “Hay buenas frecuencias y no vienen llenos”, describió, mientras esperaba una unidad a media mañana en San Martín y Gaboto mano hacia el sur.

Recuperación de usuarios

El concejal justicialista Eduardo Toniolli, quien integra el Observatorio Social del Transporte, indicó que la encuesta exhibió datos positivos en cuanto a la recuperación en el número de usuarios a partir de noviembre del año pasado, pero aclaró que aún faltan recuperar muchos pasajeros para que los números puedan volver a tener el equilibrio pre pandemia.

“El 41,6 por ciento de los encuestados declaró haber viajado una vez en colectivo el mes pasado. Sin embargo, está lejos del 55 por ciento que declaraba ser usuario del servicio en febrero de 2019 y mucho más lejos del 65 por ciento que declaraba en marzo de 2017”, consignó Toniolli en declaraciones a LT8.

  Y agregó: “El sistema recuperó usuarios con relación a octubre del año pasado, pero se está lejos del uso habitual en los años pre pandemia. Ahora se reproduce la lógica de antes de la pandemia, pero con mayor número de reclamos. El más importante es por las malas frecuencias”. 

El edil aseguró que los cambios implementados en enero “sólo beneficiaron a las empresas y perjudicaron a los pasajeros. Estos índices, especialmente en el tema de las frecuencias, reproducen lo que pasaba antes de la pandemia. Ahora, se agudizaron”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario