Pandemia

El lado B de los festejos: el impacto sobre el escenario epidemiológico

La titular de Salud remarcó que las consecuencias "se pagarán en 14 días". Caruana advirtió sobre el riesgo de los viajes y las actividades del receso

Lunes 12 de Julio de 2021

La explosión que provocó la victoria argentina en la final de la Copa América y sobre todo, la masividad de las celebraciones, tienen un lado B: la pandemia que persiste. Si bien avanza la campaña de vacunación y con expectativas de terminar julio con un 80 por ciento de la población rosarina mayor de 18 años vacunada, una y otra vez, las autoridades sanitarias y los especialistas dejaron en claro que para nada es el final del Covid-19. Por eso, todo indica que la postal del Monumento a la Bandera de las últimas horas no será gratis y mezclará efectos con el inicio de las vacaciones que aumentarán la circulación de personas.

“Lo pagamos en 14 días”, dijo sintética, pero contundente, la ministra de Salud santafesina, Sonia Martorano, que no descarta llevar adelante en los próximos días una estrategia de testeos masivos para la detección de casos positivos. Una idea a la que también apuntó el intendente, Pablo Javkin.

Apenas 48 horas antes del partido, fueron justamente la ministra de Salud y el intendente quienes desde el vacunatorio de La Rural insistieron en los pedidos de prudencia, no solo de cara al receso invernal, sino también de la final del campeonato. Pese a eso, la masividad de los festejos que comenzaron a poco de la medianoche del sábado y se extendieron hasta entrada la madrugada del domingo se registró tanto en Rosario como en otros puntos del país.

Para el intendente, el escenario fue “inevitable” e hizo referencia a la “descompresión” que significaron las celebraciones no solo en términos futbolísticos, sino sobre todo tras 15 meses de pandemia y actividades restringidas. Ante eso, pidió que “todos los que estuvieron en los festejos se cuiden mucho y se aíslen ante cualquier síntoma” y señaló la posibilidad de conversar con la provincia una estrategia de testeos específica en los próximos 7 u 8 días, algo similar a lo que se hizo en la capital provincial luego del movimiento que generó el triunfo de Colón y los festejos de los hinchas.

La ministra de Salud fue sintética pero clara. A 12 horas de las manifestaciones, señaló que el escenario es “complejo” y afirmó: “Lo pagamos en 14 días”. Y sobre la posibilidad, como anticipó el intendente, de llevar adelante una estrategia de hisopados masivos y específicos, no lo descartó.

No solo lo que se ve

Para el secretario de Salud municipal, Leonardo Caruana, lo que debe encender la alarma sobre lo que sucedió el sábado no es solo lo que se vio en los medios y las manifestaciones registradas al aire libre, sino sobre todo “el problema está en lo que no se vio”, dijo.

“No estamos solo ante el hecho de mayor visibilidad mediática, sino frente a algo que comienza previamente en los domicilios donde se reúnen a ver el partido y las celebraciones que posteriormente se dan también en el interior de las casas. Porque muchos festejos fueron al aire libre, pero muchos no y eso tiene más impacto aún y son los eventos familiares y sociales que luego los llamadores detectan en un alto porcentaje como foco de contagio”, explicó Caruana.

Para el funcionario, lo que debe hacerse a tras esta gran circulación de personas y de cara a las vacaciones, “tener muy sensible el umbral de alarma”.

Sobre todo porque sobre el inicio del receso invernal, Caruana explicó que “aumentarán los encuentros, las salidas y también los viajes donde hay altas posibilidades de que haya cepas del virus que han mutado y tienen una alta transmisibilidad”.

Un momento clave

Justamente la prudencia de cara a las vacaciones fue otro de los puntos que las autoridades venían señalando como clave desde fines de la semana pasada. No solo porque en los próximos 15 días se dará una mayor circulación interjurisdiccional de familias y personas, como señaló Caruana, sino además porque es la población joven la que mayor movimientos tendrá y la que aún resta vacunar o aún tiene una sola dosis.

“No lo arruinemos ahora”, había dicho Javkin con la mirada puesta en este mes en el que se pretende avanzar en la inmunización de las personas de entre 18 y 30 años, e incluso llegar a fin de julio con el 80 por ciento con la población en esa franja etaria con al menos una dosis.

Si bien el intendente consideró que “la movilidad de las vacaciones es equivalente a la de las clases”, sobre los espacios que retoman su funcionamiento, como cines en las últimas horas y propuestas culturales en el marco del receso, que “hay que diversificar y sobre todo aprovechar el aire libre si el tiempo acompaña”.

En ese punto, el secretario de Salud volvió a pedir que “cada persona no sume muchas actividades: si se hace una cosa, no hacer otra” y recalcó mantener el uso constante de las barreras físicas contra el virus: sanitización con alcohol, barbijo y distancia social.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario