Información Gral

Logran salvar a una de tres gemelas en un caso inédito a nivel mundial

Una beba logró sobrevivir a un complejo embarazo triple en el que dos de las gemelas eran siamesas y padecían anencefalia, sin posibilidades de vida, en el hospital Universitario Austral, de la localidad bonaerense de Pilar, en el primer caso con una actitud médica activa a nivel mundial (ver aparte).

Miércoles 02 de Septiembre de 2009

Una beba logró sobrevivir a un complejo embarazo triple en el que dos de las gemelas eran siamesas y padecían anencefalia, sin posibilidades de vida, en el hospital Universitario Austral, de la localidad bonaerense de Pilar, en el primer caso con una actitud médica activa a nivel mundial (ver aparte).

  Es la primera vez que se registra en Argentina, y la tercera en América latina, un caso de un embarazo triple de un par de gemelas siamesas y una tercera beba sana.

  Un intenso seguimiento médico permitió que el embarazo llegara hasta las 32 semanas y media de gestación sin poner en riesgo la vida de la bebé sana, llamada Luisana, y sin agredir a las siamesas.

  "La revisión morfológica detallada de los bebés reveló que la siamesa tenía una patología incompatible con la vida porque padecía anencefalia (carecía de cerebro y estaba unida a su siamesa por la cabeza y el tronco). La otra beba era aparentemente normal", detalló el médico que estuvo a cargo del caso, Adolfo Etchegaray, jefe de la Unidad de Medicina Fetal del hospital Universitario Austral.

 

Un caso muy raro.

  El mayor riesgo durante el embarazo fue que la vida de la beba sana corría grave peligro porque en la otra placenta el líquido amniótico iba aumentando, debido a que el feto malformado era incapaz de deglutir. Esto implicaba un riesgo de parto prematuro, con la posibilidad de que la beba sufriera secuelas.

  A las 29 semanas de embarazo se realizó un amniodrenaje para aliviar la presión del líquido sobre el útero. "Lo novedoso de este caso no fue precisamente el amniodrenaje. En la gran mayoría de los pocos casos publicados en la literatura se procedió directamente a finalizar todo el embarazo o se realizó un feticidio selectivo del siamés, a veces incluso produciendo la muerte del sano, de manera involuntaria", agregó.

  El 12 de agosto programaron una cesárea para reducir el riesgo de complicaciones para Luisana, quien nació con un peso de 1770 gramos. Ahora Luisana está internada en la unidad de cuidados intensivos neonatológicos, a punto de recibir el alta.

"El objetivo era prolongar el embarazo para que la beba pudiera sobrevivir. Nos derivaron este caso que era muy raro, porque los bebés siameses estaban unidos por el abdomen y por el cráneo", explicó Etchegaray. "Los siameses son una rareza embriológica, se salvan sólo casos anecdóticos. El problema es que había otra bebé sana en el mismo barco. El tema era tratar de protegerla, respetando a las siamesas, que también eran nuestras pacientes, aunque vivieran dos minutos o dos años", declaró Etchegaray al diario La Nación. l (DPA y DyN)

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario