Información Gral

Detuvieron al "Conejo" Gutiérrez, el sospechoso del asesinato de Lola

El detenido, el albañil descripto en un identikit, se ausentó de su trabajo entre las 15 y las 18 del domingo 28 de diciembre. Trabajó el fin de semana que desapareció la chica en Barra de Valizas.  

Jueves 08 de Enero de 2015

Las fuerzas de seguridad uruguayas detuvieron ayer en el departamento de Rocha al albañil apodado "el Conejo", que fue retratado en un identikit y es considerado el principal sospechoso del asesinato de la adolescente argentina Lola Chomnalez, de 15 años.

Fuentes judiciales citadas por medios uruguayos informaron que Richard Alejandro Gutiérrez, de unos 45 años, se encontraba escondido en el balneario de Cabo Polonio, a unos 12 kilómetros de la localidad de Barra de Valizas, donde la adolescente argentina de 15 años fue encontrada muerta hace más de una semana, semienterrada en la playa.

El sospechoso fue detenido alrededor de las 17 en el marco de un operativo conjunto de la Policía de Rocha y la Prefectura Naval ordenado por la jueza del Primer turno Marcela López, a cargo de la investigación.

La magistrada también ordenó el allanamiento de la vivienda de otro detenido por el caso, de sobrenombre "el Huguito", quien al parecer está vinculado con el albañil que estaba prófugo y sospechado de ser el autor material del asesinato de la joven.

Los investigadores intentaban establecer con estas detenciones si el crimen fue cometido en el marco de un robo, dado que la adolescente llevaba unos 2.500 pesos en su mochila. Dos de los hombres detenidos y liberados anteayer declararon ante la jueza López que el domingo 28 de diciembre invitaron al Conejo Gutiérrez a trabajar en la reparación de un techo en la localidad de Barra de Valizas porque no tenía dinero y "la estaba pasando mal".

Según estos testimonios, el hombre se ausentó entre las 15 y las 18 de ese día, y volvió diciendo que había encontrado dinero en la playa, por lo que compró unas bolsas de comida que compartió con ellos.

Otro dato que llamó la atención de los investigadores fue que la madre del sospechoso, quien anteayer se presentó a declarar en forma voluntaria, dijo que no había vuelto a ver su hijo desde ese domingo.

En tanto, el canal C5N aseguró que la persona detenida ayer es el hombre que entrevistó cuando la adolescente estaba desaparecida y dijo que no la había visto y que el caso le parecía "muy raro".

Otros dos detenidos. El portal uruguayo Subrayado informó ayer que otros dos hombres fueron detenidos en Montevideo y fueron trasladados a la Unidad de Delitos Complejos del departamento de Rocha.

Fuentes policiales precisaron a esa publicación web que se trata de dos amigos que estuvieron en la localidad de Barra de Valizas durante el fin de semana que desapareció la joven.

Por otro lado, uno de los compañeros de obra del prófugo, un joven de 20 años llamado Juan, dijo que lo invitó a trabajar al Conejo para darle una mano al comprobar su precaria situación.

"El domingo 28 -fecha en la que desapareció Lola- estaba pintando el techo del rancho de la señora Ibáñez en Valizas. Lo vi a este hombre -por el prófugo retratado en el identikit- y lo invité a trabajar porque la estaba pasando mal. Ahora la policía lo está buscando", señaló el hombre a la prensa local, tras prestar declaración ante la jueza del caso.

Durante la jornada de anteayer habían declarado ante la jueza López cuatro hombres que tenían algún tipo de vínculo con Conejo y todos ellos coincidieron en que el sospechoso había estado trabajando en Valizas ese fin de semana pero que luego no lo habían vuelto a ver. Uno de ellos era su compañero de trabajo ese fin de semana, quien agregó que el domingo 28 de diciembre Conejo estuvo trabajando en el techo de una casa de Valizas hasta las 15 y que, luego, se retiró y regresó pasadas las 18.

Además, este testigo dijo que Conejo regresó con comida, a pesar de que no tenía dinero, y que tras preguntarle de dónde había sacado la plata para comprar la comida, el sospechoso le respondió que la había encontrado en la playa.

Los investigadores presumen que en ese horario fue asesinada la adolescente argentina, cuyo cadáver fue hallado enterrado en proximidades de la costa, en Valizas, con heridas cortantes en distintas partes del cuerpo.

En tanto, la jueza aguardaba para las próximas horas el resultado de los peritajes realizados al teléfono celular de Lola, el cual quedó en la casa de su madrina, Claudia Fernández, con quien había ido a pasar unos días de vacaciones.

Lola Chomnalez, de 15 años, fue encontrada asesinada la tarde del martes pasado semienterrada en unos médanos cercanos a la playa de Barra de Valizas y de acuerdo a los forenses la adolescente murió por asfixia por sofocación y presentaba algunos cortes en distintas partes del cuerpo.

La madrina entregó una cámara y fotos a la jueza

La jueza a cargo de la investigación del crimen de la adolescente argentina Lola Chomnalez, hallada asesinada hace nueve días en la localidad uruguaya de Barra de Valizas, ordenó la realización de un peritaje sobre la cámara de fotos presentada ayer a la mañana por la madrina de la chica y su marido, donde, según dijeron, constan fotos de la joven junto a ellos la mañana del domingo 28 de diciembre, momentos antes de desaparecer.

Fuentes judiciales aseguraron que la cámara de fotos fue entregada ayer a la jueza letrada de Primer turno del Departamento de Rocha, Marcela López, por los abogados de la madrina de Lola, Claudia Fernández, y su marido Hernán Tuzinkevich.

Una vez con la cámara en su poder, la jueza ordenó a peritos tecnológicos de la policía local que realicen un peritaje para establecer la autenticidad de esas fotos. Fernández y Tuzinkevich estuvieron detenidos en el marco de la causa como sospechosos del homicidio luego de que la jueza López considerara que había muchas contradicciones e inconsistencias en sus relatos.

Los investigadores hicieron hincapié en las contradicciones sobre los horarios en los que había sido vista por última vez la adolescente argentina y las actividades que habían realizado en los momentos previos a la desaparición. Gastón Chávez, uno de los abogados de la madrina de Lola, dijo días atrás que las fotografías corroborarán que la adolescente murió el domingo 28 de diciembre por la tarde y que la mochila color de ella que no fue hallada en la escena del crimen realmente existió. "Hay una foto tomada en torno a las 10.13, 10.14 de la mañana, en realidad hay dos fotos: una que fue tomada con un celular el día que Lola llegó, que es un paisaje de la tarde, de ella bajando del ómnibus con la mochila, y otras donde aparece ella, que son del balcón de la casa del padrino que da al mar y que por la ubicación del sol se nota que es de mañana", explicó Chávez a la prensa.

Según el letrado, "además de estas fotos, los informes forenses coinciden plenamente con las declaraciones del matrimonio sobre lo que Lola habría ingerido, tanto la noche anterior como el mediodía posterior, sobre la una de la tarde"."La prueba determina que Lola razonablemente debe haber muerto en la tarde del domingo, lo que hace totalmente verosímil el relato de sus padrinos: que comió y salió a caminar, como había hecho la tarde anterior", opinó Chávez.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS