ESCENARIO

Vicky Xipolitakis deslumbró con su plato y conmocionó a todos con su llanto

La Griega se emocionó al escuchar la devolución del jurado sobre el plato que presentó. "Es un año muy difícil para mí", dijo.

Jueves 08 de Octubre de 2020

Vicky Xipolitakis se robó la atención de los televidentes de MasterChef con sus ocurrencias. El día de la presentación, durante su recorrida por el mercado, la Griega hizo reír a todos al confundir un nabo con una lengua de vaca. Y el martes, en tanto, dejó a sus compañeros atónitos con el método que utilizó para cambiarse un vestido de fiesta por un joggins en medio del estudio. Pero anoche sorprendió, ni más ni menos, que por su talento en la cocina.

La consigna brindada por el ciclo era que los participantes debían escoger los ingredientes para su plato de una cinta similar a la que se utiliza en los aeropuertos para las valijas, y que sólo podían tomar hasta siete productos para elaborar su receta.

Llegado el momento de enfrentar al jurado, Vicky presentó un cerdo envuelto acompañado de brócoli. “Soñé con este plato, es como que volé. Me sentí una chef hoy”, se animó a decir mientras los especialistas se reían.

Embed

Sin embargo, tras degustar la preparación los tres jurados le fueron dando buenas devoluciones. "Vicky, quiero que sepas o que entiendas que nosotros lo único que vemos de vos o la mayor parte es tu pose. Esa energía tenés que dedicársela a los detalles. Porque tenés un buen ADN de cocinera. Limpiás, sos ordenada. Vas eléctrica, agarrás lo que sea y lo tirás ahí, como en esta prueba, que te tirás a la pileta. Y lográs cosas espectaculares. Con más detalle sobre esto, atento”, dijo Donato, uno de los jurados.

En ese momento, la Griega no pudo evitar el llanto. “¿Te emocionaste, Vicky?”, le preguntó entonces Santiago Del Moro. “Sí. Es muy duro para mí estar acá. Es un año en el que estoy muy golpeada. Pero, por mi forma de ser, siempre sigo con una sonrisa y adelante. Y que me esté saliendo un poquito bien, con tres monstruos por lo que son profesionalmente, porque son todos lindos, adelante mío y me feliciten, la verdad que me recontra emociona”, señaló la participante a pura lágrima. Y luego, mirando a cámara, confesó: “Quiero traer a este gran lugar alegría, pero no pude contener la sensibilidad”.

>>Leer más: Vicky Xipolitakis revoleó un frasco y enloqueció al chef Germán Martitegui

“No entiendo cómo te salió así, pero es una lección para mí”, aseguró entonces Germán Martitegui. Y Del Moro quiso saber por qué decía eso. “Porque no para de bebotear todo el día y está todo el tiempo así, como canchereando. Y decís: «Bueno, no está haciendo nada». Es como que está muy preocupada en ser simpática, en halagar y en muchas cosas, que a mí claramente no me importan cuando estoy cocinando. Pensé que perdía seriedad haciendo eso. Y, de repente, me encuentro con un plato que está perfecto. Está muy rico. Puedo criticar muchas cosas, pero hoy elijo quedarme con eso”, explicó el chef.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario