Escenario

"El teatro es nuestra forma de militar, el arte siempre nos salva"

"El problema no es lo que el otro diga, el tema es el valor que uno le da. Lucho todos los días con la opinión del otro"

Sábado 06 de Abril de 2019

Es febrero de 2016 y en medio de un country privado llamado "El descanso", la tensa calma se convierte en un infierno de miserias propias y oscuridades ajenas.

   "Cuna de lobos" vuelve desde hoy y todos los sábados de abril y mayo, a las 20, en el Cultural de Abajo (Entre Ríos 579). La obra escrita y dirigida por Maru Lorenzo cuenta con las actuaciones de Lucho Alva, Charo Colonna, Julieta Lancellotti, Melina Playa, Carolina Torres, Carolina Casella y Juanchi Vidoletti.

   "Cuna de lobos" intenta mostrar "las contradicciones del sueño neoliberal, esto es la promesa de éxito, dinero, status y poder, que esconde un serie de sometimientos, miserias y oscuridades a las que estos personajes se van viendo arrastrados sin oponer ninguna resistencia", dijo la directora a Escenario.

   Respecto a los personajes de su obra, Lorenzo destacó que "ninguno de ellos intenta hacer algo diferente de sus vidas, sino reproducir mandatos e ideales familiares y de clase. Esto funciona como metáfora de lo que pasa en la sociedad en general. La elección del country como universo es un extremo, pero intentamos hacer una metáfora de la conflictiva sociedad actual, porque a todos en algún punto algo de esto nos atraviesa".

   Las contradicciones de la clase media también están presentes. "Vemos en la obra cómo tras conseguir el sueño neoliberal aparecen las miserias más horrendas, el desprecio hacia el pobre, hacia el otro, hacia el diferente. Un discurso plagado de lugares comunes y fundamentalmente de prejuicios compartidos por toda una sociedad, con una cuota importante de cinismo y acidez, fluye sin tapujos en el hablar de los personajes de la obra", apuntó Lorenzo.

   En "Cuna de lobos" Rosario vuelve a ser protagonista. "En la obra se hacen referencia constantes a lugares y personajes de nuestra ciudad, a los que el público rápidamente puede asociar. Convocar un imaginario colectivo nos da la posibilidad de ampliar el campo imaginativo del público además de facilitar el efecto humorístico deseado a la hora de asociar a los personajes de la obra con esos personajes famosos conocidos seguramente por todos los rosarinos. Desde hace unos años las obras en las que vengo participando , tanto como directora como actriz, son un intento de pensar la ciudad y sus habitantes", consideró la directora.

   El humor es una pieza clave en la historia. Y Maru Lorenzo confiesa por qué se animó a desdramatizar cuando la realidad social duele tanto. "El humor es, en mi vida personal y en mi vida artística, la forma que encuentro de digerir lo que no puedo elaborar de otra forma. La obra la terminé de escribir el mes que desapareció Santiago Maldonado, estaba muy movilizada y angustiada. El grado de desfachatez, de ironía y de acidez con que escribí es proporcional al grado de angustia que sentía en ese momento. Escribir la obra fue una manera de tramitar algo de eso. Aunque es algo intramitable, hoy sigo viendo la obra y las sensaciones que me recorren el cuerpo siguen siendo tan intensas como antes. El humor es lo que hace que la obra sea digerible, porque el grado de violencia que despliegan los personajes, discursivamente sobre todo, es de alto voltaje", dijo.

Estrenada en mayo de 2018, la obra regresa con otro elenco. "Las ganas se renuevan hoy más que nunca, no milito en ningún partido político, pero creo que el teatro es nuestra forma de militar y apostar por lo colectivo y por el encuentro. El arte siempre nos salva, y en contextos de crisis aún más", concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});