El Mundo

El socialismo español también se impondría en las elecciones regionales

Luego de su clara victoria en las elecciones generales del pasado 28 de abril, el gobernante socialismo español se dispone a vencer en los comicios regionales y europeos del 26 de mayo próximo. Según un sondeo nacional estatal, el PSOE ganaría en 10 de las 12 comunidades autónomas españodas donde habrá elecciones el 26 de mayo. Entre esas comunidades se inlucye la de Madrid, hasta ahora un bastión de los conservadores del Partido Popular (PP) Los datos surgen del último "barómetro" del CIS, un organismo estadístico estatal.

Viernes 10 de Mayo de 2019

Luego de su clara victoria en las elecciones generales del pasado 28 de abril, el gobernante socialismo español se dispone a vencer en los comicios regionales y europeos del 26 de mayo próximo. Según un sondeo nacional estatal, el PSOE ganaría en 10 de las 12 comunidades autónomas españodas donde habrá elecciones el 26 de mayo. Entre esas comunidades se inlucye la de Madrid, hasta ahora un bastión de los conservadores del Partido Popular (PP) Los datos surgen del último “barómetro” del CIS, un organismo estadístico estatal.

Los socialistas aspiran a que su victoria en las elecciones generales del 28 de abril (28-A) por primera vez desde 2008 les permita repetir el logro el 26 de mayo. En las autonómicas de 2015 solo fueron primera fuerza en Asturias y Extremadura, ahora alcanzarían a 10 regiones. Volver a gobernar en la Comunidad de Madrid, bajo control del PP desde 1995, es el otro gran objetivo de los socialistas que el sondeo marca como factible. El PSOE ganaría la Comunidad de Madrid (la región) con el 26,1% y podría formar gobierno con Podemos (13%) y Más Madrid (12,8%), según el CIS. Tras casi un cuarto de siglo gobernando, la debacle del PP (llegaría a 22,9% de votos) le impediría mantenerse al frente de esta influyente comunidad.

El partido de Pedro Sánchez preside cinco de las comunidades donde habrá elecciones: Aragón, Asturias, Baleares, Castilla-La Mancha y Extremadura. En el caso del PP, gobierna en Castilla y León, La Rioja, Madrid y Murcia (no concurren Galicia y Andalucía, donde se alió con Ciudadanos para acabar con 36 años de gobiernos ininterrumpidos del PSOE).

El PP, muy golpeado por el 28-A, afronta las autonómicas y municipales como una segunda vuelta de esas elecciones generales. Tras firmar su peor resultado histórico ese día, confía en mejorar sus resultados. El 28-A perdió 3,6 millones de votos respecto a 2016 y sufrió el desplome de 137 a 66 diputados con Pablo Casado al frente del partido. La esperanza de los populares pasa por recuperar al electorado más conservador que se decantó por Vox y revertir la fuga de los votantes más moderados que se fueron a Ciudadanos, el PSOE o la abstención. El empuje de los presidentes autonómicos, sumado a la fuerte implantación territorial del bipartidismo en comparación con los partidos más recientes (Podemos, Ciudadanos y Vox), favorecería esta mejoría del PP. Casado ha abandonado el tono polarizador, llegando al extremo de referirse a Vox como “ultraderecha”, tal como hacen el PSOE y parte de la prensa.

La encuesta del CIS supone un alivio para el PP, en el sentido que aumenta la distancia con Ciudadanos. Por un margen menor al esperado, Casado evitó en las generales el “sorpasso” de l partido de Albert Rivera, que se quedó a 200.000 votos de ser la segunda fuerza y, por tanto de pasar a ser considerado el líder de la oposición. Ciudadanos no superaría al PP en ninguna de las 12 comunidades. La “macroencuesta” se realizó entre el 21 de marzo y 23 de abril, antes de la victoria del 28-A.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario