El Mundo

Bush terminó su visita a Tierra Santa y viaja a países árabes

El presidente estadounidense,  George W. Bush, culminó hoy su visita a Tierra Santa con una  recorrida por el memorial del Holocausto en Jerusalén y los sitios  donde Jesucristo comenzó su predicación, y, antes de partir hacia  países árabes...

Viernes 11 de Enero de 2008

Jerusalén- El presidente estadounidense,  George W. Bush, culminó hoy su visita a Tierra Santa con una  recorrida por el memorial del Holocausto en Jerusalén y los sitios  donde Jesucristo comenzó su predicación, y, antes de partir hacia  países árabes, prometió regresar a la región en tres meses.

“Hay una gran posibilidad de paz y quiero ayudarlos”, dijo  Bush al primer ministro y presidente israelíes, Ehud Olmert y  Shimon Peres, en el aeropuerto de Tel Aviv, donde abordó su avión  Air Force One y puso punto final a su primera visita a Israel y  los territorios palestinos de Cisjordania como mandatario.

“Señor primer ministro y señor presidente, muchas gracias por  su invitación para regresar. La acepto ya”, dijo Bush sobre la  pista del aeropuerto, en una señal de su intención de ponerle una  estampa personal a los esfuerzos de paz que podrían coronar su  último año en el poder.

De Israel, Bush voló hacia Kuwait, la pequeña nación petrolera  cuya invasión en 1991 llevó a su padre a lanzar la Guerra del  Golfo contra Irak y uno de los dos países árabes, junto con Irak,  que no asistió a la conferencia de Annapolis, Estados Unidos,  donde Bush relanzó el proceso de paz palestino-israelí.

Durante dos días de conversaciones con Olmert y con el  presidente palestino, Mahmud Abbas, Bush dijo que era necesario  que ambas partes comiencen negociaciones serias de inmediato.

El mandatario predijo ayer que el tratado de paz definitivo  será firmado en el lapso del corriente año y urgió a ambas partes  a tomar “decisiones difíciles” para permitir la creación de un  Estado palestino y poner fin a 40 años de ocupación israelí.

Antes de llegar al aeropuerto para partir hacia Kuwait y los  demás estados árabes que visitará -Bahrein, Emiratos Arabes Unidos  y Arabia Saudita-, Bush llamó a los árabes a “extender la mano a  Israel, un paso que se necesita hace mucho tiempo”, señaló.

El mandatario reiteró el llamado en el aeropuerto. "L levo conmigo un mensaje de optimismo sobre las posibilidades  de un acuerdo de paz. Compartiré con ellos mis pensamientos sobre  usted y el presidente Abbas”, dijo Bush con Olmert y Peres a su  lado.

Más temprano, el presidente estadounidense visitó el memorial  del Holocausto Yad Vashem en Jerusalén.

Con lágrimas en los ojos, el presidente dijo que el memorial,  que conmemora a los millones de judíos asesinados por la Alemania  nazi, era un “recordatorio aleccionador de que el mal existe” y  debe ser resistido.

El director del memorial, Avner Shalev, quien guió a Bush por  el lugar, dijo que el mandatario estaba visiblemnete emocionado y  dijo que su país debería haber bombardeado el campo de exterminio  nazi de Auschwitz.

Con la tradicinal kipá judía, Bush colocó una corona colorada,  blanca y azul sibre un bloque de piedra que cubre cenizas de  víctimas del Holcausto traídas de seis campos de exterminio nazis.  También encendió una antorcha para recordar a los muertos.

En un momento, Bush vió fotografías aéreas del campo de  Auschwitz tomadas durante la guerra y llamó a su secretaria de  Estado Condoleezza Rice para preguntarle por qué su país decidió  no atacar el campo para detener las matanzas, según Shalev.

“Deberíamos haberlo bombardeado”, dijo Bush, siempre de  acuerdo al relato de Shalev, informó la edición digital del diario  israelí Haaretz.

Se trató de la primera visita de Bush a Israel y a los  territorios palestinos ocupados de Cisjordania desde que asumió el  cargo, en 2001, y su objetivo es lograr un triunfo de su política  exterior en el último año de mandato forjando un acuerdo de paz.

Las negociaciones de paz se reanudaron con gran fanfarria en  noviembre en Annapolis tras siete años de estancamiento, pero  desde entonces se empantanaron por la expansión de las colonias  judías y una escalada de violencia palestino-israelí.

También complica el proceso el hecho de que el presidente  palestino, Mahmud Abbas, controla sólo parte del futuro Estado  palestino, ya que sus rivales del movimiento Hamas le arrebataron  el control de la Franja de Gaza, en junio pasado.

Bush, un cristiano devoto, también seguió las huellas de  Jesucristo en la norteña región israelí de Galilea.

El mandatario, que una vez dijo que Jesús era su filósofo  preferido, recorrerió la zona del Mar de Galilea, donde Cristo dio  su Sermón del monte, en el que dijo “felices los que trabajan por  la paz”, según el Evangelio de San Mateo. (Télam)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario