El Mundo

Alrededor de 2.500 soldados irrumpen en un suburbio de Río

Esta nueva operación de apoyo a la policía dispuesta por el gobierno de Temer busca combatir la creciente criminalidad en la "ciudad maravillosa"

Jueves 17 de Agosto de 2017

Policías apoyados por el Ejército brasileño emprendieron ayer una amplia operación contra el crimen en un suburbio de Río de Janeiro, en un nuevo ejercicio para contener una creciente ola de violencia en la ciudad, dijeron las autoridades. La operación fue lanzada a primeras horas en Niteroi, una localidad de unos 500.000 personas ubicada frente a Río, del otro lado de la bahía de Guanabara, diez días después de que cerca de 5.000 militares y efectivos policiales tomaran varias comunidades pobres del norte y oeste de la ciudad, con un saldo de al menos dos muertos. Hombres del Ejército cercaron algunos puntos estratégicos de las favelas y bloquearon algunas calles, mientras el espacio aéreo quedó controlado, con algunas restricciones para aeronaves civiles, aunque sin interferencias en las operaciones de los aeropuertos. "La policía civil y militar, apoyada por las fuerzas armadas, lanzaron una operación de seguridad pública al amanecer", indicó en un comunicado la oficina de seguridad del Estado de Río.

Según funcionarios, el Ejército, llamado el mes pasado por el presidente Michel Temer para ayudar a la policía, "tiene la misión de controlar la entrada a algunas comunidades en la región y está estacionado en puntos estratégicos". Soldados en uniformes camuflados patrullaban la zona a pie, respaldados por blindados, en una postal que comienza a naturalizarse en Río. Según la cadena GloboNews, la operación cuenta con 2.600 militares y su objetivo es el arresto de 26 sospechosos y la conducción coercitiva de otras 34 personas para que declaren ante las autoridades. La emisora reportó que un soldado fue herido con un arma de fuego, aunque esa información no fue confirmada oficialmente.

Más de 3.400 homicidios

Río fue sede hace un año de los Juegos Olímpicos —la primera ciudad sudamericana en hacerlo—, pero aunque el evento ocurrió sin problemas, una mezcla de escándalos de corrupción, el casi colapso del presupuesto estatal y el crimen dejaron un dolor de cabeza para la que debería ser una de las regiones más ricas de Brasil. En el primer semestre del año, Río registró 3.457 homicidios, el mayor nivel desde 2009 y 15 por ciento más durante el mismo período de 2016. En lo que va de año, 97 policías han sido asesinados en el Estado. A comienzos de este mes, cinco mil miembros del Ejército y la policía realizaron otro despliegue de gran magnitud para combatir el crimen organizado en favelas del norte y oeste de Río de Janeiro. Además, a fines de julio el gobierno anunció la movilización de más de 10.000 miembros de las Fuerzas Armadas y policías para combatir la ola de violencia en la ciudad maravillosa.

Río tiene 843 áreas controladas por bandas armadas. Bautizados como "territorios controlados ilegalmente", las regiones engloban favelas, complejos de viviendas, inmuebles específicos y hasta algunas vías urbanizadas. Shora, un decreto firmado por el presidente Michel Temer abre la posibilidad de que el Ejército permanezca en Río de Janeiro hasta diciembre del próximo año.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario