Edición Impresa

Un nuevo orgullo para San Lorenzo

El 3 de marzo del corriente año se fundó en la ciudad de San Lorenzo un Centro Integral de Nefrología y Diálisis.

Sábado 19 de Abril de 2014

El 3 de marzo del corriente año se fundó en la ciudad de San Lorenzo un Centro Integral de Nefrología y Diálisis. Todos los pacientes lo esperábamos y en esa oportunidad fuimos citados para concurrir a la calle Dr. Ghío 474 a fin de recibir el tratamiento de rigor. El asombro ante una obra arquitectónica de tal envergadura nos paralizó. Su ejecución llevaba consigo el propósito de brindarnos mayor confortabilidad con instalaciones y elementos que amenicen las cuatro horas de permanencia en el lugar. Por razones de espacio no lo voy a describir minuciosamente, pero sí mencionaré algunas dependencias que hacen a su funcionamiento, a saber: dos consultorios, una sala de recuperación, otra de hemodiálisis para aislados, y al final de un largo pasillo, se ubica la sala para las sesiones de diálisis cuya capacidad reúne a veinte personas por vez. En la planta alta se ubica la gerencia, las oficinas administrativas y un amplio salón para conferencias. El gestor y fundador de toda esta obra modelo es el doctor Sergio Marinovich, estudioso médico nefrólogo de trayectoria, quien desde hace años ya lo dirigía en un sector perteneciente a un instituto asistencial de San Lorenzo. Lo secundan en su labor la doctora María Laura Benítez, nefróloga reconocida, y un grupo de médicos clínicos y especialistas en la materia, quienes realizan el seguimiento de los dialisados. Completa el plantel de profesionales el doctor Diego Pendino, cirujano cardiovascular, quien prepara a los pacientes para iniciar el tratamiento. También concurren semanalmente una psicóloga, una nutricionista y una trabajadora social para asistir a los que necesiten de su atención. Debo destacar, además, la formación del cuerpo de enfermería y mucamas, para desarrollar su accionar, así como el espíritu humanitario que las anima en el trato personal. Asimismo, resalto la excelente disposición del grupo administrativo para cumplir, no sólo con las tareas inherentes a la institución, sino también para orientar a los pacientes en los diversos trámites, según la problemática que deseen satisfacer. Sería importante que este centro, por su finalidad, cual es la de dar vida a todos aquellos que padecen insuficiencia renal irreversible (y al que acude mucha gente de poblaciones aledañas, acortando distancias), sea visitado por autoridades no sólo locales, sino también del orden provincial y hasta nacional para conocerlo y difundir su existencia.

Raquel Ercoli de Faga
DNI 2.833.286

Una salida a tiempo

La salida de Alfredo Jesús Berti de la dirección técnica de Newell’s Old Boys fue un final tan previsible como anunciado. Su continuidad ya había sido cuestionada por hinchas y periodistas en dos oportunidades: al finalizar el torneo anterior, luego de que su equipo dejara pasar una inmejorable posibilidad de repetir el título y apenas iniciado el presente campeonato, posderrotas con Atlético Nacional en Medellín por Copa Libertadores y con Gimnasia de La Plata por el campeonato doméstico. Emulando a un boxeador al borde del nocaut, Berti logró mantenerse en pie esquivando golpes y pegando en su momento. Fue así como su Newell’s mostró atisbos de recuperación ante Belgrano, a pesar del empate, y encontró su mejor forma futbolística (parecida al Newell’s de Martino) en los triunfos frente a Atlético de Rafaela y Vélez Sarsfield. Por Copa Libertadores también evidenció una mejoría, aunque más por los resultados, igualando ante Gremio en Brasil y venciendo en Uruguay a Nacional de Montevideo. Alfredo Berti, en pocos partidos, había dejado de lado los cuestionamientos sobre su continuidad para poner al equipo en carrera en ambos frentes. Pero el destino le tenía previsto dos golpes letales que lo enviarían a la lona y a perder la pelea. Como punteándolo para luego darle el ataque decisivo, Quilmes y River aflojaron la guardia del DT. Un sorpresivo empate de local ante uno de los peores equipos y una derrota sin reacción ni juego ante el elenco de Ramón Díaz vulneraron nuevamente al “púgil” leproso que recibiría en pocos días dos mazazos: la derrota en el clásico en el Coloso y la eliminación a domicilio a manos de Atlético Nacional por Copa Libertadores. Dos golpes de nocaut que lo dejaron fuera de combate. Berti ya no está más en Newell’s, aunque seguramente esta experiencia le servirá para otra “pelea”. El hincha deberá entender que Berti no ha sido el único responsable de este momento. Los dirigentes han sido tan o más responsables que el ex DT. Fueron ellos los que lo eligieron y fueron ellos los que no trajeron reemplazantes competitivos ante la salida de jugadores claves de la era Martino. Y también son responsables varios de los actuales jugadores, quienes participaron de encuentros decisivos sabiendo que no estaban en condiciones físicas o no dando todo su potencial. Demasiadas ventajas que se terminan pagando. En este caso, y como casi siempre, la terminó pagando el técnico. Ahora, quienes conducen el club, el técnico y los jugadores deberán trabajar para capear este magro presente. Reconocer los errores y no volver a repetirlos es el primer paso. Están a tiempo.

Diego González Fernández
DNI 25.750.456


Padres irresponsables

Circular por las calles de la ciudad de Rosario atestadas de vehículos apurados, desordenados, irrespetuosos y observar cómo con total impunidad, personas adultas, presumiblemente padres, transportan en moto a niños pequeños o bebés, hablan a las claras del desprecio por la vida que tienen muchas personas que cometen así, un verdadero atentado contra esos niños. Nada, absolutamente nada, puede justificar tanta ignominia. Ni la pobreza, ni la falta de recursos, ni la necesidad de llegar. Porque la muerte acecha a la frágil pequeñez. Si los padres no toman conciencia de ello o no les interesa, las autoridades tienen que actuar. Y tienen que actuar con todo el rigor de la ley. ¿O acaso como sociedad hemos llegado al punto de que a nadie le importa la amenaza que se cierne sobre los indefensos inocentes?

Edith Michelotti

El país de los feriados

Marzo y abril son un muestrario del deterioro en el que cayó nuestro país: Carnaval, Día de la Memoria, Día de Malvinas, Semana Santa, huelga, Día del Trabajador y su puente. De dos meses con 61 días, sacamos los fines de semana, quedan 43 días. De esos 43 se trabajaron 34. El costo diario de lo que se produce por día hábil en el país varía desde los 4 a los 8 mil millones de pesos, según varias opiniones. Tomemos un intermedio, 6 mil, por nueve días, son 54 mil millones de pesos menos de producción de bienes y servicios. Esto implica menos oferta de esos bienes y servicios al mercado, frente a los mismos sueldos, al mismo circulante. Según como se mire, o produce inflación por menos oferta o produce pobreza por menor producción. A nadie le importa quién paga esto, y la realidad es que lo pagamos todos, empezando por los que menos tienen. Nos dicen que estamos en un país muy rico, lo que es cierto, pero lo que no nos dicen es que tenemos una dirigencia lamentable, que maneja muy mal esa riqueza para los demás, pero muy bien para ellos. Es así que poniendo algún feriado más para crear la sensación de goce de la población de minivacaciones, más algún que otro subsidio para que crean que aparte se les regala algo, se sigue dilapidando esa riqueza del país. ¿Cómo se explica si no que países con mucho menos territorio y más pobres, como Chile y Uruguay, estén mejorando sus estándares de vida y su producto per cápita y nosotros sigamos empeorándolo? La historia muestra que Argentina viene cayendo económicamente desde 1930, con algún amesetamiento en esa caída en algún período, pero retomándola más fuerte luego. La “década rifada” es otra oportunidad _y esta vez única_ como ninguna anterior que se tuvo para revertir ese deterioro que lleva ya 84 años. ¿Cómo llegaremos a los 100 años? De seguir así, mucho peor. No hay nada que indique que podamos mejorar. ¿Quién no firmaría por volver a la situación de los 60 con Illia, al que derrocaron por lento, pero durante su administración la pobreza era del 5%, y hoy, con los índices truchos K, es mayor al 25%. De este gobierno se puede esperar cualquier cosa, como que siga inventando más feriados. Los sindicalistas y la oposición podrían poner alguna cuota de racionalidad a las cosas, encontrando otros caminos a las huelgas, que se cansaron de hacerle a Alfonsín y De la Rúa, pero recién se animan hoy a hacerle a Cristina, frente a su caída de poder y ya en retirada. Es todo muy triste. Nadie parece darse cuenta de nada y el no trabajar se toma como joda. No hay responsabilidad y todo se espera de regalo del Estado o de los empleadores. Lamentablemente, no se ve un buen futuro. Se ve sólo seguir en la pendiente y cada vez más abajo como país, como sociedad y como individuos.

Ricardo Castellani

La basura en otoño

Con fecha 19/03/2014 envié notas al Concejo en las cuales reiteraba educadamente (por ahora) el reclamo que vengo realizando desde hace cuatro años y que detallo a continuación: “Como ya recordarán los concejales con mayor antigüedad en el mismo, este reclamo se basa en presupuestar para una mayor cantidad de recolectores en la estación otoño y explico nuevamente la fórmula expresada al ex administrador político del Ejecutivo, si A=1, y B =1, y se restan C será igual a cero. Pero si A= 5, y B = 1 , C nunca será cero (A= cantidad de hojas en el suelo/ B = cantidad de recolectores/ C cantidad de basura acumulada en las calles); y que no llueva, porque entonces la culpa la tiene el vecino por producir el cambio climático, el administrador político del Ejecutivo siempre zafa. Espero con buena voluntad que no se repita la respuesta (o cargada) de la actual administradora del año pasado, que luego de mi queja me envió a casa a dos jóvenes con dos bolsas de residuos y un volante en que me decía que la basura la levantara yo. Con los recursos que se gastaron en la impresión de los volantes, las bolsas de residuos y el personal para repartirlos podría haber contratado a más recolectores. Eso sí, debo reconocer que no habría posibilidad de retorno en época de campaña”.

Julio R. Sánchez
DNI 6.043.532

Otro grande
que se fue

Todos nos vamos a ir pero cuando un grande se va, como dice Cortés, deja un espacio vacío que no lo puede llenar la llegada de otro amigo. Se nos fue Alfredo Alcón, seguramente alguien insustituible, alguien inigualable, como actor, como amigo, y fundamentalmente como persona, alguien que rehuía los elogios pero cosechaba aplausos por todo el mundo, que eran el sustento de su vida, era el gran creador de infinitos personajes, era, en fin, un grande. Hemos perdido a un Eugenio Filippelli, un maestro sin igual, y que diera su vida por un teatro popular, que luchó como nadie para la creación de la Comedia Rosarina, ninguneado por críticos, apartado por poderosos del género, que luchó hasta el último aliento de su vida, incluso hasta por una vida digna. Los que tuvimos el honor de conocerlo sabemos de sus enojos, de sus rabias, de sus sueños y sus maravillosos logros a través de puestas en escena de magníficas obras teatrales. Como dije al principio, se nos están yendo los mejores, los inolvidables, los que dejan un espacio vacío. No puedo menos que recordar a Carlos Luis Serrano, un artista en toda su dimensión, un grande como actor, director, escenógrafo, maquillador. Un recuerdo enorme para ellos y otros que acompañaron en este trabajo hermoso, pero difícil para concretarse y transformar un sueño en realidad. Gracias a todos ellos y un recuerdo permanente por tan enorme aporte al arte.

Dusan Sigulin

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario