Edición Impresa

Ramón y los borrachos

El agradecimiento de Ramón Díaz a los “borrachos del tablón” fue una estupidez que debe estar jugando una interna en River. Nadie es inocente y menos Ramón.

Martes 22 de Abril de 2014

El agradecimiento de Ramón Díaz a los “borrachos del tablón” fue una estupidez que debe estar jugando una interna en River. Nadie es inocente y menos Ramón. La posibilidad de que fiscales lo iban a acusar de algún delito público ante tamaño descaro de agradecer a “una banda de delincuentes” que forman la barra brava de River Plate, hace que uno reflexione sobre esta lacra y su existencia. Hay un antecedente que lo hace aparecer a Ramón como una monjita descalza. Marcelo Mallo, avalado en su momento por Aníbal Fernández, sí, el que fue ministro de Justicia, de Seguridad, jefe de Gabinete, y hoy senador. Armaron con un grupo de barrabravas la “ONG” Hinchadas Unidas Argentinas (HUA), lo formaban los principales barras de los clubes, entre ellos el famoso “Bebote” de Independiente, y lo hicieron para llevarlos al Mundial de Sudáfrica, donde a varios no los dejaron entrar y otros fueron expulsados por mal comportamiento. Gracias a esto el hincha argentino luce con orgullo ser catalogado como de los peores del mundo en comportamiento, educación, moralidad y ser catalogado como inadaptado. Este ejemplo es típico de la connivencia de sectores de la política con estos mercenarios de la rosca, ellos pueden hinchar por cualquier equipo, siempre donde hay negocio están. Ahora han vuelto y se volvieron a juntar para ir al Mundial de Brasil, presuntamente apañados por los sospechosos políticos de siempre. Hasta el gobierno les da consejos que vayan a la policía antes de viajar y pidan sus antecedentes de buen comportamiento para exhibir en la entrada a Brasil. Un despropósito. Eso sí, la hipocresía le cae a Ramón Díaz y los mismos que se rasgan las vestiduras son los que han hecho de la Argentina un refugio de sicarios, de los sin trabajo de Latinoamérica, y de narcotraficantes de toda laya. En fin, un país barrabrava.

Carlos J. Nougués

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario