Edición Impresa

Procesan a un comisario como coautor de narcotráfico junto a Tognoli y Ascaíni

El juez federal Carlos Vera Barros procesó al comisario Néstor Juan "Beto" Fernández como coautor de narcotráfico de modo organizada con el ex jefe provincial de la fuerza, Hugo Tognoli, y...

Viernes 17 de Mayo de 2013

El juez federal Carlos Vera Barros procesó al comisario Néstor Juan "Beto" Fernández como coautor de narcotráfico de modo organizada con el ex jefe provincial de la fuerza, Hugo Tognoli, y Carlos Ascaíni, ambos ya procesados por el delito mencionado. En la resolución, le dictó la falta de mérito al cabo Carlos Alberto Quintana. Y decidió que Fernández, al revés de Tognoli y Ascaíni que están acusados por lo mismo, no quede detenido.

Fernández y Quintana habían sido procesados como partícipes primarios de comercio de estupefacientes en noviembre pasado, cuando el juez decidió dar falta de mérito a Tognoli. Pero en base a nuevos elementos incorporados a la causa, el magistrado aceptó la idea de que los tres policías junto con Ascaíni formaron una "empresa criminal conjunta" dedicada a la venta de drogas. Este planteo de los fiscales llevó al magistrado a indagar de nuevo a los dos policías.

La acusación contra Quintana se vinculaba con haber proporcionado al presunto narcotraficante Ascaíni datos sobre dos vehículos que lo seguían. Lo hizo tras recibir una llamada en la comisaría de Villa Cañás en la que Ascaíni le pasaba los dominios de dos camionetas que resultaron ser de la Policía de Seguridad Aeroportuaria. Esa averiguación se hizo con la clave personal de Fernández quien al ocurrir el hecho investigado, en 2009, era jefe de Drogas Peligrosas en Venado Tuerto.

Acusación. Ayer, el juez Vera Barros atribuyó a Fernández ser coautor de tenencia de estupefacientes agravado por su condición de funcionario policial y en forma organizada. Pero consideró que no hay elementos para atribuirle la figura de coautor a Quintana "en el marco de una verdadera empresa criminal".

Los porqué. En el fallo, el juez enumeró una seria de constancias para fundamentar por qué Fernández, como jefe de la ex Drogas Peligrosas de Venado Tuerto, no podía estar ajeno a la protección que desde su "ámbito funcional" se brindaba a Ascaíni.

El juez citó los dichos del supuesto traficante acerca de que personas vinculadas con el narcotráfico recibirían protección de parte de Fernández (el jefe "Beto") y, entre otros, de la fuerza de Seguridad que Tognoli tenía a su cargo.

La realización desde la clave asignada a Fernández para la consulta del dominio perteneciente a la camioneta Isuzu, de color blanco, que estaba siendo utilizada por la Policía de Seguridad Aeroportuaria para investigar a Ascaíni.

De la constancia del registro de entradas y salidas surge que, a las 17.05 del 25 de noviembre de 2009, el comisario procesado estaba en la Brigada Operativa VIII deVenado Tuerto y se retiró recién a la 1 del día siguiente. Vera Barros tiene en cuenta el diálogo entre Quintana y Ascaíni a raíz del llamado de éste para solicitar información sobre los vehículos que lo seguían. Y los dichos del policía Ledesma de la comisaría de Villa Cañás a Nilda L. sobre a la vinculación de quien sería el jefe de zona de Villa Cañas —comisario Tobokol— y de Tognoli con quien Ascaíni arreglaba por una suma mensual de $30.000.

Con relación a la imputación de que Fernández integraba una empresa criminal (fueron procesados en el marco de esta teoría Ascaíni y Tognoli), el magistrado señaló que dicha actividad puede integrarse "con aportes que en sí mismos sean funcionales y necesarios —en este caso actos de protección a un narcotraficante— sin que por ello cada de uno de los aportantes deba ostentan necesariamente calidad de coautor". Para el magistrado, Fernández sabía que con su accionar favorecía junto con Tognoli la actividad de narcotráfico que llevaba a cabo Ascaíni.

"Al Beto". En el fallo citó una intervención telefónica para explicar por qué Fernández es coautor funcional. "La conversación en la que supuestamente Ascaíni cuenta que lo vio a un tal Víctor, que estaba regalado con su mujer, Que él (por Ascaíni) no tenía nada. Que no lo puede encontrar a Jorge para pedirle el fierro, sino se lo llevaba a casa —a Víctor— en el baúl del auto. Ya lo voy a encontrar. Que le avisó al boludo del jefe, al «Beto» y que «para mí están todos arreglados»".

Para el magistrado, este contacto telefónico permite determinar la vinculación directa de Fernández con el paraguas protector con que contaba Ascaíni.

"Ascaíni acudió a él (por el comisario) ante la molestia que le ocasionaba la presencia de otra persona (Víctor) quien sería un competidor en la actividad ilícita que llevaba a cabo", señaló el juez. Vera Barros aludió al desmanejo de las consultas realizadas al Registro de la Propiedad Automotor con la clave asignada a Fernández. Que cualquiera pudiera usar la clave personal de Fernández no era para el juez obra de un simple descuido, como alegó este comisario al defenderse, sino producto de una acción deliberada.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS