POLICIALES

"Jamás imaginó que le iban a disparar, él no tenía problemas"

Javier Procopp fue asesinado el domingo cuando estaba parado en la puerta de su casa. "No estaba metido en nada", dijo su familia

Martes 23 de Febrero de 2021

Cuando cerca de las 20 del domingo Javier Alejandro Procopp vio que dos personas en moto se acercaban no sospechó que uno de ellos iba a desenfundar un arma y arremeter a tiros contra él. Tal vez por eso se quedó quieto y cuando le dispararon ni siquiera alcanzó a cubrirse. El hombre de 36 años murió ahí donde estaba parado, en la puerta de su casa de Edison al 800 de Villa Gobernador Gálvez. Detrás del hecho se asoma como posible móvil un conflicto vinculado al narcomenudeo.

Ayer a la tarde los familiares de Procopp estaban en la puerta de esa misma casa, a medio metro de donde Javier había sido atacado. Las marcas de al menos diez impactos de balas se veían por las paredes y columnas alrededor de la casa.

“No tenemos nada que ocultar porque él no estaba metido en nada”, dijo uno de los cuatro hermanos del hombre. En la familia nadie esperaba este desenlace para la vida de Javier, quien vivía con sus padres en la misma casa frente a la que fue asesinado.

>>Leer más: Asesinato en Villa Gobernador Gálvez: lo balearon en el tórax y el cráneo

Hasta la tarde del lunes lo que trascendió fue que Procopp era amigo de una persona que se dedica a la venta de drogas. Al parecer un problema de esa persona con un grupo abocado a la misma actividad habría desencadenado el ataque. El rumor que corrió con el paso de las horas es que los agresores podrían pertenecer a una banda del barrio Coronel Aguirre.

En tanto los familiares de Procopp aseguraron que el hombre no estaba vinculado a ese tema, que no sabían de ninguna amenaza que hubiera recaído sobre él. “El estaba tranquilo parado ahí. No se persiguió cuando los vio venir porque no tenía ningún problema de nada”, dijo una sobrina de la víctima.

Procopp tenía 36 años, había sido empleado metalúrgico pero desde un accidente vial que sufrió al volver de trabajar tenía un certificado de discapacidad y estaba desempleado. El último año, según sus familiares se había abocado al cuidado de su padre y su madre, con quienes vivía. “Con todo este tema del coronavirus no salía mucho, no venía gente a casa, cuidaba mucho a mis viejos”, contó uno de sus hermanos.

“Yo estuve de vacaciones dos semanas. Llegué ayer a las cuatro de la tarde. Vine acá, me bañé, me acosté un rato y mi vieja me llamó para avisarme”, contó el hombre sobre el momento en que se enteró que habían matado a su hermano. “Un rato antes había estado con mi viejo, pero él se fue a caminar, si no capaz que los mataban a los dos”, agregó.

“No tenemos que ocultar nada porque él no estaba metido en nada”, dijo sobre la víctima, quien no tenía antecedentes penales.

Seis tiros

Desde el Ministerio Público de la Acusación indicaron que dos personas aún no identificadas se desplazaban en una moto de alta cilindrada y dispararon al menos seis veces contra Procopp. El hombre, que resultó herido en el pecho y en la cabeza, murió en el lugar. En la escena del crimen se levantaron seis vainas servidas de calibre 9 milímetros.

>>Leer más: En medio de una guerra por la venta de droga siguen los homicidios en Villa Gobernador Gálvez

La Fiscalía esperaba la toma de declaraciones a testigos del hecho y el resultado de las pericias sobre el celular de la víctima para establecer posibles móviles del crimen. Asimismo no se descartaba una posibilidad que el ataque pudo estar relacionado al amigo de la víctima vinculado a la venta de drogas. La investigación la lleva adelante el fiscal de Homicidios Gastón Ávila.

Hasta anoche al cierre de esta edición en lo que va del año se habían registrado 30 homicidios en el departamento Rosario. El de Procopp es el primero que ocurrió en Villa Gobernador Gálvez, donde el año pasado hubo 22 homicidios de los cuales varios estuvieron vinculados a disputas relacionadas a la venta de drogas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS