Edición Impresa

Defensor del catenaccio

Su estadía en la insular Sicilia llevó rápidamente a Nicolás Spolli a convertirse en un acérrimo paladín del Calcio. "Se habla de que algunas ligas son más importante que la italiana. Pero no.

Jueves 11 de Julio de 2013

Su estadía en la insular Sicilia llevó rápidamente a Nicolás Spolli a convertirse en un acérrimo paladín del Calcio. "Se habla de que algunas ligas son más importante que la italiana. Pero no. El fútbol de la Serie A es el más duro de todos. Quizá, si estuviera Barcelona podría ser campeón como lo es en España, aunque no sería con tanto margen o facilidad porque en Italia todo es más competitivo, parejo y muy exigente", comenzó narrando a modo de prólogo el Flaco antes de emprender el regreso a Europa para iniciar su quinta temporada en las filas de la "criolla" Catania.

—¿Qué te dejaron las cuatro temporadas que ya archivaste en Italia?

—Muchas cosas, ya sea a nivel deportivo como individual. El solo hecho de irte al exterior te hace crecer. Madurás desde todo punto de vista. Y máxime si te toca recalar en un fútbol tan competitivo y complejo como el italiano. La Serie A te hace evolucionar permanentemente.

—Desde afuera se percibe que nunca te costó la adaptación porque entraste de una al equipo y no saliste más, ¿fue así?

—Si bien al principio me costó un poquito saber dónde estaba, sinceramente luego me fui acomodando y aclimatando a todo lo que tiene que ver con Italia. Por ahí no sufrí porque en el equipo siempre hubo muchos argentinos, y eso fue importante para que pudiera entrenar y sentirme cómodo, ya sea dentro como fuera de una cancha en todo momento.

—¿Se puede decir que en Catania los extranjeros son los dueños de casa debido a que está plagado de argentinos?

—Y, es así. Copamos el vestuario y la pasamos muy bien. Por momentos no pensás en que estás en el exterior. La verdad es que, pese a todo, me siento útil dentro del equipo. Además debo reconocer que me gané un nombre dentro del fútbol internacional gracias a Catania.

—En la pasada campaña le dieron un susto a más de un equipo, ¿cómo vivieron esa etapa?

—Con alegría porque sabíamos que teníamos un gran equipo. Fue el mejor año del club en la liga debido a que finalizamos en el octavo puesto. Además fuimos la segunda mejor defensa del torneo y eso también reconforta porque habla bien del grupo.

—¿Por qué creés entonces que Sabella no convoca al Pitu Barrientos o al Papu Gómez, quienes vienen exhibiendo un gran nivel?

—No sé. Pero es verdad que tanto el Pitu como Papu la vienen rompiendo desde hace tiempo y merecerían tener alguna chance. Ellos marcan la diferencia en nuestro plantel y nos han hecho ganar partidos por algunas de sus genialidades.

—A tal punto que varios medios dieron a Barrientos como uno de los más destacados en su puesto, eso habla de cómo evolucionó.

—Sí, es así. Es más, el Pitu es uno de los dos compañeros que más me sorprendió en lo que va de mi carrera. Tiene una técnica impresionante. El otro es el Burrito Ortega.

—¿Y qué pasa por tu cabeza cuando ves que últimamente se habla mucho de las ligas de España, Inglaterra e incluso ahora muchos descubrieron la alemana, y no tanto de la italiana?

—Sucede que como no hay un equipo que pueda competir de igual a igual con Barcelona, Bayern Munich, Borussia o Manchester United, hace que el Calcio pierda un poco de protagonismo, pese a que Juventus llegó hasta los cuartos de final de la Champions League (perdió con el campeón). Pero el fútbol italiano nunca dejó de ser importante. Es más, para mí es el más competitivo y exigente de Europa. La Serie A es de elite y, por más que hoy en día pongan más atención en otras ligas, es la más difícil y linda para jugar.

—Los que entienden del fútbol europeo argumentan que es más sencillo hacer tres o cuatro goles en España que uno en Italia; ¿coincidís con ese concepto?

—Totalmente. Es más, si Barcelona compitiera en Italia, no tengo dudas de que saldría campeón. Como tampoco dudo de que lo haría por una diferencia corta porque todos los equipos son más duros. En Italia el juego es muy táctico. Nadie regala nada, ni en las prácticas. Hay un alto grado de concentración. Fijate que hasta la última fecha no suelen definirse el campeón, los que ingresan a las copas y los descensos. Es todo muy parejo.

—¿Se puede afirmar que es tan parejo como cruel porque si andás mal varias fechas te podés ir al descenso?

—Seguro. Por eso todos tratan de sumar a lo loco en la primera rueda. Hay que hacer un buen colchón porque si después te agarra una mala racha, te vas a la B. Allá no hay promedios como para andar especulando. Y está bien que así sea. La mayoría sabe que no puede dejar nada librado al azar porque te vas al descenso.

—¿Juventus se erigió en el gran equipo a vencer? No sólo por el bicampeonato sino porque cuenta con una base consolidada desde hace tres temporadas.

—Sí, ni hablar. Pero pese a todo, nosotros perdimos con lo justo ante ellos en los dos partidos. No obstante, está muy bien. Encima ahora sumó a Tevez y a Llorente por lo que potenció su arsenal.

—¿Qué expectati-vas tenés para la pró- xima temporada?

—Hacer una buena pretemporada para luego poder realizar otro gran torneo. Ojalá podamos andar bien porque trataremos de clasificar a alguna de las copas europeas, pese a que no será fácil. Pero moriremos en el intento dejándolo todo en cada cancha como siempre lo hacemos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS