Edición Impresa

Cosas para reflexionar

Yo sé que es un tema cultural, todos crecimos en una cultura orientada al auto. Nuestra ciudad fue creciendo a la par nuestra en función del auto (nos vamos a vivir más lejos porque tenemos...

Viernes 06 de Septiembre de 2013

Yo sé que es un tema cultural, todos crecimos en una cultura orientada al auto. Nuestra ciudad fue creciendo a la par nuestra en función del auto (nos vamos a vivir más lejos porque tenemos auto; se ponen avenidas, autopistas, porque tenemos autos y queremos ir rápido sin importar todo lo que nos suceda en ese trayecto; nos llevaron en auto a la escuela porque tenemos auto). No es fácil poder ver que es un concepto erróneo, convivimos con eso y a eso estamos acostumbrados y, como toda costumbre, pensamos que está bien que así sea. Hablo en plural porque todos crecemos con este concepto, así como otra generación creció pensando que el cigarrillo no hacía mal y luego con el tiempo nos fueron inculcando que el cigarrillo mata, es a otra escala pero el ejemplo viene al caso, nosotros nacimos pensando que la única o mejor manera de movernos, o peor incluso, la meta era tener el auto propio. Por lo tanto el problema que tenemos es nuestra forma de ver las cosas, es un proceso lento pero otras culturas ya lo están cambiando, nosotros, confío, algún día llegaremos. Todos sabemos lo que cuesta modificar costumbres. Un claro ejemplo es lo que está sucediendo con la ciclovía de Pellegrini. Lo que se argumenta es que Pellegrini tiene mucho flujo de tránsito y es inadmisible que se le haya sacado medio carril para uso del transporte no motorizado. Si es que la preocupación es esa, hubiese sido más sensato, a mi parecer, que la queja esté orientada a eliminar el estacionamiento ya que éste le elimina un carril entero de circulación. Pero acá está mi explicación, nunca vemos que nuestro uso indiscriminado del auto es lo que genera los problemas. La calle es el espacio público por excelencia. Cuando la calle está ocupada por autos estacionados (es importante remarcar que son autos sin personas adentro) y no por personas circulando no nos parece incorrecto. O peor aún, pensamos que el carril para bicicletas nos estorba y los autos estacionados no (motivo por el cual nace el parquímetro, pagar por el uso del espacio público que es de todos y lo estamos usando de manera ineficiente). Como para nosotros, inmersos en nuestra cultura del auto, eso está bien, es aceptable que el auto ocupe ese lugar, ni se nos ocurre pedir que se lo saque para un mejor funcionamiento de la calle. De hecho está en nuestra cultura pensar que está bien que estacionemos en la puerta del lugar al que queremos ir. Sin embargo, no es inaceptable que tengamos que estacionar a cuatro cuadras para llegar hasta nuestro destino final. Cuatro o cinco cuadras que tengamos que caminar suele parecernos inadmisible, y damos tantas vueltas como sea necesario para encontrar algún lugar más cercano, y ahí, sin percatarnos, somos los que más estamos entorpeciendo el tránsito por circular a muy baja velocidad. Los que podemos movilizarnos a pie sin problemas, de hecho es lindo hacerlo, caminar es lindo y más en el centro, seamos conscientes de que somos nosotros los que debemos ceder ese privilegio de llegar hasta la puerta del destino a aquellos que no podrían hacerlo de otra manera.
Ornela Pendica
DNI 33.016.530

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario