Edición Impresa

Central: Los puntos a favor y en contra que tiene el equipo de Russo

Las denominadas frases hechas existen. Y abundan. Más en la previa de un partido tan importante como un clásico. Ni hablar si ese clásico es el rosarino. No obstante, hay cuestiones...

Jueves 17 de Octubre de 2013

Las denominadas frases hechas existen. Y abundan. Más en la previa de un partido tan importante como un clásico. Ni hablar si ese clásico es el rosarino. No obstante, hay cuestiones futbolísticas que intervienen, que se incrustan en el análisis medular de un partido de semejante envergadura y que sirven, al menos en la previa, para analizar los pro y los contra de un equipo para poder salir airoso. En el caso de Central hay elementos que viran para un lado y para el otro. Tiene argumentos que pueden tenderle una mano y otros que, inexorablemente, deben ser revisados para no sufrir dolores de cabeza, más teniendo en cuenta el potencial futbolístico del rival, que es ni más ni menos que el último campeón y el actual puntero del torneo Inicial. Tomando como punto de partida los puntos a favor se puede mencionar:

El estado de ánimo. No hay equipo que encare esta fecha con mejor semblante que el rival de turno, pero Central en ese aspecto tiene lo suyo. Aunque de manera lenta, el Canalla supo ir recomponiendo su imagen después de aquella paupérrima puesta en escena en cancha de Tigre, en el último partido que perdió. Mejoró ante Arsenal, cumplió contra All Boys, elevó su nivel de juego en el triunfo frente a Lanús y en medio de un correcto partido, al menos desde la propuesta y la entrega, estuvo a un tris de ganar en La Bombonera. Esos cuatro partidos sin derrotas (siempre con un promedio bajo en cuanto a puntos cosechados) es un punto de apoyo.

La localía. A este nivel de competencia cualquier jugador debería estar capacitado para abstraerse del entorno. Y el hecho de que no haya hinchas visitantes es un plus para el equipo de Miguel Angel Russo. Nadie desconoce que ante el mínimo grado de adversidad todo ese apoyo puede transformarse en un volcán de presión, pero antes de que la pelota comience a rodar la ecuación con más peso es la primera. En este ítems vale el dato de que de los cinco partidos disputados en el Gigante, Central ganó tres (Quilmes, Godoy Cruz y Lanús), empató uno (Arsenal) y perdió el restante (San Lorenzo).

El esquema. En medio de una búsqueda incesante de los mejores intérpretes y esquema más amigable, Russo encontró en los dos últimos partidos una respuesta más que saludable por parte de sus jugadores. Fue con un 4-3-3 que lo hizo un equipo mucho más incisivo, que ejerce una presión de manera constante, lo que desembocó en una forma de manejar más y mejor la pelota y, sobre todo, mucho más tiempo en terreno contrario.

En la otra columna (la del debe) aparecen otras tantas argumentaciones en las cuales hacer foco. Una de ellas es evidente:

 

La posición en la tabla. Hay un ejercicio simple, claro y contundente. Central tiene 12 puntos, dos menos que la diferencia (14) que le lleva Newell's. Quien no repare en ese aspecto estará haciendo una lectura errónea del presente de uno y otro equipo. ¿Hubo partidos en los que el Canalla mereció mejor suerte y que le pudieron servir para estar un poco más holgado hoy en la tabla de los promedios? Sí. Pero es lo que hay. Una posición baja y en la que las excusas parecen estar de más.

La irregularidad. Aquel arranque de torneo que sembró expectativas al por mayor lentamente se deterioró. El equipo fue entrando en una órbita de altibajos y ese es hoy uno de los mayores problemas. Se pasó de buenos partidos a otros muy malos. De un juego que de a ratos lució compacto a otro que alteró los ánimos, de jugadores, cuerpo técnico, dirigentes e hinchas. De todos. Y eso lo hizo un juego que lejos de afianzarse fluctuó entre las virtudes y los defectos.

Los errores propios. Tal vez el gran karma del equipo. Hay una lista cuantiosa para ponerle letras, lo que habla a las claras de cuál es uno de los mayores males del equipo, que encierran prácticamente todos los otros ítems ya mencionados (la posición en la tabla, la irregularidad en el juego, el discontinuo nivel de muchos futbolistas y algo más). Desde River (2ª fecha), hasta Boca (11ª) pasó de todo. En ese trayecto del torneo Central perdió muchos puntos por fallas propias, que en todo momento se intentaron subsanar, pero que nunca desaparecieron por completo. Muchos jugadores, y Russo también, hablaron en medio de la pretemporada que los errores, especialmente ante equipos de primera, se iban a pagar caros y los resultados están a la vista. Un equipo que nunca se caracterizó por el retroceso ordenado sufrió lo que tenía que sufrir: goles en contra y puntos tomaron otro rumbo. Si hasta aquí muchos equipos le provocaron un dolor de cabeza importante a Central, Newell's no debería ser la excepción.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS