Economía

"Santa Fe quedó herida"

El economista Antonio Margariti advierte que se abre una etapa donde primará la cautela en todos los sectores económicos esto provocará una reticencia a invertir, abstención del consumo, postergación de nuevos proyectos y disminución de actividades.

Domingo 27 de Julio de 2008

El economista Antonio Margariti advierte que se abre una etapa donde primará la cautela en todos los sectores económicos esto provocará una reticencia a invertir, abstención del consumo, postergación de nuevos proyectos y disminución de actividades.

Al ser consultado sobre qué es lo que se viene consideró que el país está frente a "una nueva confrontación contra los sectores rurales que quizás termine con la posibilidad de una gestión tranquila y racional hasta el final del mandato". En suma, el economista augura "turbulencia política y económica creciente".

—El conflicto entre el gobierno y el campo frenó la actividad económica en sectores muy relevantes como la construcción, la industria automotriz y de la maquinaria agrícola. ¿Qué pueden esperar estas actividades para esta segunda mitad del año?

—Después de la traumática experiencia institucional como la que vivimos entre el 11 de marzo y el 18 de julio con un gobierno nacional enfrentado contra la sociedad civil y pretendiendo derrotar al sector que más recursos le proporcionó durante la primera parte del mandato conyugal, lo que se espera para el segundo semestre es una actitud de cautela generalizada en todos los sectores económicos. Con el resultado de reticencia a invertir, abstención del consumo, postergación de nuevos proyectos y disminución de actividades.

—Después del parate económico ¿Cómo queda posicionada Santa Fe?

—La provincia de Santa Fe ha quedado gravemente herida. Por dos razones, una tiene que ver con que la independencia del gobernador Hermes Binner frente al poder central le costara muy caro porque significará un castigo en las coparticipaciones, no le mandarán dinero. El gobernador Binner se verá obligado a aumentar impuestos y enfrentará la rebelión fiscal de su frente interno que se resistirá a pagarlos. La segunda razón, por la disminución de la actividad económica a causa de las medidas de austeridad que adoptarán los agentes económicos, especialmente el campo y la industria de maquinaria, de vehículos rurales y construcciones urbanas. Del mismo modo sufrirán las ventas de artículos suntuarios en los shoppings regionales que estaban operando con creciente éxito.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario