Economía

Hynes: "El programa Santa Fe 4.0 es el más desafiante"

Así lo manifestó Erika Hynes, ministra Ciencia, Tecnología e Innovación de Santa Fe acerca de la DAT.

Domingo 06 de Enero de 2019

La ciencia y la tecnología pisa fuerte en Santa Fe y la provincia tiene todas las fichas puestas en lograr que la excelencia de los investigadores y el conocimiento que emana de las usinas científicas apostadas en el territorio santafesino "se traduzca en mejor capacidad para el sistema productivo, para producir mejor y dar empleo de mayor calidad". Así lo manifestó Erika Hynes, ministra Ciencia, Tecnología e Innovación de Santa Fe, durante su paso por el brindis de fin de año de la Dirección General de Asistencia Técnica (DAT), un organismo provincial que depende del ministerio de la Producción pero del que la cartera de ciencia y tecnología busca constituirse como un engranaje estratégico para lograr la tan buscada sinergia entre la ciencia y la industria.

—¿Qué balance hace de la gestión frente al ministerio durante este año?

—Llegamos al ministerio hace un año, ha sido de mucho esfuerzo pero también de mucho entusiasmo. Nos ocupamos de sembrar semillas para el futuro, teniendo en cuenta que las políticas científicas en Santa Fe ya tienen más de una década, que ya se hizo una costumbre que los científicos y las empresas innovadoras puedan competir por fondos, recibir subsidios para innovar. Seguimos trabajando fuertemente en eso y además trabajamos en algunos programas estratégicos vinculandos con la comunidad científica y el entramado productivo.

—¿Cuáles son las apuestas fuertes para 2019?

—Sin dudas el programa Santa Fe 4.0 que está dirigido a que la provincia ingrese a este nuevo paradigma tecnoeconómico que es el paradigma 4.0 de la valoración y gestión de los datos, la producción conectada. No sólo tiene que ver con la industria, tiene que ver con el agro, la producción primaria, con la toma de decisiones en contextos de incertidumbre. Todo eso asistido por las herramientas de la información que existen hoy, en una provincia que tiene industria que va a tener que digitalizarse para poder seguir siendo competitiva y mantenerse en los circuitos económicos, y también tiene empresas tics, con mucha fuerza y que están en crecimiento y pueden proveer herramientas para esta digitalización. Después tiene un polo científico muy importante, tanto en la ciudad de Santa Fe como en Rosario, donde hay investigadores que producen conocimiento en la vanguardia. Muchos son editores de revistas científicas de primer nivel, publican en los mejores lugares, los invitan a congresos excelentes y tenemos que lograr que eso se traduzca en mejor capacidad de nuestro sistemas productivo, para producir mejor y dar empleo de mayor calidad. Santa Fe 4.0 lo hacemos a su vez con otros ministerios porque tenes todo el desafío de la educación, de que los trabajadores sean trabajadores digitales, que las nuevas generaciones se formen de esta manera y tener recursos que sean capaz de desarrollarse hoy en día en un perfil muy demandado. Lo articulamos con Trabajo, con Producción y estamos muy interesados para implementarlo.

—¿Cuáles son los primeros pasos para la digitalización de las empresas?

—Uno de los primeros pasos es realizar un diagnóstico para ver nuestra línea de base, a partir de dónde vamos a empezar a caminar. A partir de ahí ver. Hay empresas mucho más adelantadas, otras más atrasadas pero tenemos que empezar a avanzar con todas. No es que las empresas no lo quieran hacer, los empresarios son innovadores, pujantes y se han bancado un montón de situaciones como las que estamos atravesando donde producir es muy difícil, sino que hasta ahora no lo han encarado por un problema de escala y costos. Las empresas más grandes lo pueden hacer hasta cierto punto pero para las pymes las licencias de software, los costos de implementar estas herramientas están muchas veces fuera del alcance. Tenemos que ver estrategias de asociatividad y ayudar para cubrir esa inversión inicial de alguna manera articulada para que le sirva a la mayor cantidad de empresas posibles y que se hagan las inversiones de manera óptima.

—Una de las trabas del momento es la alta tasa de interés.

—Prácticamente no pueden producir, imaginen innovar. Si bien esto es coyuntural y esperemos que nos recuperemos, la macroeconomía impacta. También creemos que es el momento de hacer algunos esfuerzos de innovación por parte del Estado, siempre en asociación con las empresas. Prepararse para cuando haya una oportunidad, estar más listos.

—¿En qué otros ejes se seguirá avanzando desde el ministerio?

—También tenemos otros programas como el que dio origen al acuario, el centro educativo y tecnológico del río Paraná. Hoy lo vemos concretado como un acuario para toda la comunidad, pero no queda ahí sino que es un eje estratégico el aprovechamiento de un recurso que es el río Paraná. Conocerlo, preservarlo y a su vez que aprendamos a cultivar peces de una manera más optima para los productores. Desde el acuario se brindan servicios a productores y no sólo de Santa Fe sino de otras provincias. La acuicultura es un eje muy importante. También trabajamos en la bioeconomía, que abre un paraguas enorme bajo el cual hay de todo pero nuestra provincia tiene una apuesta muy importante sobre todo con lo que es biomasa, con mayor énfasis en el norte de Santa Fe. Desarrollamos un estudio con diferentes cadenas de valor para ver cuáles son las más promisorias para ir a un camino de bioeconomía, sobre todo bioenergético pero también de biomateriales en el norte santafesino. Sin embargo, el eje más desafiante es Santa Fe 4.0 porque tenemos que trabajar con sector productivo, científico y articulando varios ministerios dentro del gobierno. También el tema del género (ver aparte).

—¿Se puede decir que está más aceitada la relación ciencia-empresariado o todavía falta camino por recorrer?

—Esa es nuestra gran tarea, en más de 10 años de política científica en Santa Fe eso mejoró muchísimo, intervenimos abiertamente en esa vinculación porque nos interesa. En Santa Fe tenemos un enorme activo porque hay más de 2 mil personas que hacen investigación en Rosario y Santa Fe principalmente, pero también en otras ciudades y a su vez tenemos un entramado pyme bastante diversificado. Es difícil porque siempre se señalan los distintos tiempos, lenguajes, pero cuando hay un proyecto de desarrollo esa vinculación se produce. Cuando el Estado tiene un proyecto de crecimiento, de desarrollo económico y humano es más fácil hacer esa vinculación. Lógicamente cuando tenemos estas tasas en el banco, cuando se desalienta la producción y se apuesta a llevar los recursos al sector financiero es más difícil vincular porque no hay incentivos. Desde la provincia tenemos un plan integral desde el que los científicos nos hacen tremendos aportes y los empresarios lo ven. De alguna manera se están notando los resultados.

La sensibilidad femenina evita errores

La problemática de genero también se hace presente en la ciencia. Tal vez lo más difundido tiene que ver con la desigualdad entre hombres y mujeres en las posiciones jerárquicas que años atrás era mucho más acentuada y con el correr del tiempo se fue corrigiendo, pero también existe un punto fundamental y tiene que ver con que "la ciencia que no tiene sensibilidad femenina comete errores".

Erika Hynes, ministra Ciencia, Tecnología e Innovación de Santa Fe, explicó que "hay una serie de situaciones que indican que la posición de la mujer en la ciencia está retrasada respecto de los hombres pero además de que la ciencia que no tiene sensibilidad femenina comete errores".

La titular del área en la provincia explicó que por ejemplo "cuando se diseñan fármacos si en los experimentos no se incluyen animales hembras cuando son los estudios preclínicos o mujeres en los estudios clínicos y se extrapolan las conclusiones que se hacen con animales machos o varones a todo el universo ha pasado que se han tenido que retirar del mercado algunas moléculas, como paso en Estados Unidos, porque causaban efectos indeseados, muy intensos o desconocidos en mujeres".

"Retirar los fármacos implica por supuesto muchísimo dinero pero por supuesto vida y años de vida saludable. Esto sólo porque la ciencia que estaba detrás de esto estaba mal hecha. Trabajamos en mejorar la calidad de la ciencia y lo hacemos con tres ejes, uno que busca apoyar a las mujeres científicas en sus carreras; otro que busca dar capacitaciones sobre esta cuestión de género en el diseño de la investigación y otro que es de redes en diferentes ámbitos, como pueden ser a mujeres emprendedoras", detalló Hynes al tiempo que recordó que "hay notables ejemplos de emprendimientos que fallan porque no tienen en cuenta que las mujeres son una clientela muy numerosa y podrían hacer de su negocio mucho mejor".

En Santa Fe el año arranca justamente con una capacitación para emprendedores y emprendedoras con perspectiva de género y después llega como plato fuerte el 6 y 7 de junio próximo con el primer Congreso de Género en Ciencia, Tecnología e Innovación, dos días para intercambiar ideas, información y formar redes junto a las líderes más influyentes de América y Europa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario